Salón de la Fama

Jack Morris llora tras elección al Salón de la Fama

Jack Morris se enorgulleció siempre de ser un tipo duro en el montículo, pero el lunes, como miembro recién elegido al Salón de la Fama, Morris no pudo conservar la frialdad. Más »

Videos Culminantes

  • Pudge orgulloso

    Pudge orgulloso de representar a Puerto Rico y a los latinos en Cooperstown

  • Pudge sobre Cooperstown

    Ivan Rodriguez habla de su visita a Cooperstown y su proxima exaltacion

  • Rueda de prensa con Pedro

    Rueda de prensa con Pedro, elegido al Salon de la Fama de Cooperstown

  • 2015 Hall of Fame nominees

    Look back at the incredible careers of Pedro Martinez, Randy Johnson, Gary Sheffield and John Smoltz en route to the 2015 HOF ballot

  • Ten named to Golden Era ballot

    MLB.com's Tracy Ringolsby discusses the process involved for voting on the National Baseball Hall of Fame Golden Era ballot

  • Golden Era Hall of Fame ballot

    Brian Kenny, Mark DeRosa, Ron Darling and Jay Jaffe discuss which candidates stand out on the Golden Era Hall of Fame ballot

  • 2014 HOF inductees discuss honor

    Bobby Cox, Tony La Russa, Joe Torre, Tom Glavine, Greg Maddux and Frank Thomas reflect on their Hall of Fame inductions

  • Braves on Hall of Fame honor

    Bobby Cox, Greg Maddux and Tom Glavine talk about how special it is to be inducted into the Hall of Fame as members of the same class

  • Hall of Fame plaques installed

    Hall of Fame plaques are added in Cooperstown for the class of 2014

  • Hall of Famers show comical side

    Tony La Russa, Bobby Cox, Tom Glavine and Joe Torre share funny stories from their careers during their Hall of Fame induction speeches

  • Hall of Fame Rule Change

    Brian Kenny, Sean Casey, James Denton and Ken Rosenthal discuss the new Hall of Fame voting eligibility and the Red Sox/Rays controversy

Titulares

  • Jack Morris y Allan Trammell contentos de ingresar al Salón de la Fama

    LAKE BUENA VISTA, Florida -- Lo que podría ser una clase del Salón de la Fama del 2018 llena de estrellas comenzará con Jack Morris y Alan Trammell, dos miembros de los Tigres de 1984 que tuvieron que esperar un buen tiempo para ser inmortalizados.

    Morris, el héroe de los Mellizos en la victoria del Juego 7 de la Serie Mundial de 1991 y consiguió 254 victorias en su carrera de 18 temporadas, y Trammell, cuatro veces ganador del Guante de Oro y Jugador Más Valioso del Clásico de Otoño de 1984, fueron compañeros en el último club de los Felinos en conquistar un título.

    "Creo que esta es la mejor manera de ingresar", dijo Morris. "El entrar con un muchacho que ha significado tanto para mí y que en mi opinión ha sido ignorado".

    Trammell y Morris estuvieron entre 10 candidatos en la boleta de la Era Moderna, que incluye a las figuras cuyas carreras causaron impacto entre 1970 y 1987. También se convirtieron en los primeros en ser inmortalizados en vida por dicho comité desde Bill Mazeroski en el 2001.

    "No puedo contener la alegría", declaró Trammell. "Pienso que Jack merecía estar ahí desde hace varios años. Pero, de cualquier manera, es un honor ingresar con Jack y los que sean elegidos por los cronistas. Será una gran clase. Será un gran honor ser parte de aquel grupo".

    Más »
  • Jack Morris y Alan Trammell elegidos al Salón de la Fama por el Comité de la Era Moderna de Béisbol

    LAKE BUENA VISTA, Florida, EE.UU. -- En un reflejo del logro más importante durante su carrera, Jack Morris ganó su exaltación al Salón de la Fama en extra innings.

    Morris y Alan Trammell, excompañeros en los Tigres de Detroit, fueron elegidos el domingo nuevos miembros del recinto de Cooperstown, por un panel de 16 hombres que contempló a 10 candidatos de la era moderna --de 1970 al 87.

    El exlanzador Morris obtuvo 14 votos, mientras que Trammell, quien se desempeñó como campocorto, obtuvo 13, uno más del mínimo necesario.

    Serán exaltados al Salón de la Fama el 29 de julio, y acudirán juntos. Fueron compañeros en el equipo de los Tigres que conquistó la Serie Mundial de 1984, comenzaron su carrera en ese club en 1977 y permanecieron ahí durante 13 campañas.

    "El tiempo que he pasado preguntándome si este día llegaría parece haberse esfumado ahora, porque llegó. Es asombroso", comentó Morris, de 62 años, en una conferencia telefónica.

    Trammell se dijo abrumado.

    "Me di cuenta de que esto podría no ocurrir, y lo había aceptado, de verdad", dijo. "Si la gente pensaba que me había quedado corto, yo podía aceptar eso".

    Morris logró 254 victorias, la más famosa de las cuales fue una blanqueada en 10 innings, para que los Mellizos de Minnesota superaran 1-0 a los Bravos de Atlanta en la Serie Mundial de 1991.

    "Sin duda, ése fue el momento que me definió en el béisbol", coincidió Morris. "Jamás pensé tener problema con aquello, y sabía que podría superarlo si lo había. Así que esa noche tuve la mejor mentalidad que he tenido en toda mi carrera".

    Trammell fue elegido seis veces al Juego de Estrellas y ganó en cuatro ocasiones el Guante de Oro como campocorto. Anotó 1.231 carreras y produjo 1.003, con un promedio de bateo de .285.

    El receptor Ted Simmons se quedó a un voto de ser elegido. A Marvin Miller, exlíder del sindicato de peloteros, le faltaron cinco de los 12 votos necesarios.

    Tampoco resultó elegido el cubano Luis Tiant, quien lanzó 19 años en las mayores, principalmente con los Indios de Cleveland y los Medias Rojas de Boston.

    La Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus iniciales en inglés) define a los otros nuevos miembros del Salón de la Fama, y los resultados de su votación se anunciarán el 24 de enero. Chipper Jones, Jim Thome y el venezolano Omar Vizquel figuran entre 19 candidatos debutantes. Entre quienes habían aparecido ya en la papeleta, están Trevor Hoffman, el dominicano Vladimir Guerrero, Edgar Martínez, Roger Clemens y Barry Bonds.

    Más »
  • ¿Tiene auténticos argumentos Omar Vizquel para el Salón de la Fama?

    CLEVELAND -- En Cleveland, sólo es necesario mencionar su primer nombre. Di "Omar" y una sola persona viene a la mente de los fanáticos de los Indios. Si no crecieron viéndolo hacer maravillas en el medio del cuadro, seguramente escucharon a los mayores contar historias de su grandeza defensiva.

    El venezolano Omar Vizquel fue un mago en el campo corto de la Tribu, y nadie puede negar su lugar como uno de los jugadores más grandes de la franquicia. Ahora, los votantes de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA) deben hacerse la siguiente pregunta: ¿Es Vizquel un Salón de la Fama?

    Para ser elegido, un jugador debe aparecer en al menos el 75% de las boletas entregadas. Los resultados de la elección serán anunciados el 24 de enero. 

    Los argumentos de Vizquel para ser inmortalizado se apoya mayoritariamente en sus destrezas defensivas. El hecho de que la gloria de los Cardenales, Ozzie Smith, ya está en Cooperstown podría ayudar su causa. Pero las cosas nunca son tan sencillas.

    Video: Vizquel started HOF-worthy career with Mariners

    Omar vs. Ozzie
    Empecemos comparando los números ofensivos de Vizquel y los de Smith. En 24 temporadas en las Grandes Ligas, Vizquel bateó .272/.336/.352, una línea muy similar a la de .262/.337/.328 que dejó Smith en 19 campañas. Los números de Vizquel promediados a 162 juegos (33 extrabases, 52 carreras empujadas, 79 carreras anotadas, 22 bases robadas y 56 boletos) son muy similares a los de Smith (31 extrabases, 50 carreras empujadas, 79 carreras anotadas, 37 bases robadas y 67 boletos).

    Sus caminos se separan cuando se toma en cuenta el contexto de las épocas en las que jugaron. Vizquel tuvo 82 de OPS+, lo que significa que estuvo 18% por debajo del bateador promedio de Grandes Ligas en su carrera. Smith, aun cuando sus promedios son similares a los del caraqueño, tuvo OPS+ de 87. Vizquel terminó por encima del promedio en dos temporadas, mientras que Smith en cuatro.

    Entre los 135 miembros del Salón de la Fama con al menos 4,000 visitas al plato, el OPS+ de Vizquel lo colocaría empatado en el último lugar con el también venezolano Luis Aparicio y Rabbit Maranville.

    Video: Vizquel extended his great career with White Sox

    Utilizando el WAR de Baseball-Reference, no sólo hay un considerable espacio entre Vizquel y Smith ofensivamente (47.8 oWAR de Smith, comparado con 32.2 oWAR de Vizquel), sino también defensivamente (43.4 dWAR para Smith y 28.4 dWAR para Vizquel). Esto no significa que el WAR defensivo de Vizquel esté por debajo del promedio. De hecho, sería el 8vo más alto entre los miembros del Salón de la Fama. Es sólo que el de Smith es de otro mundo, el más alto de todos y sin importar la posición.

    Vizquel tuvo un tope de 2.5 de WAR defensivo en 1993, mientras que Smith tuvo ocho temporadas con al menos 2.5 de dWAR en su carrera (su tope fue 4.7 en 1989). Entre los miembros del Salón de la Fama que jugaron al menos el 80% de sus juegos en las paradas cortas, el dWAR de Vizquel sería el quinto detrás de Smith, Joe Tinker (34.3), Aparicio (31.6) y Maranville (30.8).

    Mirando el WAR general, Smith con su 76.5 es actualmente 34to entre los miembros de Cooperstown (entre Robin Yount y Paul Molitor). Vizquel se retiró con un WAR de 45.3, que lo ubicaría en el sitio 108.

    Entre los jugadores del campo corto considerados en el sistema JAWS de Jay Jaffe, que compara a jugadores con miembros del Salón de la Fama en sus posiciones, Smith es octavo (59.4 JAWS) y Vizquel 43ero (36.0 JAWS). El JAWS promedio de los torpederos inmortales es de 54.8.

    Video: Vizquel joins HOF ballot, spent four years as Giant

    La única ventaja de Vizquel sobre Smith está en los totales que acumuló gracias a una carrera más larga. Vizquel sumó 2,877 hits, incluyendo 456 dobles, 77 triples y 80 jonrones. Tuvo 1,445 anotadas, 951 empujadas, se robó 404 bases y terminó con casi tantos boletos (1,028) como ponches (1,087). En esas categorías, Smith sólo está por encima de Vizquel en robos (580) y bases por bolas (1,072 vs 589 ponches).

    El veredicto
    Vizquel ganó 11 Guantes de Oro y fue, sin lugar a dudas, uno de los mejores jugadores defensivos de su generación. Fue parte de aquellos súper equipos de Cleveland en los años 90 y se ganó merecidamente su lugar en el Salón de la Fama de los Indios, a donde entró en el 2014. Tiene la sexta mayor cantidad de hits entre defensores del campo corto y es cuarto entre los bateadores ambidextros. Vizquel también terminó como el líder de todos los tiempos en doble-plays (1,734), partidos jugados (2,709) y porcentaje de fildeo (.985) entre los torpederos. 

    Entonces, ¿es un Salón de la Fama?
    Vizquel no luce como un candidato de primera boleta, y sus argumentos para el Salón de la Fama lo colocan en el mejor de los casos en el borde, especialmente cuando se le compara con Smith y otros torpederos de Cooperstown. Dicho eso, en el Salón hay torpederos que batearon poco y eran espectaculares con el guante. Los argumentos a favor de Vizquel pueden lucir mayores cuando se le compara con jugadores como Aparicio y Maranville, en vez de con Smith.

    Más »
  • Luis Tiant ahora tiene otra oportunidad de entrar al Salón de la Fama

    El cubano Luis Tiant tiene quizás uno de los más extraños historiales de votación para el Salón de la Fama en la historia. En su primer año en la boleta, 1998, Tiant recibió 30.9% de los votos. Para ese momento, básicamente cada pelotero que había recibido un porcentaje así de alto en su primer año en la papeleta fue eventualmente exaltado. Sólo entre los lanzadores, la lista incluye a Jim Bunning (que casi entra vía la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica y fue elegido por el Comité de Veteranos), Early Wynn, Don Drysdale, Catfish Hunter y el dominicano Juan Marichal, entre otros.

    La única excepción fue Maury Wills, que arrancó con 30.3% y subió eventualmente hasta 41% antes de perder fuelle.

    Y esto es lo más raro del historial de votos de Tiant: Estuvo en la boleta por 15 años, pero nunca volvió a acercarse a ese 30.9% de apoyo. Es más, no pasaría más nunca del 20%. Algo realmente drástico pasó entre el primer año de la candidatura de Tiant y el segundo.

    ¿Qué cambió? La llegada de una cantidad de ganadores de 300 juegos.

    Tiant creció en Cuba. Su padre, también llamado Luis, fue un destacado lanzador en las Ligas Negras. El jugador de las Ligas Negras Buck O'Neil solía decir que Luis Eleuterio Tiant tenía uno de los mejores virajes a primera base en la historia del juego. El padre, como el hijo, utilizaba variados y extraños movimientos para distraer al bateador y sacarlo de su timing.

    Video: 1975 WS Gm1: Tiant shuts out the Reds in Game 1

    "No era nada divertido enfrentarlo", dijo O'Neil. 

    El joven Luis era parecido, mostrándoles su espalda a los bateadores, atacándolos con distintos ángulos del brazo. Pero lo que mucha gente suele olvidar de Tiant es que cuando llegó a las Grandes Ligas con los Indios no necesitaba de ninguna de esas triquiñuelas. Con 26 años, en la temporada de 1967, Tiant lideró a las Grandes Ligas promediando más de un ponche por inning.

    Y después tuvo un año legendario en 1968. Puede que la gente no se dio cuenta de lo fantástico que estuvo Tiant ese año porque fue la misma temporada en la que Bob Gibson tuvo 1.12 de efectividad y Denny McLain ganó 31 juegos. Pero la efectividad de 1.60 de Tiant fue la más baja en la Liga Americana desde el fin la época de la Bola Muerta. Sus 5.30 hits permitidos por cada nueve actos son segundos, sólo por detrás de la temporada de Nolan Ryan en 1972. Tiant además lideró al joven circuito con nueve blanqueos.

    Fue una campaña histórica, una de las mejores de todos los tiempos. Pero como McLain ganó 31 juegos, Tiant no se llevó ningún premio aquella temporada. 

    La carrera de Tiant dio un giro después de eso. Tuvo la poca fortuna de jugar para unos Indios que no podían anotar carreras. El receptor de los Tigres, Bill Freehan, dijo alguna vez que si Tiant hubiese tenido a la ofensiva de los Tigres apoyándolo hubiese podido ganar 40 juegos. Y en 1969, los Indios se desarmaron totalmente. Cuando terminó la temporada, Cleveland cambió a Tiant a Minnesota.

    Tiant luego se lesionó el hombro. Le siguieron una serie de lesiones menores y de un golpe su carrera parecía acabada. Los Mellizos lo dejaron en libertad. Los Bravos lo firmaron, pero lo dejaron libre menos de un mes después. Con apenas 30 años, parecía que ya no tenía cabida en el béisbol.

    Video: 1975 ALCS Gm1: Tiant gets final out for complete game

    Tiant firmó entonces con Boston. En el primer inning de su primer juego, contra los Reales, llenó las bases a punta de boletos y recibió un triple del también cubano Octavio "Cookie" Rojas. Tiant permitió dos carreras más en una presentación como relevista y recibió cuatro rayitas en su próxima apertura.

    "Ya es suficiente", escribió el Boston Globe.

    Pero a mediados de julio. Tiant lanzó 10 innings en blanco contra Minnesota. Eso logró que dejaran en el equipo. Tiant abrió, relevó e hizo todo lo que pudo para ayudar. No parecía haber un puesto en el roster para él en 1972, pero logró quedarse cuando los Medias Rojas cambiaron al relevista Sparky Lyle.
    Tiant estuvo grandioso en 1972. Lanzó los primeros tres meses desde como relevista y después volvió a la rotación. Cerró ese año con 1.50 y récord de 12-5 como abridor, lanzando en algún momento cuatro blanqueos seguidos. Para ese momento, ya había adoptado el windup de su padre y jamás soltaría la bola de la misma manera. Ese año, por segunda vez en su carrera, lideró a la Liga Americana en efectividad (1.91) 

    El estilo de Tiant lo ayudó a ganar 20 juegos en cada una de las próximas dos temporadas, y en 1975 lanzó maravillosamente bien en la postemporada, llevando a los Medias Rojas hasta el Juego 7 de la Serie Mundial. En ese Clásico de Octubre, su padre lo vio lanzar en persona por primera vez desde que salió de Cuba.

    Tiant se mantuvo activo por mucho tiempo, lanzando hasta que tenía 41 años de edad. Entre 1979 y 1981, dejó marca de 12-16 con 4.76 de efectividad, lo que sumó algunos puntos a su efectividad y le quitó otros a su porcentaje de victorias. Pero más importante que eso, perdió su momento.

    Catfish Hunter se retiró después de la campaña de 1979 y en ese momento sus números de por vida eran muy similares a los de Tiant: 

    Hunter: 224-166, 3.26 EFE, 104 EFE+, 2,012 K, 954 BB
    Tiant: 217-156, 3.21 EFE, 118 EFE+, 2,270 K, 1,027 BB

    Pero Hunter entró a la boleta del Salón de la Fama contra nombres como
    Jim Bunning, Mickey Lolich, Lew Burdette y Wilbur Wood - ninguno de los cuales ganó más de 224 juegos- y fue elevado al Salón de la Fama en tres años.

    Al retrasar su retiro, que ocurrió finalmente tras la temporada de 1982, las cosas fueron distintas para Tiant. En su primer año en la boleta, sus rivales también fueron Bunning, Lolich y Wood, y Tiant sacó el 30.9%. El año siguiente, sin embargo, fueron incluidos entre los elegibles Gaylord Perry (314 ganados), Ferguson Jenkins (284 ganados) y Jim Kaat (283 ganados). El total de votos de Tiant se redujo en dos tercios.

    Al año siguiente entró Jim Palmer. Dos años después, debutó Tom Seaver en la papeleta, y luego Phil Niekro, y Steve Carlton y Don Sutton. Nunca en la historia del béisbol habían entrado a la boleta tantos lanzadores estelares en tan poco tiempo. Y los números vitalicios de Tiant, que lucían tan buenos cuando Hunter entró en la boleta- ahora se veían reducidos. 

    ¿Qué oportunidad tiene Tiant ahora que es elegible nuevamente para el Salón, ahora por la vía del Comité de Béisbol de la Era Moderna? Probablemente no muy buenos, con la atención fijada en Jack Morris, que llegó tan cerca en la votación de la BBWAA. 

    Tiant tiene sólidos argumentos. Es 41ero de todos los tiempo en ponches, 24to en blanqueos, 40mo en WAR y 49no en WPA. Pero Tiant nunca ha entrado a la boleta en el mejor momento. Tanto, que hay que preguntarse si eso cambiará algún día.

    Más »
  • Bonds pretende seguir aumentando sus votos para el Salón de la Fama

    SAN FRANCISCO -- Barry Bonds y Jeff Kent con frecuencia aparecían juntos en la alineación de los Gigantes. Sin embargo, en el tema de las votaciones para el Salón de la Fama en los últimos años, Bonds continúa alejándose de Kent.

    Bonds y Kent encabezan a los ex integrantes del club de San Francisco en la boleta para el Salón de la Fama en el 2018, que fue revelada el lunes. Pero vale señalar que el impulso en sus respectivas candidaturas luce muy diferente.

    Bonds parece seguir subiendo hacia un puesto en Cooperstown, muy adecuado para el líder de jonrones de todos los tiempos y el siete veces Jugador Más Valioso de la Liga Nacional. Recibió el 44.3% de los votos en el 2016, un aumento del 36.8% el año anterior. El ex cañonero tuvo otro ascenso en el 2017 a 53.8%. Se necesita el 75% de los votos para ser elegido.

    Por el lado opuesto, el apoyo de Kent se ha visto estancado. Los porcentajes de las votaciones han variado del 15.2 en el 2014, 14.0 en el 2015, 16.6 en el 2016 y 16.7 el año pasado.

    Los votantes aparentemente se han olvidado de lo impresionante que Kent fue con el bate. Pegó 351 de los 377 cuadrangulares de su carrera como intermedista, la mayor cantidad entre los jugadores de dicha posición.

    Uno de los posibles motivos por el poco entusiasmo por Kent entre los votantes podría ser porque su defensa no sobresalió -- en comparación con la del puertorriqueño Roberto Alomar, un segunda base que fue inmortalizado en el 2011, su segundo año en la boleta. También existe la idea de que Kent se enfrenta a muchos excelentes candidatos cada año, algo que afecta su apoyo.

    "Creo que pertenece en el Salón de la Fama", expresó acerca de Kent el ex directivo de los Gigantes, Pete Magowan. "Después de la Segunda Guerra Mundial, no creo que nadie haya sido mejor que Jeff Kent".

    Un nuevo candidato vinculado a los Gigantes es el torpedero venezolano Omar Vizquel, quien jugó del 2005 al 2008 en San Francisco. Los expertos piensan que Vizquel, quien firmó con los Gigantes como agente libre, reafirmó sus posibilidades para el Salón de la Fama al integrarse a San Francisco, que le permitió demostrar sus diversas habilidades ante una nueva audiencia después de jugar de 1989 al 2004 con los Marineros e Indios en la Liga Americana.

    Vizquel se convirtió en el primer campocorto de los Gigantes en ganar un Guante de Oro en el 2005 y volvió a recibir el reconocimiento en el 2006. También bateó .265 con 67 estafadas como miembro de los Gigantes. Vizquel rompió el récord de partidos como torpedero de su compatriota y Salón de la Fama, Luis Aparicio, jugando con San Francisco en mayo del 2008.

    Otro ex integrante de los Gigantes que está en la boleta es el inicialista Aubrey Huff, quien fue parte de los equipos campeones de la Serie Mundial en el 2010 y 2012.

    Los resultados de las votaciones de este año se anunciarán el 24 de enero por MLB Network y MLB.com.

    Más »
  • ¿Podrá Edgar Martínez dar el último salto al Salón de la Fama?

    SEATTLE -- La carrera de Edgar Martínez con los Marineros empezó tarde, así que él sabe mejor que nadie que, al fin y al cabo, lo importante es cómo terminas. Y esa lección podría caerle como anillo al dedo a uno de los bateadores designados más grandes de Grandes Ligas mientras espera para ver si finalmente será elegido al Salón de la Fama.

    Martínez es uno de 33 jugadores en la boleta para la elección 2018 del Salón de la Fama que fue dada a conocer el lunes y en la cual votarán los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA). Los resultados serán dados a conocer el 24 de enero a las 6 p.m. ET.

    La situación del puertorriqueño será una de las que se seguirán con más detenimiento, pues ésta es su penúltima oportunidad en la papeleta.

    El ex jugador de 54 años viene de recibir un impulso importante en la elección del año pasado, cuando fue nombrado en el 58.6% de las boletas, bien por encima del 43.4% que consiguió en el 2016. Martínez necesita llegar al mínimo de 75% de los votos para ser exaltado en el 2018 o el 2019, y así poder alcanzar su sueño y unirse a Ken Griffey Jr. en Cooperstown mediante la elección de la BBWAA.

    "El salto es un motivo para ser optimista", dijo Martínez, quien viene de terminar su tercera temporada como coach de bateo de los Marineros. "Todavía me quedan dos años. Pienso que las cosas se están moviendo en la dirección correcta".

    Los jugadores necesitan ser nombrados por al menos el 5% de los votantes para permanecer en la boleta el año siguente, hasta que expire del tope de 10 años de elegibilidad.

    Martínez siempre ha estado bien por encima de esa cifra mínima en los ocho años en los que ha sido elegible, pero ha venido subiendo de forma importante en los últimos dos años, aumentando de un 27.5% en el 2015 al 43.4% en el 2016 y al 58.6% en el 2017.

    Entre las razones del ascenso de Martínez pareciese estar la disposición de los votantes a considerar a los bateadores designados, más conocimiento de algunos de sus números sabermétricos y una boleta un poco menos poblada gracias a que se han elegido a 12 jugadores en los últimos cuatro años. Además, cada vez más escritores están usando cada uno de los 10 votos disponibles.

    "Pienso que la gente se está sintiendo más cómoda con el argumento sobre el bateador designado", dijo Martínez. "Mi caso se ha hablado y casi se ha armado un debate al respecto. La gente está viendo al designado de otra manera y también están mirando más los números sabermétricos y tomándolos en consideración. Y eso parece estar ayudándome".

    Martínez no se convirtió en el tercera base regular de los Marineros hasta que tenía 27 años, pero con el tiempo se volvió uno de los mejores bateadores derechos de su época, bateando .312 con .418 de porcentaje de embasarse y .515 de slugging en 18 temporadas, todas en Seattle.

    El boricua es uno de sólo nueve jugadores en la historia de las Grandes Ligas en sumar al menos 300 jonrones, 500 dobles y 1,000 boletos negociados, dejando un promedio de bateo de .300 o mejor y un porcentaje de embasarse de .400 o mejor.

    Los otros en ese grupo son Lou Gehrig, Rogers Hornsby, Stan Musial, Babe Ruth, Ted Williams, Todd Helton, Chipper Jones y el dominicano Manny Ramírez. Gehrig, Hornsby, Musial, Ruth y Williams están en el Salón de la Fama, Ramírez se encuentra en su segundo año de elegibilidad, Jones está en la boleta por primera vez este año y Helton será elegible el año entrante.

    Martínez, además, tiene el 17mo mejor porcentaje de embasarse en la historia de las Mayores y el 33ro mejor OPS de todos los tiempos con .933.

    Más »
  • Vizquel y Johan debutan en la boleta del Salón; Vladimir aspira por 2da vez

    NUEVA YORK -- Chipper Jones, Jim Thome y Omar Vizquel son los nombres más sobresalientes que por primera vez aparecen en la papeleta de votación para el Salón de la Fama del béisbol.

    Jones y Thome podrían ser exaltados en su primera oportunidad. En cambio, Vizquel tendría que esperar, y es probable que el torpedero venezolano sea el foco de muchos debates.

    Cooperstown anunció el lunes la lista de 19 nuevos candidatos, en la que también figuran los venezolanos Johan Santana y Carlos Zambrano. Otros incluidos por vez primera son el cubano Liván Hernández, el panameño Carlos Lee, además de Hideki Matsui, Chris Carpenter, Jamie Moyer, Andruw Jones, Kevin Millwood y Johnny Damon.

    Trevor Hoffman, que se quedó a cinco votos de ser exaltado el año pasado, encabeza a los que repiten, incluidos el dominicano Vladimir Guerrero, Edgar Martínez, Roger Clemens, Barry Bonds, Mike Mussina y Curt Schilling.

    Roy Halladay no aparecerá en la papeleta por otro año. El exlanzador murió el 7 de noviembre a los 40 años cuando un avión que él mismo piloteaba se estrelló cerca de la costa de Florida. Un jugador que fallece menos de cinco años completos luego de su retiro es elegible en la próxima votación, seis meses después de su muerte o al final de la espera de un lustro posterior a su retiro, lo que suceda primero.

    Halladay aparecerá en la papeleta que se enviará a los votantes a finales de 2018.

    Cerca de 430 boletas serán enviadas a los votantes elegibles de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA). Un jugador debe recibir al menos 75% de los votos para ser exaltado.

    Las papeletas deben ser devueltas a más tardar el 31 de diciembre y los resultados serán anunciados el 24 de enero. La BBWAA aprobó en diciembre pasado que las papeletas individuales se dieran a conocer por primera vez, pero la propuesta fue rechazada por la junta de directores del Salón de la Fama.

    Los votantes, que deben ser miembros de la BBWAA por 10 años consecutivos, habían tenido la libertad en años recientes de revelar sus votos por cuenta propia, y cerca de la mitad elegía hacerlo.

    Jeff Bagwell, Tim Raines e Iván Rodríguez fueron exaltados el año pasado, cuando Hoffman recibió 74%. Guerrero tuvo 71,7%, seguido por Edgar Martínez (58,6), Roger Clemens (54,1), Barry Bonds (53,8), Mike Mussina (51,8) y Curt Schilling (45). Los jugadores permanecen en la papeleta hasta por 10 años, en caso de que reciban al menos 5% de los votos anualmente.

    Tres interrogantes clave en la próxima votación:

    •¿Quién podría entrar en su primer año?

    Pilar de la ofensiva de los equipos de los Bravos que se clasificaron a los playoffs sin falta de 1995 a 2005, Jones ganó el premio al Jugador Más Valioso en 1999 y un título de bateo en 2008, cuando tenía 36 años. Sin haber sido manchado por los escándalos de dopaje, todo indica que el bateador ambidiestro y tercera base emulará a Greg Maddux, Tom Glavine y John Smoltz, sus ex compañeros de Atlanta que fueron elegidos en su primer intento.

    Thome debe ser el otro. Uno de los toleteros más destacados de su generación, el primera base y bateador designado totalizó 612 jonrones en 22 campañas para ubicarse octavo en la lista de todos los tiempos. A diferencia de Bonds, Sosa y Alex Rodríguez, jugadores de la misma era que rebasaron las barrera de los 600 bambinazos, Thome nunca fue señalado por uso de sustancias dopantes.

    •¿Sumarán Guerrero y Hoffman los votos suficientes en una nueva oportunidad?

    El dominicano Guerrero, el más valioso de la Liga Americana en 2004, se quedó corto por 15 votos. Fue el margen más cerrado para un aspirante en su primer año desde que a Roberto Alomar le faltaron ocho votos en 2010.

    Hoffman, segundo en la lista histórica de salvamentos, estuvo más cerca de la exaltación. Le faltaron solo cinco votos en su segunda oportunidad.

    La última vez que se eligió a cuatro en un mismo año fue en 2015, con Pedro Martínez, Randy Johnson, Craig Biggio y Smoltz. Y el antecedente previo fue en 1955. Un total de 12 jugadores han sido elegidos en los últimos cuatro años, el grupo más nutrido desde el periodo entre 1936-39, en las primeras cuatro elecciones.

    •¿Qué pasará con Vizquel?

    Los 11 Guantes de Oro. El récord de juegos disputados en el campocorto (2.709). Una infinita colección de jugadas defensivas de lujo. Todos esos atributos avalan la candidatura de Vizquel, y sus simpatizantes no titubean al compararle con Ozzie Smith, referente en la posición.

    Pero las estadísticas más avanzadas reman en su contra, dejándole muy por detrás del nivel de Smith. Además está el detalle que solo una vez recibió votos para el más valioso al quedar 16to en 1999. La expectativa es que empiece rozando entre el 40 y 50 por ciento. Ya será verá si se estanca en ese margen o logra incrementar adhesiones paulatinamente.

    A continuación, la lista completa de jugadores retirados en la boleta del Salón de la Fama para el 2018:

    Barry Bonds
    Chris Carpenter
    Roger Clemens
    Johnny Damon
    Vladimir Guerrero
    Liván Hernández
    Trevor Hoffman
    Orlando Hudson
    Aubrey Huff
    Jason Isringhausen
    Andruw Jones
    Chipper Jones
    Jeff Kent
    Carlos Lee
    Brad Lidge
    Edgar Martínez
    Hideki Matsui
    Fred McGriff
    Kevin Millwood
    Jamie Moyer
    Mike Mussina
    Manny Ramírez
    Scott Rolen
    Johan Santana
    Curt Schilling
    Gary Sheffield
    Sammy Sosa
    Jim Thome
    Omar Vizquel
    Billy Wagner
    Larry Walker
    Kerry Wood
    Carlos Zambrano

    Más »
  • Puerto Rico volvió a decir presente con Iván Rodríguez en el Salón de la Fama

    COOPERSTOWN -- Las banderas de Puerto Rico se vieron en el Clark Sports Center seis horas antes de que Iván Rodríguez se subiera al escenario el domingo.

    Las banderas ondearon sin parar todo el día.

    Camisas de Rodríguez como miembro de los Rangers, Marlins, Tigres, Nacionales y Yankees se vieron por todas partes y todos las vestían con orgullo. De hecho, hombres, mujeres y niños con uniformes de la selección de Puerto Rico no podían contener su alegría.

    Video: Iván Rodríguez habla con los medios tras ser inmortalizado

    El domingo fue el momento de los miembros del Salón de la Fama, que oficialmente le dio la bienvenida a Rodríguez al club más exclusivo en el béisbol. Rodríguez como sus compatriotas en el Salón de la Fama antes que él, Roberto Clemente, Roberto Alomar y Orlando Cepeda, no entró solo. Una isla también tomó su lugar: su amada Isla del Encanto.

    El Día de Pudge en Coopertown también fue el Día de Puerto Rico en Cooperstown. El orgullo de Vega Baja nunca ha olvidado sus raíces. Le recordó a todos los que escuchaban su discurso que está consciente de donde viene y lo lejos que ha llegado.

    "En mi hogar en Puerto Rico, no había un mejor momento que el día en que podíamos ver béisbol por televisión", dijo Rodríguez. "Mi equipo favorito eran los Rojos de Cincinnati porque mi héroe jugaba con ellos. Mi héroe está aquí hoy, Johnny Bench".

    Pero Rodríguez habló sobre más que béisbol en su discurso. Dijo que sus padres son los verdaderos Salón de la Fama. Le dijo al mundo cómo lo guiaron y lo amaron para hacerlo la persona que es hoy. Le agradeció a su hermano Tito por ser su primer coach. Siempre ha hablado de su amor por Puerto Rico y compartió su pasión por la isla.

    "Noté todas las banderas puertorriqueñas y ayer también las vi en el desfile", manifestó el ex receptor. "Fue un gran momento, el poder ser el cuarto boricua en el Salón. Es una isla de tres millones de personas, eso demuestra lo bueno que somos y el respeto que le tienen a esta isla. Trabajamos fuerte en el béisbol. Si vas a Puerto Rico, en cada esquina puedes ver a los niños jugando pelota".

    El nuevo inmortal también habló sobre la primera vez que trabajó con otro Salón de la Fama.

    "La primera vez que fui el receptor de Nolan Ryan en 1991, me senté en la sala de los coaches", recordó Rodríguez. "Platicamos con el coach de pitcheo Tom House. Nos conocimos y yo no hablaba el idioma. Lo único que Nolan me dijo fue, 'No tienes que hacer mucho muchacho. Sólo muéstrame los dedos y yo te tiro la bola'".

    El discurso de Rodríguez tuvo varios momentos graciosos. Compartió la historia de cuando se colgaba de un árbol porque se sentía muy corto y pensaba que el ejercicio le ayudaría con su estatura. Se paró al lado del podio y dijo que medía "un 5-9 bastante alto".

    Todos comenzaron a reírse. Pero cuando habló de su isla, fueron palabras del corazón.

    "Veremos mucho más", declaró Rodríguez. "En estos momentos hay superestrellas boricuas en las Grandes Ligas. Pienso que Edgar Martínez se está acercando y estará aquí un día. Carlos Beltrán, cuando se retire, sería otro. Como puertorriqueño fue algo especial ver todo este apoyo. Cuando vuelvo a Puerto Rico y recibo todo ese apoyo, me motiva para hacer todo esto que hago por la isla. Siempre haré todo lo posible".

    Más »
  • Yadier Molina sería el próximo receptor boricua en Cooperstown

    Es posible que dentro de algún tiempo se repita la ceremonia de exaltación al Salón de la Fama del boricua Iván Rodríguez, sólo que con otro hijo ilustre de Puerto Rico, su más avanzado heredero actualmente en las Grandes Ligas.

    Yadier Molina también vio la luz en la Isla del Encanto y acaba de cumplir 35 años de nacido. A esa edad, Rodríguez había ganado 12 guantes de oro y ya era el receptor con más galardones defensivos en la historia. Le faltaba el último, el número 13, que conseguiría en esa temporada de 2007.

    Molina celebró su nuevo cumpleaños con ocho trofeos dorados en el aparador. Es una cantidad considerable. Además de su compatriota, sólo otro ligamayorista ha logrado tantos premios detrás del plato: nada menos que Johnny Bench.

    Rodríguez y Bench han vuelto a copar los medios de comunicación por estos días, debido a la entronización del primero. Es imposible no compararlos. Por más que el segundo haya mostrado una dosis de fuerza con el madero, que en su momento le separó de todos sus colegas, con dos campañas sobre 40 jonrones, cada uno fue, en su propia época, la definición del careta perfecto, capaz de batear, guiar con tino a sus lanzadores y mantener a raya a los corredores rivales.

    El menor de la familia Molina se les parece en eso, también. A partir de 2008, ha acumulado cinco cosechas sobre .300 con el madero y ha madurado como bateador. En ese lapso, ha sacudido 96 de sus 118 cuadrangulares, con .294 de promedio y .760 de OPS.

    Es la defensa, sin embargo, lo que le acerca a los más grandes y le separa de otros célebres receptores puertorriqueños, como Jorge Posada, José Molina, Bengie Molina, Benito Santiago o Javier López.

    El actual careta de los Cardenales de San Luis encabeza a todos los receptores activos con 41,2 por ciento de éxito ante los corredores que tratan de robarle bases. Bench dijo adiós con 43,5 y Rodríguez se retiró con 45,7 por ciento.

    Ninguno de los dos miembros del Salón de la Fama, sin embargo, alcanzó el tope de 64,1 por ciento de dominio que mostró Molina en 2005, durante su segunda zafra con los pájaros rojos y su primera como titular. Es una cifra tan sobresaliente, en términos del béisbol moderno, que únicamente ha sido alcanzada en otra ocasión, contando a partir de 1958.

    El oriundo de Bayamón tiene, en parte por eso, un WAR defensivo de 21.8, a pesar de estar todavía en un punto alto de su carrera. Bench, de acuerdo con el mismo cálculo de Baseball Reference, colgó los spikes con 19.3.

    Rodríguez espera en lo más alto. Tiene el mejor WAR defensivo para un cátcher en la historia de la gran carpa, con 28.7, y el octavo más elevado para jugadores de cualquier posición. Su paisano es segundo entre los activos, sólo por detrás del antesalista dominicano Adrián Beltré, y manda con holgura entre quienes actúan detrás del plato. De hecho, ocupa ya el puesto 35 en la lista global que agrupa a los mejores defensores, encabezada por el legendario campocorto Ozzie Smith.

    Molina, además, es uno entre apenas 18 mascotas con más de 300 dobletes conectados y parece quedarle tiempo suficiente para entrar al exclusivo listado de los que han superado los cuatro centenares, integrado sólo por tres miembros.

    Rodríguez es el más conspicuo habitante de ese club y el único sobre 500 tubeyes. Porque el boricua fue bueno, muy bueno con el bate. Por eso llegó a 2.884 hits en su carrera y por eso tiene, a partir de ahora, una placa en Cooperstown.

    Pero su heredero no desluce. De por vida, muestra una línea ofensiva de .284/.336/.400 que le sirve para acompañar con dignidad su notable desempeño al campo. Porque lo suyo es la defensa. Por eso es el sucesor de I-Rod en la MLB.

    Molina, de hecho, encabeza a todos los receptores activos en asistencias, outs, dobleplays y juegos disputados. Poco a poco, va subiendo peldaños en los conteos de todos los tiempos. Ya tiene un lugar entre los 20 peloteros que han usado en más ocasiones la máscara y el peto, y únicamente ocho de sus colegas han completado más outs que él, desde el siglo 19.

    Es esa habilidad defensiva lo que le mantiene en el camino que alguna vez recorrieron Bench y Rodríguez, los únicos receptores que han conseguido más guantes de oro que él entre todos los que han pasado por las Grandes Ligas.

    Más »
  • Iván Rodríguez fue entronizado como nuevo miembro del Salón de la Fama

    COOPERSTOWN, Nueva York -- Iván Rodríguez fijó la mirada a donde estaban sus padres, José y Eva, secándose las lágrimas en su exaltación al Salón de la Fama del béisbol.

    "A mi padre, José, mi primer profesor de béisbol, mi mejor amigo... Tú fuiste el que me aconsejaste para cambiar de ser lanzador a ser receptor. Si estoy aquí, mirándote a los ojos como un salón de la fama, tu eres salón de la fama", dijo el astro puertorriqueño.

    Dirigiéndose a su madre, Rodríguez añadió: "Mami, misión cumplida, lo logramos. Lo hiciste, tienes un hijo de 45 años aquí en Cooperstown, recibiendo una placa como uno de los mejores jugadores del béisbol.... "Si mi papá es 'hall of famer', tú eres 'hall of famer' doble".

    Esas conmovedoras palabras sobresalieron en el discurso pronunciado por Rodríguez el domingo al quedar entronizado como nuevo miembro en el templo de los inmortales del deporte.

    Durante la ceremonia, en un día de clima perfecto ante 27.000 fanáticos, ingresaron también al Salón de la Fama como nuevos miembros los expeloteros Tim Raines y Jeff Bagwell, así como el excomisionado Bud Selig y el ejecutivo retirado John Schuerholtz.

    "Es un honor increíble para mí", dijo Rodríguez, aclamado por cientos de espectadores, muchos vestidos con jerseys de Puerto Rico.

    Durante un discurso en el que intercaló comentarios en español e inglés, Rodríguez resaltó sus raíces al convertirse en el cuarto boricua en el recinto de los inmortales, uniéndose a Roberto Clemente, Orlando Cepeda y Roberto Alomar

    "Aprovecho este momento en que estoy aquí viendo todas esas banderas de Puerto Rico muy lindas, quiero que las levanten muy alto ahora mismo porque me siento bien orgulloso de ser puertorriqueño y de ser el cuarto 'hall of famer' que sale de la isla tan linda de Puerto Rico", dijo Rodríguez en español.

    El cátcher de Manatí, quien tiene actualmente 45 años, ostenta los récords de más juegos de las mayores en su posición (2.427) y más outs por parte de un receptor (12.376). Bateó 311 jonrones y ostentó un promedio de .296 en su carrera.

    Asimismo, es apenas el segundo cátcher consagrado en Cooperstown en la primera ocasión en que su nombre apareció en las papeletas de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA). Obtuvo el 76% de los votos.

    Así, se unió el ídolo de su niñez, Johnny Bench, el exastro de los Rojos de Cincinnati.

    No dejó de instar a que los jóvenes persigan sus ambiciones: "Un chico bajito de Puerto Rico, con un gran sueño. Nunca permitan que les quiten sus sueños".

    En 21 temporadas, principalmente con los Rangers de Texas, Rodríguez fue elegido 14 veces al juego de Estrellas. Ganó 13 veces el Guante de Oro, otro récord, y se apoderó en siete ocasiones del Bate de Plata.

    Raines fue ovacionado por fanáticos que vinieron desde Canadá. Le dio las gracias a sus padres, sentados en primera fila, y luego mencionó a Andre Dawson, miembro de Cooperstown y su compañero con los Expos de Montreal cuando debutó en las mayores a inicios de la década de los 80.

    "Sin Andre Dawson, no estaría aquí", dijo Raines, quien batalló con una adicción a la cocaína al comenzar su carrera. "Quería ser igual que tú, él aceptó y seguí sus pasos. Muchas gracias por hacerme la clase de jugador que me convertí.

    Raines, de 57 años, fue un artillero ambidiestro que registró un promedio al bate de .294 y un porcentaje de embasado de .385 en una carrera de 23 años. También acumuló 2.605 hits, 1.571 carreras anotadas y 808 bases robadas. Esa cantidad de robos es el quinto más alto en la historia.

    Bagwell, quien cumplió la totalidad de su carrera de 15 años en Houston, recibió un interminable aplauso por parte de los fanáticos de los Astros que hicieron la travesía al norte del estado de Nueva York.

    "Ustedes saben que no me gusta la atención", dijo Bagwell, de 48 años. Fue parte del trío conocido como las "Killer B's" ('Las Abejas Asesinas') de los Astros, junto a Craig Biggio --integrante del Salón de la Fama-- y Lance Berkman. Se encargaron de revolucionar a los Astros de ser un equipo colista a la Serie Mundial en 2005, el primer equipo de Texas en lograrlo.

    Elegido en su séptimo año de elegibilidad, Bagwell es el único primera base en la historia con 400 jonrones y 200 bases robadas. "Robar bases era lo que más gozaba. Para ser alguien que no era muy veloz, era algo que realmente valoraba".

    Para Selig, quien celebraba 83 años, fue un giro de funciones. Durante más de dos décadas fue el encargado de entregar las placas del Salón de la Fama en el día de las exaltaciones.

    "Es una sensación abrumadora, tremenda", dijo Selig en su discurso. "Es el máximo honor".

    Selig dejó una enorme impronta a lo largo de más de 22 años como el líder del béisbol. Fue el cerebro de los juegos interligas, la expansión de la postemporada, dividir cada liga en tres divisiones con comodines, la aprobación de las repeticiones de video y la repartición de ingresos en una era en la que se construyeron 20 nuevos estadios de béisbol.

    Pero su mandato también incluyó la Era de los Esteroides y la cancelación de la Serie Mundial de 1994 en medio de una huelga de peloteros, pero dejó el deporte en una magnífica condición económica, sin conflictos labores y un estricto régimen de controles para detectar el uso de drogas.

    En 26 años como gerente general de los Reales de Kansas City y los Bravos de Atlanta, Schuerholz brilló como pocos. Sus equipos ganaron 16 títulos de división, seis banderines y dos Series Mundiales, uno en cada liga, algo sin precedentes.

    Más »
  • Iván Rodríguez listo para ser exaltado al Salón de la Fama en Cooperstown

    COOPERSTOWN, Nueva York - Iván "Pudge" Rodríguez está a sólo horas del momento culminante de su carrera como ligamayorista.

    El domingo, el boricua estará en una tarima en Cooperstown, Nueva York, junto a algunos de los mejores jugadores que se han puesto un uniforme de Grandes Ligas. Y esa tarde, se unirá a ellos como integrante del Salón de la Fama.

    "Estoy bien emocionado y ansioso", dijo Rodríguez. "No les voy a mentir, estaré un poco nervioso".

    Rodríguez fue elegido al Salón por la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés) en su primer año en la boleta, tras una carrera de 21 temporadas en la que fue convocado a 14 Juegos de Estrellas, ganó 13 Guantes de Oro y fue el Jugador Más Valioso de la Liga American en 1999.

    El puertorriqueño será exaltado como integrante de los Rangers, equipo que lo firmó cuando tenía 16 años de edad y por el que disputó 13 temporadas. Pero Rodríguez también ganó una Serie Mundial con los Marlins, jugó en otra con los Tigres y militó brevemente en los Astros, Yankees y Nacionales antes de retirarse después de la campaña del 2011.

    Rodríguez será exaltado junto al inicialista de los Astros, Jeff Bagwell; el jardinero de los Expos, Tim Raines; el executivo John Schuerholz, quien fue gerente general de los Reales y Bravos; y el ex Comisionado de Grandes Ligas, Bud Selig.

    "Esto sucede una sola vez, así que lo voy a disfrutar lo más que pueda. Hablé con (inmortales del béisbol) como [los también boricuas] Roberto Alomar y Orlando Cepeda, Greg Maddux y John Smoltz. Todos me dijeron que van a suceder muchas cosas pero que me asegure de disfrutarlo al mismo tiempo. Va ser muy divertido".

    Varios jugadores de los Rangers del presente y del pasado tienen previsto asistir a las festividades, incluyendo los propietarios Ray Davis y Neil Leibman. La lista de los ex executivos que han hecho el viaje incluye a Tom Schieffer, Doug Melvin, Tom Grieve, Dan O'Brien, Sandy Johnson y el quisqueyano Omar Minaya, junto con los ex instructores Rudy Jaramillo y Bobby Jones.

    También dirá presente Gloria Oates, la viuda del ex capataz de los Rangers, Johnny Oates, quien condujo al equipo a títulos divisionales en 1996, 1998 y 1999 antes de fallecer en el 2004. Fue bajo el mando de Oates que Rodríguez tuvo las mejores campañas de su carrera.

    "Le tengo un gran respeto a Johnny Oates. Que ella vaya a estar ahí va a ser un momento muy especial", dijo Rodríguez.

    Entre los ex compañeros de Rodríguez que se esperan lo acompañen para la ocasión se encuentran Tim Crabtree, los boricuas José Guzmán y Rubén Sierra, el mexicano Benji Gil, Geno Petralli y Darren Oliver, al igual que el ex capataz de los Tigres, Jim Leyland.

    El boricua Chi Chi Rodríguez, integrante del Salón de la Fama de golf, también dirá presente. Chi Chi y Pudge no son familiares, sino compatriotas y grandes amigos durante muchos años.

    "Tenemos una gran relación", dijo Pudge. "Él es golfista Salón de la Fama, pero si te sientas a hablar con él de béisbol, sabe mucho. Puede contestar preguntas de todo tipo en cuanto al béisbol se refiere. Sabe lo que sucedió en el pasado y lo que está pasando ahora mismo. Ha sido clave en mi carrera desde el primer día".

    Los Rangers también retirarán el número 7 de Rodríguez previo a su partido del 12 de agosto ante los Astros.

    Más »
  • Para Iván Rodríguez, la disciplina fue clave en su larga y exitosa carrera

    COOPERSTOWN, Nueva York - ¿Fue hace cuánto tiempo? ¿15 años? ¿20? Los Rangers estaban entrenando en Port Charlotte, Florida, y habían jugado un encuentro aquella tarde. Ya el reloj marcaba las seis y todos los jugadores del equipo se habían marchado.

    Todos, menos uno: el puertorriqueño Iván Rodríguez. Pudge y su entrenador personal estaban trabajando todavía. Su día no había terminado.

    "Si quieres ser el mejor, esto es lo que tienes que hacer", dijo Rodríguez.

    El domingo, el ex jugador de 45 años será exaltado al Salón de la Fama. Una vez que reciba el honor junto a Jeff Bagwell y Tim Raines, habrá 225 jugadores en el templo de Cooperstown.

    Sólo 16 de ellos eran receptores.

    "Significa muchísimo; deberían darnos más reconocimiento del que recibimos", dijo Rodríguez. "No es un trabajo fácil, jugar más de 100 jugos detrás del plato. No sólo eso, sino que tenemos que venir temprano al estadio, estudiar el juego. Es un trabajo fuerte y pude hacerlo por 21 años".

    Entre todas las cosas que ha logrado Rodríguez -los premios Guante de Oro, las convocatorias al Juego de Estrellas- la más impresionante bien podría ser lo duradero que fue durante más de dos décadas como receptor.

    Rodríguez tuvo su ración de lesiones, y todavía tiene la hernia discal que lo sacó de juego dos meses durante la temporada del 2002. Pero es el líder de todos los tiempos en juegos recibidos, y los 2,543 cotejos que disputó en sentido general lo ubican en el puesto 32 entre los 225 miembros del Salón de la Fama.

    "Físicamente me siento muy bien", dijo Rodríguez. "Le doy gracias a Dios por eso. Pienso en todo lo que trabajé durante mi carrera. Me rodeé de gente muy buena. Entrenadores físicos que empezaron a trabajar conmigo cuando tenía 21 años y diseñaron aquel programa que sigo haciendo todavía. Yo sé que si dejo de hacerlo, dejaré de divertirme tanto. Por eso sigo trabajando y haciendo las cosas que hago para mantenerme en forma".

    Rodríguez jugó con los Rangers entre 1991 y el 2002, pero Texas lo dejó ir porque el equipo pensaba que ya no podía resistir la carga de trabajo de un receptor. Los Marlins le dieron un contrato de un año y Rodríguez los ayudó a ganar la Serie Mundial en el 2003. Entonces, los Tigres le dieron un pacto por cinco campañas.

    "Cuando firmé con Detroit, el médico le dijo a (Dave) Dombrowski (gerente general de los Tigres en ese entonces) que no podía aprobar el contrato debido a la espalda", relató Rodríguez. "Mi espalda no estaba bien para jugar cinco años más.

    "Dave Dombrowski se me acercó a mí y a (Scott) Boras (su repersentante) y nos dijo, 'Vamos a mantener los cinco años, pero hagamos esto. Digamos dos años y los otros tres serán una extensión'. Le dije a Boras, 'No te preocupes. Si eso es lo que quiere, está bien. Yo le puedo prometer que voy a jugar cinco años. Voy a jugar más'. Después de que el doctor dijo eso, jugué ocho temporadas más. El doctor estaba equivocado".

    Hubo sospechas de que Rodríguez tuvo ayuda. Se le vinculó con el consumo de sustancias para mejorar el rendimiento, principalmente por lo que alegó el cubano José Canseco en su libro.

    Rodríguez no le tiene miedo a la pregunta.

    "Nunca las usé", dijo Pudge. "Nunca. Yo siempre dije que la disciplina era muy importante. Desde el primer día. Yo era fuerte física y mentalmente y salía a jugar duro. Eso es lo que dije y sigo diciendo. Siempre entrené, todo el tiempo".

    A Rodríguez también le preguntaron si llegó a sufrir una conmoción cerebral.

    "¿Qué? ¿Qué?", dijo el boricua.

    Estaba bromeando.

    "En realidad, no", dijo Rodríguez. "Probablemente puedo decir que tuve suerte, porque recibí muchos golpes, especialmente porque jugué en aquella época en la que todo el mundo trataba de destruir al cátcher. Yo era muy inteligente haciendo aquellas jugadas. Siempre trataba de hacerle creer al corredor que no venía la pelota. Hice eso toda mi carrera.

    "Muchas veces, con esas jugadas en el home, los corredores se deslizaban a un lado mío porque nunca les dejaba saber que venía la pelota. Me movía en el último segundo y los tocaba como si fuese un infielder".

    Rodríguez también confesó que nunca se sometió a la operación de la espalda que le recomendaron hace 15 años.

    "Querían que me la hiciera, pero les dije que no", contó. "Les dije, 'Denme un programa de ejercicios y lo haré, no hay problema'. Y lo sigo haciendo. Básicamente eso fue lo que hice, fortalecí mis piernas y la espalda, y hoy todavía puedo golpear la pelota de golf con distancia de 300 yardas".

    El viernes, de hecho, Rodríguez estuvo jugando golf con los jugadores del Salón de la Fama en Cooperstown. El domingo será uno de ellos, de manera oficial.

    Más »
  • Iván Rodríguez disfruta sus primeros días en Cooperstown

    COOPERSTOWN, Nueva York -- El primer día del puertorriqueño Iván Rodríguez en Cooperstown estuvo bastante ocupado.

    La mañana comenzó con una entrevista a las 7:30 para una estación de televisión de Texas. Treinta minutos después, se estaba sentando con un grupo de reporteros que cubrieron su carrera como jugador. A las 9, le tocó el turno de hablar con los medios nacionales de los Estados Unidos.

    También va a reunirse con fanáticos, amigos, ex compañeros y familiares durante todo el fin de semana. Además, jugará golf.

    Bienvenidos al mundo de un nuevo miembro del Salón de la Fama. No es que Rodríguez hubiese querido que fuese distinto.

    "Es algo grandioso", dijo. "He estado aquí un par de días y todo el ambiente es fantástico. Todos los jugadores del Salón de la Fama están aquí y cada vez que pasó por el lobby veo a uno por ahí".

    Rodríguez reconoció que esta emocionado, nervioso y un poco ansioso por la ceremonia de exaltación el domingo. Es difícil culparlo. Es el día más importante de su vida profesional.

    "Estar en el podio y tener detrás de mí a todos esos miembros del Salón de la Fama va a ser una sensación increíble", dijo. "Es algo grande. ¿Qué más puedo decir?".

    Para Rodríguez, los mejores momentos del viaje hasta ahora han sido las oportunidades de conocer a miembros del Salón por primera vez y saludar nuevamente a aquellos que ya conocía. Y está emocionado por encontrarse de nuevo con el "Pudge" original, Carlton Fisk.

    "Fue él quien me dio mi décimo Guante de Oro. Siempre hemos sentido mucho respeto uno por el otro", dijo Rodríguez. "Le dije, 'Tú eres mi héroe'. Y él me contestó, 'Bueno, si soy tu héroe, por qué sigues superándome en todo'. Sólo le dije que era parte del juego. Lo respeto muchísimo. Es una gran persona".

    Rodríguez se siente orgulloso del trabajo que hizo detrás del plato y espera que su exaltación les abra más puertas a los receptores en el futuro. También espera que sirva para que se valore más la posición.

    "No es un trabajo fácil, jugar más de 100 jugos detrás del plato. No sólo eso, sino que tenemos que venir temprano al estadio, estudiar el juego. Es un trabajo fuerte y pude hacerlo por 21 años", dijo. "Pero el solo hecho de estar aquí junto a Johnny Bench, Mike Piazza y otros receptores del Salón es fantástico".

    "Físicamente me siento muy bien", afirmó Rodríguez. "Le doy gracias a Dios por eso. Pienso en todo lo que trabajé durante mi carrera. Me rodeé de gente muy buena. Entrenadores físicos que empezaron a trabajar conmigo cuando tenía 21 años y diseñaron aquel programa que sigo haciendo todavía. Yo sé que si dejo de hacerlo, dejaría de divertirme tanto. Por eso sigo trabajando y haciendo las cosas que hago para mantenerme en forma".

    Rodríguez sabe que hay quien se pregunta cosas. Asegura que el trabajo fuerte fue lo que marcó la diferencia en su carrera y refuta cualquier vínculo con las sustancias para mejorar el rendimiento.

    "Absolutamente, nunca las tomé. Nunca", enfatizó. "Siempre dije que, para mí, la disciplina fue muy importante desde el primer día. Cuando eres fuerte físicamente y mentalmente, y juegas duro, eso es lo que haces y tienes grandes años. Eso es lo que dije y sigo diciendo.

    "Siempre entrené, todo el tiempo. Esa es una de las cosas que la gente no ve, mis trabajos por la mañana, a las 9, cuando todavía muchos andaban durmiendo y yo estaba corriendo, alistándome para un juego a las 7 de la noche. Este es el resultado. Estar aquí y ser un Salón de la Fama".

    Más »
  • Tres estrellas y un ex Comisionado al Salón de la Fama

    COOPERSTOWN, Nueva York -- Tim Raines jugó en Grandes Ligas por más de dos décadas, y aun así tiene grabado en su mente un turno al bate.

    Nervioso por haberse ganado un lugar en roster de los Expos de Montreal después de dos breves ascensos que no salieron tan bien (un hit en 20 turnos al bate), su actuación en el primer juego de la temporada regular de 1981 en Pittsburgh despejó toda duda. Raines inició las acciones del partido con una base por bolas, se robó segunda en el primer lanzamiento al siguiente bateador y anotó cuando un tiro errático a segunda eludió a los jardineros.

    Había nacido una estrella.

    "Pienso que ese fue el inicio del tipo de jugador que Tim Raines podría ser", recordó Raines. "De cierta forma me puso en marcha. Pienso que de haberme ponchado y no haber aportado nada ofensivamente en ese juego, no sé qué habr??a sucedido a mi carrera. No habría realmente mostrado a nadie qué tipo de jugador era. Como que todo despegó a partir de ahí".

    Su travesía en el béisbol termina el domingo en Cooperstown, cuando el expelotero de 57 años ingrese al Salón de la Fama. Junto con él serán exaltados Jeff Bagwell e Iván Rodríguez, así como el excomisionado Bud Selig y el ejecutivo retirado de Kansas City y Atlanta, John Schuerholz, ambos electos por un comité de veteranos.

    Raines recibió 86% de los votos de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica para fácilmente superar el límite de 75% requerido. Esa cifra se dio en su último año en las boletas, un descuido que resulta difícil de comprender en retrospectiva.

    El bateador ambidiestro registró un promedio general de .294 y de.385 con hombres en base durante su carrera de 23 campañas, terminando con 2.605 hits, 1.571 anotaciones y 808 bases robadas. La cantidad de robos de base es la quinta más alta en la historia en las mayores e incluye 70 o más robos en cada temporada de 1981 a 1986, una racha que nadie ha igualado en la historia de Grandes Ligas. Al analizar a detalle sus logros en las bases, resultan impresionantes --su tasa de éxito de 84,7% lidera la lista entre jugadores con al menos 400 intentos de robo.

    Rodríguez, que posee los récords de las mayores en juegos como receptor (2.427) y outs consumados detrás del plato (12.376), pegó 311 cuadrangulares y promedió para .296 en su carrera. No sorprende que sea apenas el segundo cátcher elegido en su primera aparición en las boletas, siguiendo los pasos de su ídolo de infancia Johnny Bench, ex estrella de los Rojos de Cincinnati.

    En 21 temporadas en Grandes Ligas, en su mayoría con los Rangers de Texas, Rodríguez fue elegido 14 veces a un Juego de Estrellas, ganó la cifra récord de 13 Guantes de Oro y se llevó a casa siete premios al Bate de Plata.

    "Creo que simplemente me preparé", indicó el puertorriqueño de 45 años, cariñosamente apodado "Pudge". 'Hablo de bloquear miles de pelotas, realizar miles de tiros a segunda base, tratar de lanzar la pelota al lado correcto de la base.

    "Uno tiene la habilidad, pero si no se tiene la disciplina, si uno no trabaja en las cosas que tiene que hacer, va a ser difícil que lo logre en su carrera".

    Bagwell, que jugó toda su carrera de 15 temporadas con los Astros de Houston, fue elegido en su séptimo año en la votación. Es el único primera base en la historia con 400 cuadrangulares y 200 robos de base.

    "Todo esto me resulta abrumador", señaló Bagwell, de 48 años. "Una parte de mí se pregunta '¿Por qué estoy yo aquí?'"

    Bagwell terminó su carrera con 449 jonrones, fue nombrado el Novato del Año en 1991 y en la temporada acortada por la huelga en 1994 bateó para .368 con 39 vuelacercas y 116 carreras impulsadas en sólo 110 partidos para llevarse unánimemente los honores al Jugador Más Valioso.

    Más »
  • Iván Rodríguez, sin miedo a la hora de tirar a las bases

    NUEVA YORK -- Iván Rodríguez la considera como su jugada favorita, y también puede ser descrita como emblemática de la carrera del receptor puertorriqueño.

    Era la parte baja del tercer inning del primer juego de la Serie Mundial de 2003 en el Yankee Stadium. El anfitrión Nueva York había empatado el partido 1-1 frente a los Marlins de Florida, el equipo de Rodríguez. Con dos outs, Nick Johnson esperaba ser remolcado desde tercera base cuando Hideki Matsui fue a batear frente a Brad Penny.

    La amenaza se disipó y el inning terminó con un tiro de Rodríguez a la antesala, en perfecta sincronización con su compañero Mike Lowell. El disparo fue tan fulminante que Johnson quedó paralizado, tratando de gatear de vuelta a la almohadilla.

    "Fue una tremenda jugada, especialmente con dos outs, con el miedo de que la bola se vaya al outfield", evocó Rodríguez sobre la clásica secuencia. "Yo siempre fui un cátcher que nunca tuvo miedo de tirar, que nunca tuve miedo de hacer una jugada. Por eso hice tanta varias jugadas en mi carrera, porque no tenía ese miedo de hacer un error".

    En 21 temporadas en las Grandes Ligas, la mayoría de ellas con los Rangers de Texas, Rodríguez infundió pánico a los corredores rivales por su brazo, sacando de out a 661 que intentaron robar base -- el 46 por ciento.

    Es el dueño de los récords de las mayores en juegos como receptor (2.427) y outs consumados (12.376). Nadie le supera en la posición con sus 13 Guantes de Oro. También fue temible a la ofensiva, siete veces premiado con un Bate de Plate, acumulando un promedio de .296 con 311 jonrones. Obtuvo el galardón al Más Valioso de la Liga Americana en 1999.

    No causa sorpresa alguna que "Pudge" --el apodo que le puso un coach de los Rangers-- sea apenas el segundo cátcher que entra al Salón de la Fama del Béisbol tras su primera votación, emulando a su ídolo Johnny Bench, el ex astro de los Rojos de Cincinnati.

    Rodríguez ingresará el domingo al nicho de Cooperstown junto a Tim Raines y Jeff Bagwell, los otros dos que fueron elegidos por la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica. Bud Selig, comisionado de Grandes Ligas entre 1992 y 2015, y el ejecutivo John Schuerholz, también serán exaltados tras ser elegidos por un comité de veteranos.

    "Es algo que se da una vez, así que voy a disfrutarlo lo más posible", afirmó Rodríguez en una reciente teleconferencia del Salón de la Fama.

    Con 45 años, Rodríguez se convertirá en el más joven de los miembros vivientes en el Salón de la Fama.

    Será el cuarto puertorriqueño con una placa en el museo situado en el norte del estado de Nueva York, uniéndose al extinto Roberto Clemente, Orlando Cepeda y Roberto Alomar.

    "Es un orgullo grandísimo. Ser un puertorriqueño de corazón y venir de una isla tan pequeña y tener a cuatro 'Hall of Famers'", destacó Rodríguez.

    Pero volviendo a ese 2003, el año de su única temporada con los Marlins y su único campeonato de la Serie Mundial.

    Llegó a Miami luego que los Rangers decidieron no ofrecerle un nuevo contrato. Aceptó una oferta de 10 millones de dólares y un año con los Marlins, pasando a ser el líder de un equipo con un juvenil grupos de lanzadores como Josh Beckett, Dontrelle Willis y Penny.

    "Fue la clave de que los Marlins quedaran campeones", comentó Ozzie Guillén, el venezolano que fue el coach de tercera base de ese equipo dirigido por Jack McKeon. "Se puso al equipo sobre los hombros".

    No es una exageración.

    Un sencillo de dos carreras de Rodríguez en el 11mo inning volteó el marcador y sentenció la victoria en el tercer juego de la serie divisional contra los Gigantes de San Francisco. Al día siguiente, retuvo la bola para el último out del cuarto partido, resistiendo la embestida de un J.T. Snow que buscaba anotar la carrera del empate. Esa secuencia produjo otra imagen famosa del receptor, festejando eufórico mientras mostraba la pelota al público. Fue el más jugador más valioso de la serie de campeonato de la Liga Nacional contra los Cachorros de Chicago, en la que impulsó 10 carreras en siete partidos.

    "Fue mi ejemplo. Hacía cosas que te ponían los pelos de punta", destacó Yadier Molina, el cátcher puertorriqueño de los Cardenales de San Luis que con ocho Guantes de Oro ha sido el receptor más destacado de la última década.

    Pero hay un aspecto que no pasa inadvertido en cuanto a los tres peloteros que serán exaltados: las drogas.

    Raines ha reconocido que una vez se zambulló de cabeza para no romper la vial con cocaína que llevaba en los pantalones de su uniforme y debió testificar ante un jurado investigador dentro de un caso de distribución de drogas en 1985.

    Tanto Rodríguez como Bagwell cayeron bajo sospecha en la era de los esteroides. Rodríguez quedó salpicado cuando José Canseco, su compañero de los Rangers publicó un libro en 2005, en el que aseguró que le enseñó al boricua cómo inyectarse esteroides. Aunque no dio positivo en controles, Bagwell fue objeto de especulaciones por el arco de su carrera --de solo 30 jonrones en tres campañas en las menores a un total de 449 con Houston entre 1991-2005.

    Rodríguez negó el consumo de sustancias para mejorar el rendimiento cuando se le preguntó al respecto tras el anuncio de la votación en enero: "Siempre jugué de la manera correcta", dijo.

    En una autobiografía que sale a la venta la próxima semana, Rodríguez se refiere en el primer capítulo a las revelaciones de Canseco.

    "Hay mucha desinformación y una cacería de brujas cuando se trata de esa era. Solo porque José Canseco escribió algo en un libro, eso se convierte en un hecho", expone Rodríguez.

    Todo jugador de esa era entiende que los cuestionamientos son insalvables.

    "Fue la era que nos tocó jugar y fue entretenida", comentó Bagwell. "Obviamente, algunas cosas se salieron de control un poco. Pero afortunadamente para mí, esa no es mi decisión".

    Y es así que las percepciones han ido cambiado. Mike Piazza, otro jugador marcado por sospechas, fue elegido el año pasado. Barry Bonds, líder histórico de jonrones, y Roger Clemens, el pitcher más laureado de la era, repuntaron en la última votación.

    "Somos un museo. Lo que hacemos es preservar la historia del béisbol", dijo Jane Forbes Clark, la directora ejecutiva del Salón de la Fama. "Estamos contando la historia de la era de los esteroides de la misma forma como contamos la historia de cualquier otra era en el béisbol".

    Más »
  • Pudge recuerda que por poco es cambiado a N.Y. por Jorge Posada

    Los Yankees celebraron el Día de las Leyendas el domingo y el puertorriqueño Iván Rodríguez no estuvo presente. Su estadía con los Yankees se limitó a 33 juegos en el 2008.

    Pero han podido ser muchos más. Rodríguez casi se convierte en otra leyenda de los Yankees con su propia placa en el Parque de los Monumentos junto a otros receptores como Bill Dickey, Thurman Munson y Yogi Berra.

    ¿Qué tan cerca estuvo de llegar a Nueva York en 1997?

    "Habíamos acordado el cambio", dijo el ex presidente de los Rangers, Tom Schieffer.

    Si la transacción se hubiese completado, Rodríguez probablemente habría entrado este año al Salón de la Fama con la gorra de los Yankees. Pero será con la de los Rangers, porque el boricua detuvo el cambio con la divisa del Bronx hace 20 años.

    "Los Yankees son una gran organización, pero yo me quería quedar con los Rangers", dijo Rodríguez. "Fue un honor y un privilegio ser parte de los Rangers. Teníamos un gran equipo y era allí donde me quería quedar".

    El gerente general de los Rangers por aquella época, Doug Melvin, no estaba seguro qué iba a pasar cuando se dirigió al trabajo la mañana del 31 de julio de 1997.

    "Sabía que iba a tener que tomar una decisión muy difícil", dijo Melvin.

    El año anterior, los Rangers habían ganado su primer título divisional, pero ya habían quedado fuera de carrera en 1997 y Rodríguez era elegible para la agencia libre al final de la temporada. Se podían ver carros en Dallas-Fort Worth con letreros que decían "Firmen a Pudge", pero los Rangers no estaban nada cerca de lograr eso.

    El representante de Rodríguez, Jeff Moorad, estaba buscando un contrato de 10 años y US$100 millones. La oferta de los Rangers durante el verano, de US$38 millones por cinco años, había sido rechazada.

    A finales de julio, Melvin empezó a pensar en 1998. Cambió al tercera base Dean Palmer a los Reales por el jardinero Tom Goodwin y al lanzador Ken Hill a los Angelinos por Jim Leyritz, un utility que podía jugar en la receptoría.

    "El plan era ir armando el equipo para el año siguiente", dijo Melvin.

    También era una señal de que los Rangers estaban dispuestos a cambiar a Rodríguez. Melvin comenzó a hablar extensivamente con los Yankees. A los Rangers les interesaba el lanzador zurdo Eric Milton y otro receptor puertorriqueño, Jorge Posada. Se mencionaron otros nombres, pero ésos eran los dos peloteros que los Rangers querían de verdad. Una llamada era lo único que faltaba para completar el cambio.

    "Queríamos un receptor joven en el paquete", dijo Melvin. "Yo había visto a Posada en la Liga de Carolina cuando jugaba segunda base, antes de que lo convirtiesen en cátcher. Lo veíamos con buenos ojos. En ese entonces se pensaba que Milton podía ser un tercer abridor. Estamos buscando pitcheo y pensábamos que podíamos obtener dos peloteros jóvenes por Pudge".

    El 30 de julio, los Rangers fueron barridos por los Orioles en Baltimore y volaron de vuelta a Texas. Rodríguez estaba convencido de que lo iban a cambiar y no quería que eso sucediese. El también boricua Juan "Igor" González y otros jugadores le dijeron que hablase directamente con Schieffer.

    "Yo lo que recuerdo es que no quería irme a ningún otro lado", expresó Rodríguez. "Me quería quedar con los Rangers".

    A las 9 a.m. del 31 de julio de 1997, Rodríguez entró solo a la oficina de Schieffer.

    "Me senté, lo miré a los ojos y hablé con él", relató Rodríguez. "Le dije, 'Sé que ustedes quieren un pitcher de los Yankees. Sé que quieren cambiarme. Mire, yo no me quiero ir. Me quiero quedar aquí. No quiero ir a ninguna otra parte. Mis hijos nacieron aquí. Me siento bien en este lugar. Quiero quedarme en Texas y jugar el resto de mi carrera aquí'".

    Los Rangers no esperaban algo así, pero escucharon los argumentos de Rodríguez.

    "Nos comunicó que quería ser un Ranger toda su vida y que quería ver si podíamos llegar a un acuerdo con respecto al contrato", dijo Schieffer. "Eso significó mucho para mí y pienso que también para la franquicia".

    No pasó mucho tiempo para que Schieffer y Rodríguez encontrasen un término medio.

    "Pudge aceptó firmar por US$42 millones", dijo Melvin. "Tom entró en mi oficina y me dijo, '¿Qué te parece?' Le dije, 'Vamos a hacerlo'".

    Y así, en vez de anunciar el cambio, los Rangers hicieron una rueda de prensa para informar que Rodríguez se quedaría con la franquicia.

    Más »
  • Salón de la Fama presenta plataforma sobre latinos

    COOPERSTOWN, Nueva York -- El Salón de la Fama del béisbol presentó una plataforma digital que conmemora la pasión del béisbol latinoamericano.

    A partir del miércoles, una comunidad online llamada "La Vida Baseball" estará disponible para los fanáticos. El historiador Adrián Burgos Jr. dijo que la idea es crear la plataforma para exhibir la pasión y el espíritu de las historias de los latinos y el béisbol, y para ofrecer una perspectiva sobre la importancia del béisbol en la vida de los latinos.

    La Vida Baseball relata las historias a través de videos originales, además de contenido escrito y social junto con el Salón de la Fama y TeamWorks Media.

    El Salón dijo que el contenido será publicado en inglés para llegar al 96% de los latinos en Estados Unidos menores de 18 años que son bilingües o cuyo idioma principal es el inglés.

    Más »
  • El boricua Iván Rodríguez visitó el Salón de la Fama en Cooperstown

    COOPERSTOWN, Nueva York -- Antes de sentarse en la galería donde se exhiben las placas de los miembros del Salón de la Fama para atender a la prensa. Iván Rodríguez se mostró maravillado al mirar las efigies de bronce de los mejores beisbolistas de la historia.

    "Éste es mi nuevo hogar", exclamó Rodríguez el martes. "Pienso que es un honor tan sólo ser parte de esta familia, porque creo que todos los miembros del Salón de la Fama somos una familia".

    En el primer año en que su nombre apareció en las papeletas de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA), Rodríguez obtuvo el 76% de los votos. Es el segundo cátcher que arriba a Cooperstown en su primer año de elegibilidad, con lo que se unió a su ídolo de la niñez, el exastro de Cincinnati Johnny Bench.

    Además, Rodríguez será el cuarto boricua en el recinto de los inmortales.

    Seis semanas después de su elección, Rodríguez y su esposa Patricia realizaron por el Salón de la Fama el recorrido al que se acostumbra invitar a los nuevos miembros, como preparativo para el fin de semana en que se les exalta formalmente.

    En 21 temporadas, principalmente con los Rangers de Texas, el receptor de Manatí fue elegido 14 veces al Juego de Estrellas y ganó en 13 ocasiones el Guante de Oro. Ostenta los récords de las mayores en encuentros como receptor (2.427) y outs por parte de un cátcher (12.376). En nueve ocasiones, lideró la Liga Americana en tiros para evitar que los rivales realizaran robos.

    De por vida, tuvo un promedio de .296 con 311 jonrones y casi 2.900 hits. Fue elegido el Jugador Más Valioso de la Americana en 1999.

    "Pudge" Rodríguez atribuyó sus virtudes defensivas a la disciplina.

    "Creo que sólo me preparé", comentó. "Hablo de que bloqueé miles de lanzamientos, hice miles de tiros a segunda, traté de lanzar la pelota al costado derecho de la base. Creo que todo eso es el motivo por el que tuve una gran carrera a la defensiva. Y eso es lo que siempre les digo a los chicos, 'asegúrense de tener disciplina, porque pueden tener capacidad, pero si no tienen disciplina y si no trabajan en lo que tienen que hacer, va a ser difícil conseguir el éxito en su carrera'".

    Durante la visita al Salón de la Fama, varios objetos trajeron a la memoria momentos especiales de la carrera de Rodríguez. La pelota que Justin Verlander le lanzó en 2007 para completar un juego sin hit como su compañero de batería. El jersey que Rodríguez usó con los Astros en 2009, cuando rebasó a Carlton Fisk como el jugador con más encuentros como receptor. El peto que empleó en 1998. El bate con el que sacudió su 35to jonrón en 1999.

    "Éste ha sido un día especial, seguro, tan sólo por ver todos los uniformes, equipos y placas que hay acá", destacó. "Es un sueño ver el lugar donde estará mi placa en julio y poner mi firma donde debe ir".v Serán exaltados también Jeff Bagwell y Tim Raines en la ceremonia del 30 de julio, junto con el excomisionado de las mayores Bud Selig y el vicepresidente de Atlanta, John Schuerholz, quien fue gerente general de los Bravos y de los Reales de Kansas City.

    Más »
  • Vladimir Guerrero quedó a un paso del Salón en su primer año en la boleta

    El dominicano Vladimir Guerrero era poseedor de un talento singular que quedará para el recuerdo. 

    Su arsenal de cinco herramientas, su agresivo swing a la derecha y su sonrisa de oreja a oreja… todo eso y mucho más distinguieron a uno de los jardineros más brillantes y de clase única y que ahora parece estar destinado a integrar el Salón de la Fama de Grandes Ligas. 

    Simplemente eso no sucedió en su primer año en la boleta. 

    Guerrero finalizó en la quinta posición entre los 34 jugadores que integraron la boleta de votación para el 2017 luego que los resultados se dieron a conocer el miércoles, lo que fue un impresionante debut del ex cañonero tras ser nombrado en el 71.7% de las 442 boletas de los votantes elegibles de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica. Guerrero se encuentra en una excelente posición para alcanzar el 75% de los votos necesarios el próximo año o en los próximos años, de los cuales todavía le restan nueve por aparecer en las boletas. 

    El miércoles, Jeff Bagwell (86.2%), Tim Raines (86%) y el puertorriqueño Iván Rodríguez (76%) recibieron los votos suficientes para ser exaltados al llamado Templo de los Inmortales. Trevor Hoffman recibió el 74%, y Guerrero quedó por encima de Edgar Martínez (58.6%), Roger Clemens (54.1) y Barry Bonds (53.8).

    "Ho hay duda de que la carrera de Vlad es digna del Salón, y eso es lo importante", dijo Mike Scioscia, quien dirigió a Guerrero con los Angelinos del 2004 al 2009.  

    "Creo que el hecho de no haber sido elegido en el primer año en la boleta no es necesariamente algo negativo. Para estar entre ese grupo selecto, a veces se necesita un poco de paciencia. Pero no cabe duda de que llegará".

    Los logros de Guerrero en el diamante y el temor que generaba en los mejores lanzadores de la oposición son las cualidades que eventualmente deberían de llevarlo a Cooperstown. 

    Guerrero finalizó su carrera con promedio de bateo de .318, porcentaje de embasarse de .379 y .553 de slugging. El quisqueyano conectó 449 jonrones y produjo 1,496 carreras. También acumuló 2,590 hits y anotó 1,328. A principios de su carrera, Guerrero era una seria amenaza en los senderos, prueba de ello son las 40 bases que se estafó en 2002, 37 en 2001 y 181 en toda su carrera. Fue convocado al Juego de Estrellas en nueve ocasiones.

    Y en el 2004, en su primera campaña tras haber salido de Montreal y firmado con los Angelinos como agente libre, Guerrero fue reconocido como el Jugador Más Valioso de la Liga Americana con números ofensivos de .337/.391/.598, 39 cuadrangulares, 126 carreras empujadas y 124 anotadas, 39 dobles y 15 bases robadas. También tuvo una línea ofensiva de .363/.424/.726 con 11 vuelacercas y 25 carreras producidas en el último mes de esa temporada mientras encaminaba a su club a ganar el Oeste del Joven Circuito. 

    "Con Vlad, era mucho más que sólo números", declaró el ex compañero de Guerrero con los Angelinos, Darin Erstad. "Era la manera en que lo hacía. Era talento puro, poseedor de una increíble coordinación mano-ojo que uno jamás haya visto. Era como que cada día en el parque veías algo que nunca antes jamás habías visto".

    El ex ligamayorista Rex Hudler, quien cubrió a Guerrero como cronista de los Angelinos antes de trabajar en Kansas City, describió la zona de strike de Guerrero como "una que abarcaba desde sus dedos de los pies hasta su nariz". Ningún pitcheo estaba a salvo del bate de Guerrero, quien se destacaba por su amplio swing y por tener unas rápidas muñecas. 

    "Sé que eventualmente será reconocido con ese gran honor", aseguró Scioscia. "Creo que no hubo otro jugador más dominante por tan largo período de tiempo como lo fue Vlad en ambas ligas, y su talento es evidente cuando comparas algunos de sus logros con los más grandes peloteros de todos los tiempos.

    "Estoy seguro de que llegará al Salón".

    Más »
  • Barry Bonds y Rogers Clemens se acercan lentamente al Salón de la Fama

    Los votantes del Salón de la Fama del béisbol siguen profundamente divididos sobre Barry Bonds y Roger Clemens.

    El electorado, sin embargo, está cambiando, y eso pudiera ser una buena noticia para ambos.

    Bonds y Clemens rebasaron la marca de 50% de votos por primera vez el miércoles, apareciendo cada uno en 54% de las boletas depositadas por la Asociación de Cronistas de Béisbol. Por quinto año consecutivo, Bonds y Clemens no lograron el 75% necesario para ingresar al Salón, pero su respaldo está subiendo lentamente.

    Jeff Bagwell, Tim Raines e Iván Rodríguez fueron elegidos al Salón de la Fama el miércoles.

    Bonds y Clemens siguen fuera a causa de sospechas de uso de esteroides, pero pudieran seguir ganando terreno a medida en que llegan más votantes nuevos al proceso.

    "Pienso que, generacionalmente, las personas de 20, 30 años, ven el asunto de forma diferente que las personas en sus 50 y 60", dijo Sam Mellinger, del Kansas City Star, votante por primera vez que respaldó a Bonds y Clemens. "Quizás hay algo que no vemos -- no soy una de esas personas que piensa: 'Tengo razón y los otros no'. Simplemente son puntos de vista diferentes".

    Un periodista puede recibir un voto para el Salón de la Fama si ha sido miembro de la Asociación de Cronistas por 10 o más años. En el 2015, el Salón de la Fama eliminó a votantes que habían estado inactivos por más de 10 años -- una decisión para fortalecer la influencia de nuevos votantes.

    Lo más cercano a un sondeo a boca de urna para el Salón de la Fama es el seguidor de votos de Ryan Thobodaux, que registró más de la mitad de los votos de este año. De los 14 votantes debutantes identificados en el sitio para el miércoles por la noche, 13 dieron su respaldo a Clemens y Bonds.

    Uno de esos votantes debutantes fue Mike Harrington, The Buffalo News, quien dijo que votó por Bonds luego que el ex comisionado de las mayores Bud Selig fue elegido al Salón de la Fama por el comité de veteranos. Selig fue comisionado en la era en la que las sospechas de esteroides abundaron.

    "En los últimos años en mi columna en The Buffalo News me negué a usar el nombre de Barry Bonds. Se volvió algo distintivo en la columna. Solamente me refería a él como número 25", dijo Harrington. "Así que ahora mucha gente ve mi artículo en The Buffalo News y dice: 'Un momento, ¿cómo votaste por Bonds y Clemens?' Yo expliqué en mi columna hace un par de semanas que la inclusión de Bud Selig fue el punto de inflexión".

    Bonds y Clemens estarán de nuevo en las boletas el año próximo, junto con recién llegados como Chipper Jones, Jim Thome, Andruw Jones, Scott Rolen y los venezolanos Johan Santana y Omar Vizquel. Seguidamente otros puntos importantes:

    ATOLLADERO

    Casi la mitad de los 442 votantes de este año usaron los 10 espacios disponibles en sus boletas y aunque tres personas fueron elegidas, jugadores como Trevor Hoffman (74 y Vladimir Guerrero (71,7%) estuvieron cerca, lo que significa que regresarán el año próximo. Con varios nuevos candidatos con credibilidad el año próximo, eso significa que el límite de 10 jugadores por boleta pudiera agotarse para varios votantes.

    Lynn Henning, de The Detroit News, se ha abstenido de votar cuando siente que hay más de 10 jugadores que merecen estar en el Salón. No tuvo problemas este año, pero pudiera suceder de nuevo.

    "La restricción de 10 jugadores es tonta. Es perversa, es injusta, es enrevesada. Es una afrenta total a jugadores que merecen reconocimiento, cuando se han ganado el reconocimiento y quedan fuera simplemente por una adherencia arbitraria a ese número 10", dijo Henning.

    ESPECIALISTAS

    Un reto que los votantes enfrentan ahora es evaluar a jugadores con un papel más especializado -- como bateadores designados y taponeros.

    "Es fácil encontrar un contexto para Vladimir Guerrero o Mike Mussina, porque hay montones de jardineros y abridores en el Salón de la Fama", dijo Ryan Fagan, del Sporting News. "Definir el contexto para un designado o un relevista es más difícil, porque no hay muchos como ellos ahí".

    Fagan dio su voto al puertorriqueño Edgar Martinez, bateador designado, pero no a los taponeros Hoffman, Billy Wagner y Lee Smith. Ninguno de los cuatro ingresó. Pero Smith regresa a las boletas en el 2018.

    Más »
  • Bagwell, Raines y Rodríguez elegidos al Salón de la Fama

    NUEVA YORK -- Los últimos días habían sido angustiosos para Iván Rodríguez, ávido de querer entrar al Salón de la Fama del béisbol en su primer intento.

    No tendrá que esperar más: Rodríguez se convirtió el miércoles en el cuarto pelotero de Puerto Rico en ser inmortalizado en Cooperstown.

    El líder histórico de juegos como receptor será exaltado junto a Jeff Bagwell y Tim Raines. Trevor Hoffman y Vladimir Guerrero se quedaron cortos por muy poco del 75% necesario.

    "Me costó poder dormir los tres últimos días. La espera me tenía muy ansioso", reconoció Rodríguez en una teleconferencia.

    Rodríguez, quien fijó un récord con 13 Guantes de Oro a lo largo de una carrera en la que estableció como uno de los mejores cátchers de todos los tiempos, se une a sus compatriotas Roberto Clemente, Orlando Cepeda y Roberto Alomar.

    Bagwell y Raines también se vieron abrumados ante la expectativa por conocer los resultados de la votación de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA).

    Ambos llevaban mucho tiempo aguardando, Bagwell estaba en su séptimo año de elegibilidad y Raines en su décimo y último.

    "La de anoche fue la peor noche que he tenido en 10 años", señaló Raines. "Sabía que estaba cerca, pero no me sentía seguro.

    "La ansiedad estaba a tope", dijo Bagwell, quien el año pasado se quedó corto por 15 votos.

    Bagwell acabó al frente de la votación tras ser mencionado en 381 de las 442 papeletas para 86.2%. Se necesitaban 332 votos para alcanzar el porcentaje mínimo.

    Raines, quien en 2008, comenzó con un apoyo de 24.3%, quedó segundo con 380 votos para 86%.

    El tercero fue Rodríguez con un 76%, sacando apenas cuatro votos más de los necesarios para el mínimo de 75%.

    Más significativo fue aumentar el contingente de boricuas con placas en Cooperstown y hacerlo con la distinción de hacerlo en el primer intento.

    "Ahora somos cuatro de Puerto Rico", afirmó Rodríguez. "Es un orgullo poder decir eso, más porque venimos de una isla tan pequeña".

    Se convirtió en el jugador número 52 que logra ser elegido en el primer año. Emula a Clemente, quien fue elevado en una elección especial en 1973, tres meses después de su fallecimiento en un accidente aéreo. Emuló a Johnny Bench como los únicos receptores en ser elegidos en el primer año.

    "Johnny Bench era mi jugador favorito de niño. Siempre quise que fuera en el primer año", indicó Rodríguez, quien ganó un campeonato de la Serie Mundial con los Marlins de Florida en 2003 y fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1999 con los Rangers de Texas.

    Con 45 años, "Pudge" Rodríguez desplazó al dominicano Pedro Martínez como el más joven de los 74 miembros vivientes en el Salón de la Fama.

    Hoffman, el segundo en la lista histórica de rescates, el dominicano Guerrero, un dinámico jardinero que bateó para .318 con 449 jonrones en su carrera, quedaron fuera por un suspiro. Hoffman le faltaron cinco votos y a Guerrero, quien debutaba en el papeleta, 15.

    Aunque volvieron a quedar fuera, Barry Bonds y Roger Clemens registraron un aumento significativo de votos que indica que podrían alcanzar la cifra necesaria en los próximos cinco años en los que podrán estar en consideración.

    En su trayectoria de 21 años, principalmente identificado con los Rangers, Rodríguez fue seleccionado 14 veces al Juego de Estrellas, retirándose como el receptor con más juegos (2.427) y con más hits (2.749 de su total de 2.844 fueron en la posición).

    Aunque nunca dio positivo por sustancias dopantes y su nombre no fue mencionado en el Informe Mitchell, Rodríguez quedó salpicado cuando José Canseco, su ex compañero en los Rangers, aseveró en un libro publicado en 2005 que inyectó esteroides al boricua.

    Cuando a Rodríguez le preguntaron en 2009 sobre si estaba en la lista de jugadores que supuestamente dieron positivo por esteroides cuando el deporte realizó un sondeo en 2003, su respuesta fue: "Eso solo lo sabe Dios".

    En una rueda de prensa en el estadio de los Rangers, Rodríguez no se inmutó con que su suma de votos fuera apenas el justo, algo que se atribuyó a los rumores.

    "Voy a estar en Cooperstown en julio. Eso es lo único que importa. Estoy feliz por eso", afirmó Rodríguez.

    Bagwell fue un primera base que cumplió toda su carrera con los Astros de Houston, acumulando un promedio al bate de .297, con 401 jonrones y 1.401 impulsadas. Fue al Juego de Estrellas en cuatro oportunidades.

    A la sombra de Rickey Henderson en la discusión del mejor primer bate de su generación, Raines figura quinto en la lista histórica de robos y ganó el campeonato de bateo de la Liga Nacional en 1986. Trece de sus 23 campañas en las mayores fueron con los Expos de Montreal, que se mudaron a Washington para la temporada de 2005. Se suma a Andre Dawson y Gary Carter como los únicos jugadores representantes de los Expos en Cooperstown.

    Rodríguez, Bagwell y Raines serán exaltados el 30 de julio de Cooperstown junto al ex comisionado Bud Selig y el retirado ejecutivo John Schuerholz, que fueron elegidos el mes pasado por un comité de veteranos.

    Fue la tercera vez en la historia de la elección de la BBWAA en la que cinco jugadores superaron el 70%, y la novena ocasión en la que se elevan a tres jugadores a Cooperstown en un mismo año.

    Doce jugadores han sido elegidos en los últimos cuatro años, la mayor cantidad en tal lapso desde los 13 que fueron consagrados en los primeros cuatro años de las votaciones, entre 1936-39.

    El sexto más votado fue el puertorriqueño Edgar Martínez con un 58.6%, seguido por Clemens (54.1) y Bonds (53.8). Es la primera vez en cinco años que tanto Clemens como Bonds, los emblemas de la llamada Era de los Esteroides, rebasan el 50%.

    Solo tres candidatos en la historia de la votación no lograron ser elegidos tras haber alcanzado el 50%: Gil Hodges, Jack Morris y Lee Smith.

    Mike Mussina (51.8) y Curt Schilling (45) redondearon los 10 más votados en 2017, seguidos por Smith (34.2), el dominicano Manny Ramírez (23.8), Larry Walker (21.9), Fred McGriff (21.7), Jeff Kent (16.7), Gary Sheffield (13.3) y Billy Wagner (10.2). Smith quedó eliminado para futuras votaciones tras 15 intentos.

    El dominicano Sammy Sosa (8.6) logró mantenerse para una sexta votación al conseguir el mínimo necesario de 5%.

    Pero el puertorriqueño Jorge Posada (3.8) no pudo conseguir las adhesiones suficientes para sobrevivir su primer año. El venezolano Magglio Ordóñez y el colombiano Edgar Rentería recibieron tres y dos votos, respectivamente, en su primer año en la papeleta.

    Pete Rose, el líder histórico en imparables, que nunca ha sido elegible debido a que se le marginó del béisbol de por vida por apuestas, recibió un voto que alguien apuntó en su papeleta.

    Chipper Jones, Jim Thome y los venezolanos Omar Vizquel y Johan Santana se destacan en los nombres que aparecerán en la próxima votación. El panameño Mariano Rivera y Roy Halladay lo harán en 2019, y Derek Jeter en 2020.

    Más »
  • Cinco "repuntes" notables en la historia la boleta del Salón de la Fama

    Hoy a las 6 p.m. ET se revelará quiénes serán exaltados al Salón de la Fama este año. Entre los temas a seguir de cara al anuncio está el impulso que podrían cobrar el bateador designado boricua Edgar Martínez y el abridor Mike Mussina, quienes han recibido votos en aproximadamente 60% de las boletas de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés) que han sido divulgadas públicamente.

    Cuando fueron anunciados los resultados de las votaciones del 2014, Martínez - quien recibió el 36.2% de los votos en su primer año en la boleta en el 2010 - vio su porcentaje caer a 25.2. De su parte, Mussina recibió apenas el 20.3% de los votos su primer año de elegibilidad.

    Si los resultados preliminares son acertados, el 2017 representaría un paso importante para ambos candidatos, aun si no son elegidos. Mejor noticia aun para los dos es que varios exaltados al Salón han demostrado que semejantes "saltos" son posibles.

    MLB.com ha recopilado una lista de cinco repuntes llamativos en la era moderna de las votaciones para el Salón de la Fama. Dichos jugadores podrían servirles de inspiración a los candidatos actuales, ya que sus casos demuestran que es posible pasar de desapercibido a inmortal.

    5. Bruce Sutter

    Porcentaje de votos recibidos en su primera oportunidad: 23.9 en 1994

    Años en la boleta antes de ser elegido por la BBWAA: 13

    Sutter se encontraba en el tercer lugar en la historia con 300 rescates cuando se retiró como ligamayorista en 1998. No obstante, cumplió cinco años en la papeleta antes de recibir más del 30% de los votos y tuvo menos apoyo al año siguiente cuando fue nombrado en apenas 24.3% de las papeletas. Cuando finalmente fue elegido en el 2006, Sutter llevaba 13 años en la boleta - más que cualquier otro candidato elegido por la BBWAA desde Ralph Kiner (también exaltado en su 13er año) en 1975.

    4. Don Drysdale

    Porcentaje de votos recibidos en su primera oportunidad: 21.0 en 1975

    Años en la boleta antes de ser elegido por la BBWAA: 10

    Drysdale fue compañero de equipo de Sandy Koufax en los equipos de los Dodgers que se coronaron en los años 60, ganó un Premio Cy Young, estableció un nuevo récord de innings en blanco consecutivos y se convirtió en narrador de béisbol a nivel nacional en los Estados Unidos al poco tiempo de retirarse como lanzador de Grandes Ligas. En diestro recibió un poco más del 50% de los votos para el Salón por siete años consecutivos antes de ser elegido en 1984.

    3. Bert Blyleven

    Porcentaje de votos recibidos en su primera oportunidad: 17.5 en 1998

    Años en la boleta antes de ser elegido por la BBWAA: 14

    Blyleven ocupaba el tercer lugar en la lista de ponches de todos los tiempos cuando se retiró como lanzador de Grandes Ligas en el 2002, pero sus 287 victorias de por vida - 13 triunfos corto del total "mágico" de 300 - lo mantuvieron fuera de Cooperstown por más de una década. Blyleven se quedó cinco votos corto de ser elegido en el 2010 antes de finalmente recibir la llamada el siguiente invierno, su penúltimo año de elegibilidad.

    2. Duke Snider

    Porcentaje de votos recibidos en su primera oportunidad: 17.0 en 1970

    Años en la boleta antes de ser elegido por la BBWAA: 11

    Es difícil concebir ahora que Snider - junto con Mickey Mantle y Willie Mays, uno de tres jardineros centrales famosos que jugaron en Nueva York en los años 50 - recibió apenas 51 votos para terminar en el 20mo lugar en la papeleta en 1970. Snider no recibió más del 50% de los votos hasta 1977 y posteriormente tuvo que esperar tres años más para ser elegido.

    1. Bob Lemon

    Porcentaje de votos recibidos en su primera oportunidad: 11.9 en 1964

    Años en la boleta antes de ser elegido por la BBWAA: 12

    Solamente 24 votantes consideraron a Lemon digno del Salón de la Fama cuando su nombre apareció en la boleta por primera vez en 1964. Lemon era un candidato poco convencional, ya que comenzó su carrera como ligamayorista como jardinero y no se estableció como lanzador abridor de tiempo completo hasta su tercera temporada en Grandes Ligas. Pero terminó encabezando la Liga Americana en juegos completos cinco veces, en innings lanzados cuatro veces, en victorias tres veces y en ponches en una ocasión.

    De hecho, el porcentaje de votos de Lemon cayó al siete por ciento en su segundo año en la papeleta y no fue hasta su 10ma año de elegibilidad que recibió apoyo de la mitad de los votantes.

    Más »
  • Llegó el día para saber los elegidos al Salón de la Fama para el 2017

    NUEVA YORK - El miércoles es el gran día. El Salón de la Fama anunciará quiénes ingresarán en el 2017, tras la votación realizada durante el mes pasado por los miembros de la Asociación de Cronistas del Béisbol de Norteamérica.

    Al menos cinco candidatos, y quizás seis, podrían ser elegidos si nos guiamos por las papeletas que se han hecho públicas. Tim Raines y Jeff Bagwell parecen tener un puesto casi asegurado, mientras que el puertorriqueño Iván Rodríguez, el dominicano Vladimir Guerrero y Trevor Hoffman están revoloteando alrededor del 75% exigido para ingresar. Incluso, el también boricua Edgar Martínez ha recuperado mucho terreno comparado con el año pasado y aún mantiene posibilidades.

    Los resultados de la 73ra votación del Salón de la Fama se darán a conocer a partir de las 6 p.m., Hora del Este de los Estados Unidos.

    Los elegidos en el 2017, junto al comisionado emérito Bud Selig y el vicepresidente de los Bravos, John Schuerholz, serán exaltados durante una ceremonia que se realizará el 30 de julio en el Clark Sports Center de Cooperstown, Nueva York. Ambos ejecutivos fueron elegidos el mes pasado por el Comité de la Era de Hoy (Today's Era).v "Supongo que estoy ansioso", dijo Bagwell, otrora primera base de los Astros, quien está por séptimo año en la papeleta. "Sólo quiero terminar con esto. Este es el primer año en el que he estado siguiendo las noticias, mirando. Estoy emocionado".

    En esta época, el Salón llama a los nuevos elegidos lo más cerca posible del anuncio público, para evitar que se filtre la noticia antes de que su presidente Jeff Idelson abra el sobre blanco frente a las cámaras. Los votos se contarán el miércoles y un solo contador, un representante del Salón y Jack O'Connell-- secretario y tesorero de la BBWAA--estarán presentes. O'Connell hace las llamadas, lo que considera un gran honor.

    Este año, Ryan Thibodaux -quien ha ganado protagonismo por llevar una cuenta de las papeletas que se hacen públicas- ha recogido más de 200 de ellas, casi el 50% de las 435-440 boletas que se cree fueron enviadas antes de la fecha límite del 31 de diciembre. El año pasado, cuando se eligió a Ken Griffey Jr. y Mike Piazza, se contaron 440. Bagwell quedó 15 por debajo de los 330 que se necesitaban para conseguir el 75%. A Raines le faltaron 21 y a Hoffman 34.

    Las 200 boletas que ya se han contabilizado este año no se pueden considerar una muestra pequeña. Raines y Bagwell, que tienen alrededor del 90%, tienen que sentirse optimistas. Rodríguez, Guerrero y Hoffman se mantienen cercanos al 75% entre las votaciones conocidas y parecen destinados a entrar pronto, si es que no lo logran este año.

    Martínez, el notable bateador designado de los Marineros, aparece por detrás de ellos. Barry Bonds y Roger Clemens, ambos manchados por la sombra de las sustancias para mejorar el rendimiento, han recibido alrededor del 60% de apoyo, casi 30% de más de lo logrado por ambos hace apenas dos años.

    En años recientes, los porcentajes de los jugadores de posición han bajado y los de los cerradores han subido hasta casi un 5% cuando se contabilizan todas las papeletas. Eso es buena noticia para Hoffman, el líder de salvados de todos los tiempos de la Liga Nacional con 601 y quien está en su segundo año de elegibilidad. El próximo año todas las boletas de los electores de la BBWAA se harán públicas una semana después de la elección.

    "Vi una columna en la que tenía alrededor del 60% de los votos entre los periodistas jóvenes", dijo Hoffman. "No era un gran respaldo de su parte. Entonces, espero que (la tendencia reciente de votación) se mantenga igual".

    Para Raines, las noticias son muy prometedoras. El jardinero izquierdo, uno de los mejores robadores de bases y primeros bates en la historia del béisbol, está en su 10mo y último año en la boleta de los periodistas.

    Guerrero y Rodríguez, éste último uno de los mejores receptores en la historia, están haciendo su debut en las elecciones. Guerrero, un destacado jardinero derecho y cañonero, sería el primer bateador dominicano en ser elegido. Los lanzadores Juan Marichal y Pedro Martínez son los únicos dominicanos con una placa en el museo de ladrillos rojos ubicado en la Main Street de Cooperstown.

    Tanto Raines como Guerrero comenzaron sus carreras con los Expos de Montreal, el equipo con el que más se les recuerda. El fallecido Gary Carter y Andre Dawson aparecen con la gorra de los Expos en sus respectivas placas. Guerrero también jugó seis temporadas con los Angelinos, uno de los cinco equipos que siguen sin ser representados por jugador alguno en Cooperstown.

    Raines, quien jugó para seis novenas--incluidos los Yankees que ganaron la Serie Mundial en 1996 y 1998--ha dicho que su corazón pertenece a los Expos, equipo con el que jugó sus primeras 13 temporadas. Si es elegido, entrará vistiendo esa gorra.

    "Montreal significa todo para mí", dijo Raines. "Los fanáticos me recibieron como a un hijo. Amo a Montreal. Valoraban mi forma de jugar y me lo hacían saber. Siento que eso me ayudó mucho siendo un joven. Significó mucho contar con el apoyo de la gente desde el primer día. Eso vale mucho para un pelotero. Como jugador, uno quiere sentirse bienvenido, quieres que la gente vaya a verte. Como jugador, quieres escuchar lo que dice el público de ti".

    Hoffman, quien logró 552 de sus salvados en 16 años con los Padres, sería el tercer jugador de San Diego en el Salón, siguiendo los pasos de Dave Winfield y el ocho veces campeón bate de la Liga Nacional, Tony Gwynn.

    Bagwell, quien pasó toda su carrera de 15 años en Houston, sería el segundo pelotero de los Astros en Cooperstown. Su compañero de equipo, Craig Biggio, fue exaltado en el 2015.

    Biggio dijo que seguirá la elección por televisión la tarde del miércoles.

    "Cuando estás así de cerca, tocando la puerta, lo que pasa es que la ansiedad y la emoción suben a un nivel distinto", dijo Biggio, quien no fue electo por dos votos en el 2014, un año antes de su eventual exaltación.

    "Es la cosa más loca del mundo. No tienes control sobre ello. Uno presenta su currículum y después sólo toca esperar que a la gente le guste. Es como decir, 'Aquí está lo que hice, aquí están los sitios donde jugué'. Por eso es que es tan difícil, porque si te pones a pensar, 75% es un número bien grande".

    Más »
  • Nombres sonoros en peligro de salir de la boleta del Salón de la Fama

    Mientras muchos están esperando para ver si se empatará el récord de cinco elegidos por la Asociación de Cronistas del Béisbol de Norteamérica en un mismo año en esta elección del Salón de la Fama, el número cinco significa algo completamente distinto para otros candidatos. Es el porcentaje de la votación que se quiere para permanecer en la papeleta al menos un año más. El puertorriqueño y leyenda de los Yankees, Jorge Posada, es parte del puñado de jugadores que están en ese limbo.

    Los resultados de la 73ra elección de la BBWAA para el Salón de Fama se conocerán este miércoles a partir de las 6 p.m. ET. Un jugador puede permanecer hasta un máximo de 10 años en la boleta siempre y cuando supera ese 5%. Aquí les echamos un vistazo a algunos de esos jugadores que no esperan entrar este año, sino simplemente seguir en carrera.

    Jorge Posada
    Los únicos receptores que tuvieron un OPS+ mejor que el 121 del puertorriqueño son todos miembros del Salón de la Fama: Mike Piazza, Mickey Cochrane, Bill Dickey, Johnny Bench, Ernie Lombardi, Gabby Hartnett y Yogi Berra. Eso parecía importar mucho hace cinco años, cuando Peter Gammons escribió lo siguiente en MLB.com:

    "Dentro de varios años, dependiendo de los caprichos de los votantes cada diciembre, Posada entrará al Salón de la Fama en ese uniforme, como Berra y como Bill Dickey. Los votantes quedarán maravillados con esos cinco anillos y siete campeonatos de la Liga Americana, y pensarán en todos esos grandiosos pitchers a los cuales les recibió".

    Ahora no está ni claro si Posada seguirá en la boleta. El receptor, quien pasó sus 17 temporadas con los Yankees y fue pieza fundamental en cuatro de esas Series Mundiales-además de ser 10mo en WAR entre los receptores del último medio siglo--está batallando para seguir en carrera en su primer año de elegibilidad. Posada tenía el 4.4% de apoyo según las boletas recopilados por Ryan Thibodaux. Sólo 10 periodistas habían votado por él.

    Si estimamos que se entregarán unas 435 boletas, eso significa que Posada necesitará otros 12 votos para lograr el 5%, así que prepárense para algo de drama. Thibodaux dijo que "muchísimos votos del área de Nueva York aún no se han contado" y apuntó que en el 2015 Nomar Garciaparra tenía ocho votos públicos (2.4%) y terminó con 30 (5.5%) para mantenerse en la boleta.

    Sammy Sosa
    El toletero dominicano promedió 58.4 jonrones por año durante un lapso de cinco temporadas entre 1998 y 2002, convirtiéndose en el único jugador de la historia en batear 60 jonrones tres veces y retirándose con 609 bambinazos. Pero dados los rumores sobre su uso de sustancias para mejorar el rendimiento, parece que nada de lo que hizo les importa a los electores de la BBWAA y Sosa siempre termina rodeado por el suspenso. ¿Alcanzará el 5% este año?

    Sosa debutó apoyado por el 12.5% de los votantes en el 2013, cuando apareció entre los elegibles por primera vez junto a Barry Bonds, Roger Clemens y Piazza. Desde entonces, sus porcentajes son 7.2, 6.6 y 7.0. Hasta el martes, su apoyo estaba en 9.2% y el quisqueyano necesitaba otro voto para garantizar el ansiado 5%, basados en un estimado de 435 participantes en la elección.

    Billy Wagner
    Cuando debutó en la papeleta el año pasado, Wagner dijo que debería ser "seriamente considerado" y citó varios números "importantes" que en su opinión eran más valiosos que los salvados. Por ejemplo, la efectividad: la suya fue de 2.31 en 903 innings, la segunda mejor (Mariano Rivera) en la era modera para los lanzadores con al menos 903 entradas lanzadas. También, los ponches: 1,196, más un promedio de 11.92 ponches por cada nueve innings, el mejor entre todos aquellos pitchers con al menos 900 episodios desde 1900. Además, el WHIP (1.00) y el promedio al bate de sus oponentes (.187).

    Wagner sentía que ésas son el tipo de cosas que un pitcher puede controlar y que son más relevantes que los salvados, que tienen mucho que ver con las oportunidades de rescate que pueda darle su equipo a un determinado lanzador. De hecho, eso cuadra perfectamente con lo devaluado que está el salvamento como estadística ahora mismo. De cualquier forma, Wagner salvó 422 encuentros, quinto de todos tiempos y segundo detrás de John Franco entre los lanzadores zurdos.

    Con Lee Smith camino a salir de la boleta y Trevor Hoffman rumbo al Salón de la Fama, Wagner podría ser el mejor cerrador en la boleta el próximo año. Incluso, hay quienes piensan que es el mejor taponero de esta boleta, mejor que Hoffman una vez que se analizan las estadísticas modernas. Sin embargo, por ahora su realidad es la batalla por el 5%.

    Jeff Kent
    Ningún segunda base ha dado más jonrones (351), ha empujado más carreras (1,389), ha bateado más dobles (508) ni ha conseguido un slugging (.509) más elevado, y eso que esas estadísticas son sólo tomando en cuenta los juegos que disputó Kent en la intermedia.

    Sin embargo, la defensa de Kent (-0.6 dWAR) no se compara bien con el 12.8 de Ryne Sandberg o el 3.3 de Joe Morgan, otros camareros que también tenían poder al bate. Quizás por esa percepción de que era un defensor mediocre, quizás debido a su mala relación con la prensa, o por sus juntas con Bonds, pero lo cierto es que sea cuál sea la razón, ésta es la cuarta elección en la que participa Kent y sus porcentajes han sido de 15.2 en el 2014, 14.0 en el 2015, 16.6 en el 2016 y 15.4 este año hasta el martes.

    "He tratado de eliminar buena parte del drama de mi vida", dijo Kent. "No sé por qué (sus votos no son más). No entiendo. Ahora salieron con estos números, el WAR, que no entiendo cómo funciona y no existía antes. Me deja rascándome la cabeza. No lo sé. Yo me estoy divirtiendo, entrenando a mis hijos. Estoy construyendo una academia para niños aquí en Texas".

    Fred McGriff
    En 1995, McGriff era el primera base de los Bravos y fue pieza clave en la única Serie Mundial que han ganado en Atlanta. Pase lo que pase, McGriff siempre tendrá eso. ¿Pero recibirá suficiente apoyo en la votación del Salón?

    Entre los defensores de la primera base, el cubano y miembro del Salón de la Fama Tany Pérez se ubica 27mo con un WAR de 53.9, y McGriff aparece por detrás con 52.4. El cinco veces convocado al Juego de Estrellas dio al menos 30 jonrones en 10 temporadas distintas y se retiró con 493 cuadrangulares en una época en la que ser miembro del club de los 500 jonrones empezó a ser cosa común. Pero a diferencia de varios de sus contemporáneos, sobre McGriff nunca ha habido dudas ni suspicacias de que su poder no era natural.

    Sin embargo, la aguja no se ha movido. McGriff debutó con un 21.5% en el 2010 y alcanzó un tope personal de apoyo con 23.9% en el 2012. El año pasado superó el 20% por primera vez, pero hasta el martes había recibido un 17.1%.

    Más »
  • Estigma de los esteroides acucia voto al Salón de la Fama

    NUEVA YORK -- El estigma de los esteroides acucia la votación del Salón de la Fama, de la misma forma como atormentó al béisbol de Grandes Ligas en los 90 y al inicio de la década posterior.

    Tim Raines, en su décimo y último año de elegibilidad, se perfila con buenas opciones para conseguir los votos suficientes, junto a Jeff Bagwell, cuando la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica, anuncie sus resultados la noche del miércoles.

    Iván Rodríguez, en la lista de candidatos por primera vez, y Trevor Hoffman también podrían ser electos.

    Pero además de enfocarse en los elegidos, mucha gente analizará los votos que recibirán Barry Bonds y Roger Clemens, cuyas aureolas quedaron mancilladas.

    Bonds, el siete veces ganador del premio al Jugador Más Valioso que ostenta los récords de más jonrones en una temporada y de por vida, recibió 36.2% en su primer año en 2013, y 44.3 el año pasado. Clemens, siete veces laureado con el premio Cy Young, subió del 37.6% en 2013 a 45.2% el año pasado.

    Este año, Bonds ha conseguido el 62.8% en 219 papeletas recopiladas por Ryan Thibodaux y que publicó en un registro diario. Clemens cuenta con un 61.9%. Se calcula que esa es la mitad de votos correspondientes a este año, así que los dos podrían quedarse del 75% necesario.

    Pero están ganando terreno.

    Peter Gammons, el comentarista de MLB Network que ha sido miembro de BBWAA desde 1972, votó por Bonds y Clemens por primera ocasión. Su criterio es diferenciar entre los jugadores bajo sospecha de esteroides previo al inicio de los controles con sanciones en 2004 y los que fueron suspendidos por infracciones por consumo de sustancias para mejorar el rendimiento.

    "Juzgo a los jugadores en base a la era que les tocó y sus contemporáneos", dijo Gammons el miércoles. "Clemens y Bonds, ellos fueron el mejor lanzador y el mejor pelotero de sus eras. Y si bien fue algo arduo, llegue a la conclusión de no podía saber quién lo hizo y quién no... Al final decidí, sabes qué, ellos fueron extraordinarios y deben estar en el Salón de la Fama porque ese es un museo de la historia del béisbol".

    La elección del ex comisionado Bud Selig por un comité de veteranos en noviembre, influyó en las decisiones de varios debido a que le tocó gobernar las Grandes Ligas durante la era.

    Bruce Miles, del periódico Daily Herald de los suburbios de Chicago, también votó por ellos por primera vez.

    "Confiaba en que, sobre Bonds y Clemens, quizás íbamos a tener una mayor discusión, hablar sobre lo que hicieron, porqué lo hicieron, sus consideraciones sobre la probidad del deporte, lo que opinan del Salón de la Fama", dijo Miles el martes. "Con el comité de veteranos eligiendo a Bud Selig al Salón de la Fama, me parece que llegó la hora que los rostros principales de la llama Era de los Esteroides le acompañen en el estrado este julio".

    Bonds fue acusado de mentir a un jurado investigador en 2003 al negarle que uso sustancias dopantes, pero un jurado no pudo alcanzar un veredictos en tres cargos de que hizo declaraciones falas y lo declaró culpable por un cargo de obstrucción de la justicia al determinar que dio una respuesta evasiva. Ese fallo fue revertido tras una apelación en 2015.

    Clemens fue declarado inocente el año pasado por un cargo de obstrucción ante el Congreso, de tres por dar declaraciones falsas al Congreso y dos casos de perjurio, todos por negar haber consumido drogas para mejorar el rendimiento.

    John Smoltz, un pitcher exaltado al Salón de la Fama, piensa que el paso del tiempo y cambios en la masa de votantes ha propiciado una perspectiva distinta.

    "Los periodistas van y vienen. Nuevos periodistas reciben la oportunidad de votar y pudieron no haber cubierto algo que pasó hace 20 años", señaló Smoltz. "Cuando se trata de puras circunstancias y de evidencia que no tienes a la mano, entonces te estás dejando llevar por rumores, y ahí pones al periodista en una situación muy difícil, que sea el juez y el jurado".

    Manny Ramírez, sin embargo, es visto con otra lupa. El dominicano fue suspendido dos veces por infracciones de dopaje tras el inicio de los controles con sanciones en 2004, y recibía un 23.5% de apoyo en su primer año en la papeleta. El dominicano Sammy Sosa, otro señalado por supuesto uso de sustancias dopantes, sumaba un 9.3%.

    Raines, quinto en la tabla histórica de bases robadas, recibió el 24.3% en su primer año de elegibilidad en 2008. Saltó del 55% en 2015 a 69.8% el año pasado, y ahora mismo registraba 89.8% en los votos de este año. Pinta bien para unirse a Andre Dawson y Gary Carter como los únicos miembros del Salón de la Fama en representación de Montreal. Trece de sus 23 campañas en las mayores fueron con los Expos, que se fueron de Canadá para convertirse en los Nacionales de Washington a partir de la temporada de 2005.

    "Si me eligen, ese es el equipo con el que merezco entrar, sin importar que (la ciudad) se quedó sin equipo", dijo Raines la semana pasada. "Ese fue el equipo con el que me tocó jugar y estoy muy a gusto con ello".

    Más »
  • Salón de la Fama: Cómo votaron los de MLB.com en esta oportunidad

    Catorce reporteros de MLB.com tienen derecho al voto para el Salón de la Fama 2017, como parte de las elecciones de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica.

    Los resultados de las votaciones se anunciarán el miércoles a las 6 p.m. ET por MLB Network, con la programación disponible por MLB.com desde las 5 p.m. ET.

    Entre cinco y seis candidatos podrían ser elegidos este año, según algunos avances de las boletas públicas.

    A continuación, cómo votaron los reporteros de MLB.com:

    Michael Bauman, columnista
    Jeff Bagwell, Vladimir Guerrero, Trevor Hoffman, Iván Rodríguez, Lee Smith

    "No creo que exista ningún argumento contundente en contra de estos candidatos. La candidatura de Bagwell pudo haber sido entorpecido por algunos rumores sin pruebas, pero éste debe ser el año para él en Cooperstown. Rodríguez debe ser elegido en su primera oportunidad, ya que el puertorriqueño ganó 13 Guantes de Oro y siete Bates de Plata como receptor".

    Barry Bloom, reportero nacional
    Bagwell, Barry Bonds, Roger Clemens, Guerrero, Hoffman, Mike Mussina, Jorge Posada, Tim Raines, Rodríguez, Smith.

    "Este año, por primera vez, pedí sugerencias de parte de los lectores para el último puesto. Ya me inclinaba por Smith, a quien elegí en el último año de su elegibilidad en la boleta. Smith salvó 478 juegos, un récord superado por Hoffman y el panameño Mariano Rivera. Nunca entendí por qué él no recibió tanto apoyo de parte de los votantes cuando fueron elegidos Rich "El Ganso" Gossage y Bruce Sutter. El boricua Edgar Martínez y Larry Walker fueron muy buenos candidatos también. Si pudiera votar por 12 candidatos, hubiera votado por ellos también".

    Hal Bodley, corresponsal
    Bagwell, Hoffman, Martínez, Fred McGriff, Raines, Rodríguez, Curt Schilling

    "A Bagwell le faltaron apenas 15 votos el año pasado y ahora debe de ser elegido fácilmente. Es digno del Salón por sus 449 jonrones y promedio de por vida de .297. Hoffman cuenta con mi voto porque sus 601 salvamentos son la segunda mayor cantidad en la historia, detrás de los 652 de Rivera. Rodríguez fue el mejor receptor de su era, y por mucho. Schilling fue un pitcher dominante, sobre todo en juegos importantes. Martínez definió el rol de bateador designado, a la vez que llevo años pensando que McGriff debe ser elegido".

    Richard Justice, columnista
    Bagwell, Bonds, Clemens, Hoffman, Martínez, Mussina, Raines, Rodríguez, Schilling, Billy Wagner

    "Catorce jugadores con argumentos para el Salón estuvieron en la boleta este año, así que el reto fue decidir los mejores 10. Es una ciencia imperfecta. Bagwell, Bonds, Clemens, Mussina, Schilling, Rodríguez y Raines son fáciles de elegir. Los cerradores (Hoffman y Wagner) y designados (Martínez) son relativamente nuevos elementos del juego y esto debe reflejarse en las votaciones. Para mí fue difícil no votar por Guerrero, pero el dominicano será elegido sin duda en algún momento".

    Jeffrey Flanagan, reportero de los Reales
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, Martínez, Raines, Manny Ramírez, Rodríguez, Smith

    "Fue difícil no votar por Mussina, pero hey, sólo tengo 10 votos. Pensé mucho en Walker, pero me preocupa cómo el ambiente de Colorado pudo haber inflado sus números. Su producción en la ruta no estuvo cerca de la que tuvo en el Coors Field. El próximo año volverá a analizar su candidatura, al igual que la de Mussina".

    Paul Hagen, reportero nacional
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, McGriff, Raines, Rodríguez, Smith, Wagner

    "La filosofía aquí ha sido consistente durante años. Los votos para el Salón de la Fama son demasiado importantes como para adivinar quién consumió sustancias para aumentar el rendimiento y quién no. Los votantes deben votar por los mejores jugadores o no votar por nadie. También debo decir que tengo escepticismo con los designados, pero creo que los cerradores no han recibido el apoyo que merecen".

    Chris Haft, reportero de los Gigantes
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, Jeff Kent, Raines, Ramírez, Rodríguez, Smith

    "Por primera vez, voté por Bonds y Clemens. Vacilé con Rodríguez y Ramírez antes de decidir que merecían mi voto por su pura calidad-Manny en la caja de bateo y Pudge detrás del plato. Guerrero merece ser elegido en su primera oportunidad; ningún lanzador quería enfrentarlo. He apoyado a Bagwell, Hoffman, Kent y Smith todo el tiempo".

    Jon Paul Morosi, reportero nacional
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, Martínez, Mussina, Raines, Rodríguez, Schilling

    "Raines es el único jugador en la historia de Grandes Ligas con más de 800 bases robadas, más de 1,300 bases por bolas y más de 100 triples. Pertenece al Salón de la Fama, tal como otros dos candidatos merecedores-Martínez y Hoffman-por quienes premios de la actualidad han sido nombrados. Walker es digno de Cooperstown también, pero fue el nombre más difícil que omití".

    Carrie Muskat, reportera de los Cachorros
    Bagwell, Bonds, Clemens, Raines, Rodríguez

    "Agregué a Bagwell este año luego de más conversaciones y análisis sobre su carrera. Rodríguez fue impresionante tanto a la defensa (13 Guantes de Oro) como al bate. Bonds, Raines y Clemens son candidatos que apoyo desde el año pasado".

    Terence Moore, columnista
    Bagwell, Guerrero, Hoffman, McGriff, Raines, Rodríguez, Gary Sheffield, Smith

    "Si McGriff debe ser elegido al Salón, lo mismo se puede decir sobre Bagwell. Tienen números similares al bate. En muchos casos, terminaron con mejores números como inicialistas como el cubano Tany Pérez. Sí, ese mismo Tany Pérez que está en Cooperstown".

    Mark Newman, editor
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, Martínez, Mussina, Raines, Rodríguez, Schilling

    "Dependiendo más de números avanzados y estando consciente de una generación de fanáticos no representados suficientemente. Por primera vez, voté por 10 candidatos, incluyendo cinco nombres nuevos para mí: Bagwell, Martínez, Mussina, Raines y Schilling. Guerrero merece ser el primer jugador de posición dominicano en ser elegido, lo cual abre una puerta importante. Agregaría a Walker y Wagner si se permitiera más votos".

    Tracy Ringolsby, columnista
    Bagwell, Bonds, Clemens, Hoffman, McGriff, Mussina, Raines, Rodríguez, Smith, Walker

    "Walker tiene que representar la mayor injusticia entre los votantes. Ellos se fijan en el Coors Field, pero si ves las estadísticas avanzadas de sus partidos en la ruta, encontrarán que en ese sentido se encuentra entre el primer tercio de los jugadores ya pertenecientes al Salón".

    Phil Rogers, columnista
    Bagwell, Mussina, Raines, Rodríguez, Schilling, Walker

    "Me encantaría ver a Rodríguez elegido en su primera oportunidad. Es el mejor receptor que he visto y por mucho. Me gustaría que más votantes analizaran más a Walker. Fue un jugador completo. El jugar en el Coors Field le ayudó en los números, pero su juego se trataba más que su promedio de bateo".

    T.R. Sullivan, reportero de los Rangers
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, McGriff, Mussina, Raines, Ramírez, Rodríguez

    "Rodríguez debe ser elegido en su primera oportunidad. Es uno de los cinco mejores receptores en la historia del béisbol, junto a Johnny Bench, Roy Campanella, Yogi Berra y Josh Gibson. Mussina ha sido subestimado y ya debería estar en Cooperstown".

    Totales de los 14 votantes de MLB.com
    Los candidatos necesitan el 75% de los votos para ser elegidos. Basándonos en los votos de los de MLB.com, Bagwell, Rodríguez, Raines y Hoffman serían los señalados en esta oportunidad. Estarían cerca Bonds, Clemens y Guerrero.

    1E. Bagwell -- 14 votos
    1E. Rodríguez -- 14 votos
    3. Raines -- 13 votos
    4. Hoffman -- 12 votos
    5E. Bonds -- 10 votos
    5E. Clemens -- 10 votos
    7. Guerrero -- 9 votos
    8E. Mussina -- 7 votos
    8E. Smith -- 7 votos
    10E. Martinez -- 5 votos
    10E. McGriff -- 5 votos
    10E. Schilling -- 5 votos
    13. Ramírez -- 3 votos
    14E. Wagner -- 2 votos
    14E. Walker -- 2 votos
    16E. Kent -- 1 voto
    16E. Posada -- 1 voto
    16E. Sheffield -- 1 voto

    Más »
  • Vladimir Guerrero e Iván Rodríguez en expectativa para el Salón de la Fama

    NUEVA YORK -- Hay dos jugadas singulares que marcan las carreras de Iván Rodríguez y Vladimir Guerrero, los dos nombres nuevos en la lista de candidatos al Salón de la Fama del béisbol con mejores posibilidades y credenciales para ser exaltados en una primera votación.

    En el caso del puertorriqueño Rodríguez, la acción fue defendiendo detrás del plato. En cuanto al dominicano Guerrero, se trató de batear un lanzamiento imposible.

    Lo que hizo Rodríguez fue retener la pelota para asegurar el último out y que los Marlins de Florida vencieran a los Gigantes de San Francisco en la serie de división de la Liga Nacional de 2003. J.T. Snow, de los Gigantes, le embistió con ferocidad, pero el receptor no dejó caer la pelota. Los Marlins se encaminaron a la conquista de su segundo campeonato de Serie Mundial, el único en la trayectoria de 21 campañas del boricua en las mayores.

    Rodríguez también ganó un premio al Jugador Más Valioso (1999), fue seleccionado 14 veces al Juego de Estrellas y fijó un récord con sus 13 Guantes de Oro. Jugó con siete equipos, pero su principal vínculo se asocia con los Rangers de Texas, el conjunto en el que militó en sus primeras 12 campañas.

    "El Mudo". Guerrero recibió ese apodo por su timidez, acentuada porque no hablaba inglés.

    Pero habló muy fuerte con el bate a lo largo de una carrera de 16 años, principalmente con los Expos de Montreal y los Angelinos de Los Ángeles. El jardinero le bateaba a todo y con una fuerza colosal.

    Tanto así que en un juego ante los Orioles de Baltimore en 2009 consiguió un sencillo al extender el bate para conectarle a un lanzamiento que ya había rebotado en el suelo frente al plato, un swing más propio de un jugador de cricket.

    Ambos sabrán el miércoles son exaltados en su primer intento en la elección de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica. Ese es el día en que se anunciarán los resultados.

    Este es el tercer año que, como periodista de The Associated Press, participo en la votación, y es el tercero en el que llené el máximo de 10 nombres que se pueden someter en la papeleta que incluye a 34 jugadores.

    Jeff Bagwell, Barry Bonds, Roger Clemens, Edgar Martínez, Mike Mussina, Tim Raines y Curt Schilling repiten de la lista del año pasado. Guerrero y Rodríguez entran dentro del grupo de aspirantes en su primer año. Y Larry Walker es la novedad.

    El año pasado, cuando Ken Griffey Jr. y Mike Piazza fueron elegidos, se contaron 440 votos.

    ¿Quiénes alcanzarán el mínimo del 75% del respaldo necesario para ingresar a Cooperstown?

    De acuerdo con los votos que han trascendido hasta ahora, existe una buena posibilidad que hasta cinco nombres puedan ingresar este año. Esos votos se pueden consultar gracias a la iniciativa de Ryan Thibodaux, un fanático del b??isbol en Oakland, al consignarlos en una base de datos: http://bit.ly/tracker17.

    Al amanecer del domingo, había logrado compilar más un poco de 200, muy cerca de la mitad del estimado previsto este año. Bagwell --en su séptimo intento-- y Raines --en su décimo y último-- parecen bien encaminados al situarse por encima del 90%.

    Rodríguez (80.1), Guerrero (74.1) y Trevor Hoffman (73.1) merodean el porcentaje mágico.

    Hay un patrón establecido, pero no se puede determinar cuánto podrán cambiar los números con los votos que no se han dado a conocer.

    Pero en el caso particular de Guerrero y Rodríguez, en caso que no consigan la adhesión suficiente en esta ocasión, quedarán bien perfilados para intentos posteriores.

    Rodríguez debería ser un fijo, pero el mínimo rumor que implique a un jugador con el consumo de sustancias dopantes acaba costándole votos. Rodríguez nunca dio positivo y su nombre no aparece en el Informe Mitchell, pero José Canseco --su ex colega con los Rangers-- aseveró en su libro que publicó en 2005 que le inyectó esteroides. Sería el cuarto puertorriqueño en ser elevado tras los pasos de Roberto Clemente, Orlando Cepeda y Roberto Alomar.

    Quizás con Guerrero se percibe una falta de una impronta que fácilmente le señale como "Salón de la Fama", un jugador medio condenado al anonimato al jugar sus primeras ocho temporadas en Montreal y que no fue hasta los 35 años --con Texas-- cuando alcanzó su única Serie Mundial. Pero acabó con un promedio al bate de .318 y 449 jonrones de por vida, algo que solo otros cinco han logrado en la historia y todos ellos están en Cooperstown: Babe Ruth, Ted Williams, Stan Musial, Lou Gehrig y Jimmie Foxx. Sería el primer jugador dominicano de posición en ser elevado, después de los pitchers Juan Marichal y Pedro Martínez.

    Los resultados parciales también dan para destacar otros puntos:

    BONDS Y CLEMENS: Este es el quinto año en la votación para los dos jugadores más identificados con la Era de los Esteroides y que parecían que estaban en un purgatorio, al no poder pasar sobre el 50%. Pero cuando un comité de veteranos eligió a Bud Selig para ingresar este año al Salón de la Fama se azuzó un debate sobre si era correcto homenajear al directivo que estuvo al frente del deporte en la peor etapa de los escándalos, mientras que se deja fuera a los jugadores. El efecto podría ser un incremento de los votos para el mejor bateador (Bonds) y el mejor lanzador (Clemens) de su generación. Ambos superan el 60% en lo que se ha revelado. Tienen cinco años más para llegar al 75% y la percepción que los futuros nuevos votantes son más adeptos a apoyarles.

    MARTÍNEZ, EL DESIGNADO: ¿Será que el impacto de David Ortiz en el ocaso de su carrera sirva para romper el estigma para los bateadores designado? El boricua Martínez podría beneficiarse en su octavo intento. Apenas sumó 25% hace dos años y ahora mismo anda en 67.2%. Tendrá dos años más para llegar a la meta.

    RELEVISTAS: Otro estigma. ¿Cuál es la verdadera valía de la estadística de salvamento? Abridores como Mussina y Schilling lanzaron más innings que relevistas como Hoffman, Lee Smith y Billy Wagner. Hoffman tiene 601 salvados, la segunda cantidad en la historia. Pero afronta resistencia, algo que no le pasará a Mariano Rivera cuando se elegible para 2019 debido su legado de postemporada. Mientras el WAR de Hoffman es de 28.4, el de Rivera es de 57.1

    MANNY RAMÍREZ: ¿Cómo descartar a alguien con 555 jonrones, 1.831 impulsadas? Un Salón de la Fama sin duda, pero fue suspendido por dopaje tanto en 2009 como en 2011. Para entonces, las reglas eran meridianamente claras y sabía a lo que se exponía. Su respaldo parcial oscila en el 25%, más que suficiente para sobrevivir el primer año.

    Más »
  • Último año de Tim Raines en la boleta del Salón: ¿Tendrá suficiente?

    A medida que los periodistas han ido haciendo públicas las boletas con sus respectivas selecciones para el Salón de la Fama, las cosas se ven mejores para Tim Raines, quien está en su 10mo y último año de elegibilidad.

    Raines ha visto cómo su apoyo ha subido de forma constante a lo largo del tiempo. El año pasado su nombre apareció en el 69,8% de las papeletas de la Asociación de Cronistas el Béisbol de Norteamérica (BBWAA), un salto importante tras haber obtenido 55% el año anterior.

    Pero muchas cosas pueden cambiar antes de que se anuncien los resultados finales el 18 de enero, lo que podría convertir esta semana en un manojo de nervios para Raines y sus simpatizantes.

    De esta manera, y como anticipo al anuncio de aquellos que integrarán el grupo de los elegidos al Salón de la Fama en el 2017, en MLB.com le damos un vistazo a los argumentos de Raines y otros jugadores que se mantienen con posibilidades auténticas de ser elegidos.

    Tim Raines, LF, 1979-2002
    Estadísticas de por vida: .294/.385/.425, 2,605 H, 170 HR, 980 CI, 1,571 C, 808 BR, 123 OPS+, 69.1 WAR

    Argumentos con estadísticas tradicionales:
    • Raines fue uno de los mejores y más eficientes ladrones de bases de todos los tiempos. Sus 808 bases robadas lo colocan en el quinto puesto en la historia de las Grandes Ligas, sólo por detrás de Rickey Henderson, Lou Brock, Billy Hamilton y Ty Cobb, todos miembros del Salón de la Fama. Pero el 84,7% de éxitos robando de Raines no sólo es el mejor de dicho grupo, sino el mejor de todos los tiempos entre los jugadores con al menos 400 intentos. Y él tuvo 954.

    • El porcentaje de embarsarse de Raines (.385) lo colocaría en el puesto 56 entre los miembros del Salón de la Fama, por delante de Willie Mays y por encima del promedio de los integrantes de Cooperstown (.376) y de otros patrulleros como Duke Snider, Carl Yastrzemski, Hank Aaron, Ken Griffey Jr. y el puertorriqueño Roberto Clemente. Raines se embasó 3,977 veces en su carrera, más que su contemporáneo Tony Gwynn, quien entró directo al Salón de la Fama con el 97,6% de apoyo en su primer intento.

    • Los 2,605 hits de Raines lo igualarían en el escaño 58 entre los integrantes del Salón: son más que el promedio de hits de los miembros de Cooperstown (2,402) y también están por encima de jugadores como Ozzie Smith, Barry Larkin, Willie Stargell y Willie McCovey. Sus 1,330 boletos lo ubicarían en el sitial 24, por delante de Griffey.

    • El promedio de bateo de Raines (.294) lo empataría con Frank Robinson y Jimmy Collins en el puesto 101 entre los exaltados a Cooperstown, ligeramente por debajo del promedio de los miembros del Salón (.302), pero por delante de otros como Craig Biggio, Henderson y Joe Morgan.

    Argumentos con estadísticas avanzadas:
    • Raines acumuló un WAR de 69.1, lo que lo colocaría en el puesto 54 entre los jugadores de posición del Salón de la Fama, apenas por encima del WAR promedio de los miembros del Salón (69) y un puesto arriba de Gwynn. Su WAR es mejor que otros patrulleros como Andre Dawson, Dave Winfield, Rice y Brock.

    • De acuerdo con la versión del WAR de Jay Jaffe, que combina el WAR de por vida y el de los mejores años de un jugador para luego compararlo con aquellos ya exaltados a Cooperstown que cubrieron la misma posición, Raines aparece mejor colocado que el jardinero izquierdo promedio del Salón, 55.6 a 53.3. De hecho, tanto su WAR de por vida como el de sus mejores años están por encima del promedio.

    • Raines dejó un OPS+ de 123 que lo pondría 96to entre los socios de Cooperstown, por delante de jugadores de la talla de Ernie Banks, Paul Molitor, Ryne Sandberg y Cal Ripken Jr. El OPS no ajustado de Raines (.810) lo pondría en el lugar 99, delante de Dawson, Biggio, Sandberg, Ripken, Brock y otros.

    Jugador más similar en el Salón de la Fama: Brock. De acuerdo con Baseball Reference, que usa una medición para comparar a jugadores utilizando estadísticas tradicionales, Brock tiene la carrera más comparable con la de Raines. Como Raines, Brock fue un veloz jardinero izquierdo y primer bate que tuvo promedio de .293 con 776 extrabases, 1,571 carreras y 938 robos. Raines bateó .294 con 713 extrabases, 1,571 anotadas y 808 robos (pero fue mucho más eficiente). Las estadísticas avanzadas le dan una ventaja considerable a Raines gracias a su capacidad para embasarse: su WAR de 69.1 eclipsa el 45.2 de Brock y su OPS+ de 123 supera el 109 de Brock.

    Jugador más similar que no está en el Salón de la Fama: Kenny Lofton. Se puede argumentar que Lofton tuvo una carrera más similar a la de Raines que Brock. La trayectoria de Lofton se pareció a la de Raines: alcanzó sus mejores años al principio, cuando encabezó cinco veces seguidas su liga en bases robadas (Raines lo hizo en cuatro ocasiones) y fue convocado en seis oportunidades consecutivas al Juego de Estrellas (Raines en siete). Lofton tuvo 68.2 de WAR, 107 de OPS+, una línea de bateo de .299/.372/.423, 2,428 hits, 1,528 carreras anotadas y 622 robos. Raines tuvo 69.1 de WAR, 123 de OPS+, una línea de bateo de .294/.385/.425, 2,605 hits, 1,610 carreras anotadas y 808 robos. Pero Lofton sufrió un desaire en la votación y quedó fuera tras su primer año de elegibilidad.

    Más »
  • La candidatura de Edgar Martínez al Salón depende de puro bateo

    El puertorriqueño Edgar Martínez aparece en la boleta de elegibles al Salón de la Fama por octava ocasión, lo que significa que sus oportunidades para ser electo son cada vez menos. Sin embargo, sus números han venido subiendo de forma consistente, y esta elección del 2017 luce como su mejor oportunidad hasta ahora para llegar a Cooperstown.

    Después de subir hasta el 43,4% de los votos de la Asociación de Cronistas del Béisbol de Estados Unidos (BBWAA) en el 2016, la leyenda de los Marineros parece estar mejor ubicado este año, de acuerdo con los resultados de las boletas que ya algunos periodistas han hecho públicas.

    Con Martínez en la pelea por la inmortalidad, en MLB.com examinamos su candidatura antes de que se conozcan los resultados oficiales de la votación de la 73ra elección al Salón de la Fama, que serán anunciados el 18 de enero.

    Los jugadores pueden permanecer en la boleta por un máximo de 10 años después de ser elegibles cinco años después de retirarse.

    Edgar Martínez, BD/3B, 1987-2004

    Estadísticas de por vida: .312/.418/.515, 2,247 H, 514 2B, 309 HR, 1,261 CI, 1,219 C, .933 OPS, 147 OPS+, 147 wRC+, 68.3 WAR (de acuerdo con Baseball-Reference.com)

    Argumentos con estadísticas tradicionales

    • Martínez, quien bien podría ser considerado el mejor bateador designado de todos los tiempos, hizo su trabajo a la perfección: bateaba. Su OPS de .933 lo ubicaría 18vo entre los miembros del Salón de la Fama y lo igualarían con Albert Belle en el lugar 31 de todos los tiempos entre los jugadores con al menos 10 temporadas en Grandes Ligas.

    • Martínez era una máquina de embasarse. Su porcentaje de embasarse de .418 es el 19no entre los jugadores con al menos 10 temporadas en las Mayores y lo pondrían en el puesto 13 entre los miembros del Salón de la Fama, entre Frank Thomas y Stan Musial.

    • El promedio de bateo de Martínez (.312) es 10 puntos más alto que el average promedio de los miembros del Salón de la Fama, y lo empataría con Johnny Mize y otros jugadores en el lugar 54 entre los jugadores de posición de Cooperstown. Apenas 44 más en la era moderna del béisbol se retiraron con un promedio de bateo superior a .300 y al menos la misma cantidad de visitas al plato que Martínez (8,674). Treinta y cinco de ellos están en el Salón de la Fama, cinco aparecen en la boleta de este año o aparecerán en un futuro cercano (Derek Jeter, Todd Helton, Chipper Jones y los dominicanos Vladimir Guerrero y Manny Ramírez). El otro es Pete Rose.

    Argumentos con estadísticas avanzadas

    • Aunque Martínez pasó la mayor parte de su carrera como bateador designado, lo que afectó de forma negativa su WAR, fue tan buen bateador que se colocó en territorio del Salón de la Fama. Su WAR de 68.3 lo coloca por encima del promedio de todos los miembros de Cooperstown (69), lo iguala con Eddie Murray y Carlton Fisk y lo coloca por delante de Ryne Sandberg y Ernie Banks.

    • Las 147 wRC+ de Martínez (lo que significa que su producción ofensiva fue 47% mejor que el promedio) lo empatan en el escaño 28 de todos los tiempos entre los jugadores con al menos 5,000 visitas al plato. Es el mismo wRC+ de Honus Wagner y Mike Schmidt.

    • Martínez también tuvo 147 de OPS, lo que lo ubicaría 25to entre los Salón de la Fama. Está empatado en el escaño 39 de todos los tiempos (mínimo de 10 temporadas) junto a Schmidt, Willie McCovey, Willie Stargell y Jim Thome.

    Jugador más similar en el Salón de la Fama: Mike Piazza. Piazza no tenía una fama defensiva estelar (aunque quizás ha debido ser mejor) y llegó al Salón de la Fama porque fue uno de los receptores más dominantes de la historia en cuanto a bateo se refiere. Martínez, quien también depende de su bate para entrar a Cooperstown, fue un poco mejor que Piazza en el plato. Su WAR de 68.3 supera el 59.4 de Piazza y sus 147 wRC+ y 147 de OPS+ superan los 140 y 142 de Piazza, respectivamente. Piazza tenía más poder (427 jonrones a 309), pero Martínez dio más extrabases (838 a 779) y su ventaja de más de 500 boletos le da el mejor OPS (.933 a .922).

    Jugador más similar que no está en el Salón de la Fama: Wil Clark. Clark fue otro gran toletero, pero a diferencia de Martínez apareció una sola vez en la boleta y quedó fuera. Este año, además, no fue elegido por el Comité de Veteranos. Martínez fue mejor jugador, como se refleja en su WAR (68.3 a 56.2). Pero al igual que Martínez, Clark bateó .300 en más de 8,000 visitas al plato y negoció una buena cantidad de boletos. Su línea ofensiva de por vida fue .303/.384/.497 con 2,176 hits, 284 jonrones y 1,205 empujadas, números similares pero inferiores a los de Martínez. Lo mismo pasa con sus estadísticas avanzadas: Clark tuvo 136 wRC+ y 137 de OPS+, por debajo de los 147 de Martínez en ambas categorías.

     

    Más »
  • Iván Rodríguez reunió muchos argumentos para el Salón de la Fama

    ¿Rápido para aprender? Sin ninguna duda.

    En la década en que estuvo en la cúspide de su carrera, todo sobre el receptor puertorriqueño Iván Rodríguez fue rápido.

    Pies rápidos. Manos ágiles. Diligente al bate. Llegó a Grandes Ligas de manera apresurada.

    Rodríguez, a quien se le puso de apodo "Pudge" luego de su firma con los Rangers, tenía tan sólo 19 años de edad cuando fue subido a las Mayores.

    El cátcher puertorriqueño se unió a una franquicia que había jugado 30 temporadas divididas en dos ciudades sin avanzar ni una sola vez a la postemporada. El oriundo de Manatí militó por 13 campañas en Texas y llevó a los Rangers a ganar tres títulos del Oeste de la Liga Americana.

    Eso no fue pura coincidencia.

    Mientras la firma de Nolan Ryan y los canjes por el cubano Rafael Palmeiro y el dominicano Julio Franco pusieron la bola a correr, Rodríguez fue el hombre líder a cargo de transformar a los Rangers de una de las franquicias menos exitosas en Grandes Ligas a una que actualmente se encuentra entre las mejores clasificadas anualmente.

    Considera esto: Los Rangers promediaban asistencia de 1.5 millones de fanáticos por temporada en la década antes de la llegada de Rodríguez en el 1991, y desde entonces, han registrado casi 2.6 millones de asistencia por campaña.

    "Pudge" le demostró al área del Norte de Texas, cuya base de fanáticos se desvive por el fútbol americano, que podían ser apasionados tanto de los Rangers como de los Cowboys.

    Rodríguez lo hizo en un parpadear de ojos y con un apetito insaciable para atrapar a los corredores en intento de robo. El 14 veces convocado al Juego de Estrellas fue un bateador de por vida de .296, pero fue su influencia en el frenar el correr de bases del oponente - incomparable en la era moderna - que define la excelencia que lo ha llevado hasta la boleta del Salón de la Fama.

    Los resultados de la 73ra elección de la Asociación de Escritores de Béisbol (BBWAA, por sus siglas en inglés) al Salón de la Fama serán anunciados el miércoles, 18 de enero a las 6 p.m. ET en vivo por MLB Network con transmisión simultánea por MLB.com a partir de las 5 p.m ET.

    ¿Qué tal esto? Durante la temporada del 1999 cuando Rodríguez ganó el premio al Jugador Más Valioso del Joven Circuito, el receptor se robó sólo nueve bases menos (25) que los equipos que robaban las almohadillas cuando él estaba en la receptoría (34). Y sacó en out a 41 corredores. Eso es de locos.

    Rodríguez, quien mide unos 5 pies con 9 pulgadas pero pesaba más de 200 libras, puso fuera al 46% de los corredores que intentaron robarle bases - porcentaje similar al de leyendas como Roy Campanella, Gabby Hartnett y Yogi Berra, y además fue superior al "Pudge" original, Carlton Fisk (34%).

    El testimonio real a la presencia de Rodríguez detrás del plato era que pocos equipos se atrevían a retarlo. El boricua estuvo en la receptoría para 836.1 innings en el 2002 y enfrentó sólo 41 intentos de bases robadas - una por cada 20.1 innings.

    No sólo eso, sino la reputación de "Pudge" para tirar detrás de corredores fue bien establecida luego de sus primeros años, ya que los corredores se despegaban de manera mínimas cuando él estaba detrás del plato.

    Un manager de la Liga Americana estimó que Rodríguez les salvó a los Rangers una carrera por partido, porque los corredores eran muy asustadizos con él en la receptoría. A eso llamamos impacto.

    Cuando Rodríguez dejó a los Rangers para firmar un contrato de un año con los Marlins en el 2003 - cuando en aquel entonces había preocupación de que sus rodillas pudiesen no permitirle estar en la receptoría para más de 100 juegos por temporada - fue con esperanza que el veterano en aquel entonces condujo al equipo de la Florida a ganar la Serie Mundial.

    "Estábamos con una oportunidad grandiosa y especial de firmar a un jugador único", mencionó el propietario de los Marlins, Jeffrey Loria, sobre la firma, la cual fue oficializada a finales de enero. "Sentimos que para nuestro equipo, es un año especial, y una temporada especial, e Iván lo garantiza".

    Y así fue. Rodríguez corrió hacia la lomita para abrazar a Josh Beckett luego de que el as blanqueara a los Yankees en el Juego 6 de la Serie Mundial. A eso le llamamos impacto.

    Los Cachorros entrevistaron a "Pudge" antes de la campaña del 2003, pero decidieron realizar un canje por Damian Miller en lugar de firmar al receptor puertorriqueño. Rodríguez hizo que la franquicia se arrepintiera de esa decisión al impulsar 10 carreras en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional vs. Chicago.

    Esta no fue la primera vez que una decisión con relación a Rodríguez conllevó mayores implicaciones en la postemporada.

    Luego de tratar sin éxito de firmar a Rodríguez a una extensión multianual, los Rangers por poco canjeaban al boricua a los Yankees en el 1997.

    El gerente general de los Rangers, Doug Melvin, sumó al cátcher Jim Leyritz mediante una negociación con los Angelinos el 29 de julio de 1997, lo cual pareció ser una versión previa del acuerdo con Rodríguez. Melvin y el GG de los Yankees Brian Cashman estuvieron en conversaciones que hubiesen enviado a Rodríguez a Nueva York a cambio del receptor novato Jorge Posada, quien en ese entonces era el suplente de Joe Girardi, antes de que Rodríguez decidiera tomar acción por sus propias manos.

    En el último día de la fecha límite de cambios, Rodríguez entró a la oficina del presidente del club Tom Schieffer solo, aparentemente mientras su agente, Jeff Moorad, se encontraba de camino a Texas.

    "Yo no quiero ser canjeado", le expresó "Pudge" a Schieffer. "Quiero quedarme aquí".

    De inmediato negociaron una extensión, y como resultado, el boricua Posada jugó en seis Series Mundiales por los Yankees.

    Rodríguez jugó con cuatro equipos luego de los Marlins, sin incluir un viaje de regreso a los Rangers en el 2009. Durante su estancia de cinco temporadas en Detroit, el veterano ayudó a los Tigres a alcanzar la Serie Mundial en el 2006.

    Rodríguez jugó hasta dos meses antes de su cumpleaños número 40, retirándose luego de fungir como mentor del venezolano Wilson Ramos con los Nacionales en el 2011. 'Pudge" estuvo detrás del plato para más de 100 juegos en 17 de sus 21 temporadas en las Mayores, conectando 311 jonrones y remolcando 1,332 carreras.

    Rodríguez nunca dio positivo a sustancias controladas ni fue relacionado con el uso de esteroides - al menos no fuera de la mención en el libro de José Canseco, "Juiced'. Aunque sí, su legado está un poco nublado en algunos lugares por interrogantes sobre qué habrá hecho.

    Que así sea. Ese es el precio que todos los jugadores de la era de los esteroides tienen que pagar por no instar a los líderes de la Asociación de Jugadores a llegar a un acuerdo para ser sometidos a pruebas antes de que lo hicieran.

    Algo que no puede ser cuestionado es que Rodríguez fue el primer gran jugador de cosecha propia de los Rangers que luchó por quedarse en la organización.

    Rodríguez estaba terminando su carrera en otro lugar cuando Texas llegó a la Serie Mundial en el 2010 y el 2011. Pero la franquicia que Pugde dejó atrás nunca más será la misma que era antes de que él llegara.

    Para mí, eso suena a un legado del Salón de la Fama.

    Más »
  • Diez jugadores activos que podrían terminar en el Salón de la Fama

    Se acerca el anuncio de los nuevos elegidos al Salón de la Fama. Los nuevos inmortales serán revelados el 18 de enero y exaltados en Cooperstown el próximo 30 de julio. Pero, ¿qué tal los jugadores activos? ¿Cuáles tienen mejores posibilidades de tener una placa en el futuro? Hay un promedio de 31 jugadores cada temporada que terminarán en Cooperstown. Los fáciles de nombrar son figuras como el japonés Ichiro Suzuki, el dominicano Albert Pujols y el venezolano Miguel Cabrera. También lucen como buenas apuestas Clayton Kershaw y Mike Trout.

    Aparte de ellos, hay muchos que podrían estar camino a una elección al Salón. A continuación, 10 jugadores activos que pertenecen a ese grupo.

    Madison Bumgarner, LZ, 27 años de edad
    100-67, EFE de 2.99, 1,381 K, 25 de WAR
    Todo tiene que darse de la manera indicada, pero tanto Bumgarner como Kershaw podría llegar a las 300 victorias, algo prácticamente descartado para la mayoría de los lanzadores de esta época. Mientras Kershaw tiene sus argumentos ya afianzados, Bumgarner tendría que duplicar lo logrado durante los últimos seis años. Los éxitos del zurdo en postemporada también fortalecen su candidatura.
    Comparación histórica: Frank Tanana

    Robinson Canó, 2B, 34 años de edad
    .307/.355/.498, 278 HR, 1,086 CE, 62 de WAR
    Siete veces convocado al Juego de Estrellas, Canó está dentro de los primeros 10 intermedistas en dobles (479), jonrones (278), promedio (.307) y slugging (.498). Ya se encuentra en la misma categoría en términos de WAR de por vida con los Salón de la Fama Jackie Robinson, Craig Biggio y el puertorriqueño Roberto Alomar.

    Dado que Canó estará bajo contrato para siete campañas más, lo más probable es que el dominicano termine en el primer lugar entre los intermedistas en varios departamentos. A esta altura, necesitaría sólo 113 hits por año para las últimas siete temporadas de su contrato con los Marineros para llegar a los 3,000.
    Comparación histórica: Ryne Sandberg

    Aroldis Chapman, LZ, 28 años de edad
    383 juegos, EFE de 2.08, 182 salvados, 13 de WAR
    Los relevistas necesitan algo que llame la atención para impresionar a los votantes del Salón. Pero a Chapman se le podría recordar como el que más duro ha tirado en la historia. El cubano también podría retirarse como el líder en ponches por cada 9.0 entradas. Hablando en términos de porcentaje, Chapman ha salvado más juegos que el panameño Mariano Rivera después de siete campañas.
    Comparación histórica: Ninguna

    Zack Greinke, LD, 33 años de edad
    155-100, EFE de 3.42, 2,021 K, 51 de WAR
    Greinke representa un caso complicado. Es un buen lanzador de manera consistente, con algunos momentos de dominio total. Es autor de dos de las mejores temporada de un pitcher derecho (2009 y 2015) desde 1990. Está segundo en porcentaje de ganados y perdidos (.664), tercero en efectividad (3.15) y noveno en proporción de bases por bolas (2.20) en Grandes Ligas en los últimos 10 años.

    El diestro tendrá que terminar su carrera con más campañas similares a su trecho entre el 2011 y el 2015, diferente a su 2016 con los Diamondbacks, para fortalecer su candidatura.
    Comparación histórica: Bret Saberhagen

    Félix Hernández, LD, 30 años de edad
    154-109, EFE de 3.16 2,264 K, 51 de WAR
    Hernández tiene en su haber un Premio Cy Young de la Americana, otros dos años en que terminó segundo en las votaciones, un título de victorias en el Joven Circuito, dos títulos de efectividad, seis convocaciones al Juego de Estrellas, ocho temporadas de 200 ponches o más y la tercera mejor efectividad (3.17) entre los abridores activos de las últimas 10 campañas. El venezolano también tiró un juego perfecto en el 2012, el primero en la historia de los Marineros.

    Después de un 2016 por debajo, hay preocupaciones acerca del brazo de Hernández, quien ha tirado casi 2,500 innings a nivel de Grandes Ligas. Sin importar cómo sea la segunda parte de su carrera, el "Rey Félix" tiene un historial que sólo puede compararse con el de Kershaw.
    Comparación histórica: Don Sutton

    Dustin Pedroia, 2B, 33 años de edad
    .301/.366/.445, 1,683 hits, 133 HR, 51 de WAR
    La candidatura de Pedroia probablemente llegue a depender de dos factores: Su habilidad de llegar o no a los tradicionales hitos y cuánto los votantes tomarán en cuenta lo logrado por Pedroia al principio de su carrera.

    El segunda base de los Medias Rojas fue apenas el tercer jugador de la historia en ganar el premio al Novato del Año (2007) y Jugador Más Valioso (2008) en sus primeras dos temporadas. También tiene dos anillos de campeón, lo cual vale bastante.

    Pero sin mucho bateo de poder, el camino realista hacia Cooperstown sería alcanzar los 3,000 hits, como lo hizo Biggio. Pedroia necesitaría nueve campañas más con 153 hits por año para llegar a dicha cifra. Es difícil, pero no imposible.
    Comparación histórica: Biggio

    Buster Posey, C, 29 años de edad
    .307/.373/.476, 116 HR, 34 de WAR
    Posey tiene en su haber un premio a Novato del Año, Jugador Más Valioso, tres anillos de Serie Mundial, un título de bateo, el segundo mejor OPS+ de un receptor en la historia de Grandes Ligas y la fama como uno de los mejores jugadores defensivos de las Mayores.

    Sin embargo, sólo cuenta con 1,005 hits y 116 jonrones de por vida y acaba de pasar por uno de los mayores bajones de poder en su carrera. Si Posey jugara otra década como lo ha hecho desde el 2016, podría ser considerado uno de los tres mejores cátchers de todos los tiempos. ¿Pero podrá hacerlo?

    Hay que ver cómo un traslado a otra posición afectaría su candidatura.
    Comparación histórica: Gabby Hartnett

    Giancarlo Stanton, RF, 27 años de edad
    .266/.357/.539, 208 HR, 28 de WAR
    Stanton lleva 208 cuadrangulares en siete temporadas, la mayoría de ellas acortadas por lesiones. El toletero está firmado por 11 años más (si no decide ejercer su opción de salir del pacto en el 2020). Tendrá que promediar 26.5 bambinazos por campaña en ese lapso para llegar a los 500, 35.6 por año para alcanzar los 600 y 44 por temporada para lograr 700.

    Todos hemos vista la forma en que Stanton saca la bola del parque. Podría ocurrir.
    Comparación histórica: Darryl Strawberry

    Justin Verlander, LD, 33 años de edad
    173-106, 3.47, 2,197, 51 de WAR
    Verlander es uno de apenas 10 abridores derechos que han ganado un premio a Jugador Más Valioso, y uno de sólo dos desde 1969. Está dentro de los primeros cinco entre los lanzadores activos en victorias, aperturas, entradas lanzadas, ponches y juegos completos.
    Comparación histórica: John Smoltz

    Joey Votto, 1B, 33 años de edad
    .313/.425/.536, 221 HR, 47 de WAR
    Votto representará otro caso interesante. Lleva un premio al JMV, cuatro convocaciones al Juego de Estrellas y cinco títulos de porcentaje de embasarse. Es el 10mo mejor bateador en la historia en cuanto a embasarse, pero son pocos los que han hecho tantas visitas al plato con tan poca producción.

    Nadie tiene mejor porcentaje de embasarse que Votto desde el 2007, pero el primera base de los Rojos lleva apenas 221 jonrones y 730 empujadas en sus 10 campañas de Grandes Ligas. ¿Cómo se le comparará con Frank Thomas, quien tuvo una proeza similar a la hora de embasarse pero dio 521 cuadrangulares con 1,704 impulsadas?

    Votto no se acercará a esos números ni de los otros inicialistas en Cooperstown. Su mejor argumento será el porcentaje de embasarse como parte de su slash line. Ahora mismo se parece mucho al del boricua Edgar Martínez, quien hasta ahora ha recibido un apoyo discreto para el Salón. Sin embargo, Martínez ha tenido la desventaja de ser designado para los años más productivos de su carrera.
    Comparación histórica: Jason Giambi

    Más »
  • El Salón de la Fama revelará votaciones individuales desde el 2018

    OXON HILL, Maryland -- Las boletas individuales de los votantes para elegir a los nuevos miembros del Salón de la Fama se revelarán públicamente desde los resultados de enero del 2018.

    La Asociación de Cronistas de los Estados Unidos (BBWAA por sus siglas en inglés) votó 80-9 a favor de la decisión durante una sesión en las Reuniones Invernales. Las boletas se darán a conocer públicamente siete días después de que se anuncien los resultados de las votaciones.

    Los votantes, quienes han sido miembros de la BBWAA por 10 años consecutivos, han tenido la libertad de anunciar sus votos por cuenta propia y casi la mitad lo han hecho en los últimos años.

    Más »
  • Fueron presentados Bud Selig y John Schuerholz como elegidos al Salón

    NATIONAL HARBOR, Maryland -- El Comisionado Emérito del Béisbol, Bud Selig, fue presentado el lunes en el Gaylord National Resort & Convention Center como nuevo miembro del Salón de la Fama, junto presidente de los Bravos de Atlanta, John Schuerholz.

    La elección de Selig--quien fuera Comisionado de 1992 al 2015 (de manera interina hasta 1998)-y la de Schuerholz fueron anunciadas el domingo por el Comité de la Era de Hoy. Bajo su mando, MLB expandió de 26 a 30 equipos, amplió su sistema de playoffs para incluir dos y luego cuatro Comodines en la postemporada y experimentó un crecimiento sin precedente en ingresos generados.

    Selig, de 82 años de edad, había sido dueño de los Cerveceros de Milwaukee, llevando el béisbol de Grandes Ligas en 1970 a dicha ciudad desde Seattle, donde la franquicia jugó como los Pilotos durante la temporada de 1969.

    "Es mi mayor honor en este deporte", dijo Selig. "Me ha dejado sin palabras, y raras veces me quedo sin palabras". 

    De su parte, Schuerholz condujo como gerente general al título de la Serie Mundial en 1985. Pero el actual presidente de la franquicia de Atlanta es más conocido por los éxitos que tuvo como ejecutivo de los Bravos en los años 90 y la primera década del presente milenio. De 1991 al 2005, el equipo dirigido por Bobby Cox ganó 14 títulos divisionales en forma consecutiva, asistió a cinco Series Mundiales y ganó el título del Clásico de Otoño en 1995.

    "Para mí fue un enorme honor trabajar con la gente de la organización de los Bravos, y en particular Bobby Cox, durante 17 años", dijo Schuerholz, de 76 años. "Estoy bien emocionado de unirme a Bobby (en Cooperstown) debido a lo que hicimos (en Atlanta). Si no fuera por él, no estaría sentado yo aquí".

    Además de Schuerholz y Cox, también han sido elegidos al Salón de la Fama integrantes de los Bravos de los 90 y principio de la década pasada Tom Glavine, Greg Maddux y John Smoltz, quienes formaran una de las rotaciones abridores más formidables en la historia de Grandes Ligas. 

    Selig y Schuerholz serán exaltados al Salón de la Fama el próximo 30 de julio en Cooperstown, Nueva York. Los elegidos por la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA) serán dados a conocer el 18 de enero.

    Más »