Salón de la Fama

Vladimir acarició el Salón en su primer año

El dominicano Vladimir Guerrero, el JMV de la Liga Americana en 2004 con los Angelinos, quedó a un paso de ser exaltado al Salón de la Fama en su primer año en la boleta. Más »

Videos Culminantes

  • Pudge sobre Cooperstown

    Ivan Rodriguez habla de su visita a Cooperstown y su proxima exaltacion

  • Rueda de prensa con Pedro

    Rueda de prensa con Pedro, elegido al Salon de la Fama de Cooperstown

  • 2015 Hall of Fame nominees

    Look back at the incredible careers of Pedro Martinez, Randy Johnson, Gary Sheffield and John Smoltz en route to the 2015 HOF ballot

  • Ten named to Golden Era ballot

    MLB.com's Tracy Ringolsby discusses the process involved for voting on the National Baseball Hall of Fame Golden Era ballot

  • Golden Era Hall of Fame ballot

    Brian Kenny, Mark DeRosa, Ron Darling and Jay Jaffe discuss which candidates stand out on the Golden Era Hall of Fame ballot

  • 2014 HOF inductees discuss honor

    Bobby Cox, Tony La Russa, Joe Torre, Tom Glavine, Greg Maddux and Frank Thomas reflect on their Hall of Fame inductions

  • Braves on Hall of Fame honor

    Bobby Cox, Greg Maddux and Tom Glavine talk about how special it is to be inducted into the Hall of Fame as members of the same class

  • Hall of Fame plaques installed

    Hall of Fame plaques are added in Cooperstown for the class of 2014

  • Hall of Famers show comical side

    Tony La Russa, Bobby Cox, Tom Glavine and Joe Torre share funny stories from their careers during their Hall of Fame induction speeches

  • Hall of Fame Rule Change

    Brian Kenny, Sean Casey, James Denton and Ken Rosenthal discuss the new Hall of Fame voting eligibility and the Red Sox/Rays controversy

Titulares

  • Salón de la Fama presenta plataforma sobre latinos

    COOPERSTOWN, Nueva York -- El Salón de la Fama del béisbol presentó una plataforma digital que conmemora la pasión del béisbol latinoamericano.

    A partir del miércoles, una comunidad online llamada "La Vida Baseball" estará disponible para los fanáticos. El historiador Adrián Burgos Jr. dijo que la idea es crear la plataforma para exhibir la pasión y el espíritu de las historias de los latinos y el béisbol, y para ofrecer una perspectiva sobre la importancia del béisbol en la vida de los latinos.

    La Vida Baseball relata las historias a través de videos originales, además de contenido escrito y social junto con el Salón de la Fama y TeamWorks Media.

    El Salón dijo que el contenido será publicado en inglés para llegar al 96% de los latinos en Estados Unidos menores de 18 años que son bilingües o cuyo idioma principal es el inglés.

    Más »
  • El boricua Iván Rodríguez visitó el Salón de la Fama en Cooperstown

    COOPERSTOWN, Nueva York -- Antes de sentarse en la galería donde se exhiben las placas de los miembros del Salón de la Fama para atender a la prensa. Iván Rodríguez se mostró maravillado al mirar las efigies de bronce de los mejores beisbolistas de la historia.

    "Éste es mi nuevo hogar", exclamó Rodríguez el martes. "Pienso que es un honor tan sólo ser parte de esta familia, porque creo que todos los miembros del Salón de la Fama somos una familia".

    En el primer año en que su nombre apareció en las papeletas de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA), Rodríguez obtuvo el 76% de los votos. Es el segundo cátcher que arriba a Cooperstown en su primer año de elegibilidad, con lo que se unió a su ídolo de la niñez, el exastro de Cincinnati Johnny Bench.

    Además, Rodríguez será el cuarto boricua en el recinto de los inmortales.

    Seis semanas después de su elección, Rodríguez y su esposa Patricia realizaron por el Salón de la Fama el recorrido al que se acostumbra invitar a los nuevos miembros, como preparativo para el fin de semana en que se les exalta formalmente.

    En 21 temporadas, principalmente con los Rangers de Texas, el receptor de Manatí fue elegido 14 veces al Juego de Estrellas y ganó en 13 ocasiones el Guante de Oro. Ostenta los récords de las mayores en encuentros como receptor (2.427) y outs por parte de un cátcher (12.376). En nueve ocasiones, lideró la Liga Americana en tiros para evitar que los rivales realizaran robos.

    De por vida, tuvo un promedio de .296 con 311 jonrones y casi 2.900 hits. Fue elegido el Jugador Más Valioso de la Americana en 1999.

    "Pudge" Rodríguez atribuyó sus virtudes defensivas a la disciplina.

    "Creo que sólo me preparé", comentó. "Hablo de que bloqueé miles de lanzamientos, hice miles de tiros a segunda, traté de lanzar la pelota al costado derecho de la base. Creo que todo eso es el motivo por el que tuve una gran carrera a la defensiva. Y eso es lo que siempre les digo a los chicos, 'asegúrense de tener disciplina, porque pueden tener capacidad, pero si no tienen disciplina y si no trabajan en lo que tienen que hacer, va a ser difícil conseguir el éxito en su carrera'".

    Durante la visita al Salón de la Fama, varios objetos trajeron a la memoria momentos especiales de la carrera de Rodríguez. La pelota que Justin Verlander le lanzó en 2007 para completar un juego sin hit como su compañero de batería. El jersey que Rodríguez usó con los Astros en 2009, cuando rebasó a Carlton Fisk como el jugador con más encuentros como receptor. El peto que empleó en 1998. El bate con el que sacudió su 35to jonrón en 1999.

    "Éste ha sido un día especial, seguro, tan sólo por ver todos los uniformes, equipos y placas que hay acá", destacó. "Es un sueño ver el lugar donde estará mi placa en julio y poner mi firma donde debe ir".v Serán exaltados también Jeff Bagwell y Tim Raines en la ceremonia del 30 de julio, junto con el excomisionado de las mayores Bud Selig y el vicepresidente de Atlanta, John Schuerholz, quien fue gerente general de los Bravos y de los Reales de Kansas City.

    Más »
  • Barry Bonds y Rogers Clemens se acercan lentamente al Salón de la Fama

    Los votantes del Salón de la Fama del béisbol siguen profundamente divididos sobre Barry Bonds y Roger Clemens.

    El electorado, sin embargo, está cambiando, y eso pudiera ser una buena noticia para ambos.

    Bonds y Clemens rebasaron la marca de 50% de votos por primera vez el miércoles, apareciendo cada uno en 54% de las boletas depositadas por la Asociación de Cronistas de Béisbol. Por quinto año consecutivo, Bonds y Clemens no lograron el 75% necesario para ingresar al Salón, pero su respaldo está subiendo lentamente.

    Jeff Bagwell, Tim Raines e Iván Rodríguez fueron elegidos al Salón de la Fama el miércoles.

    Bonds y Clemens siguen fuera a causa de sospechas de uso de esteroides, pero pudieran seguir ganando terreno a medida en que llegan más votantes nuevos al proceso.

    "Pienso que, generacionalmente, las personas de 20, 30 años, ven el asunto de forma diferente que las personas en sus 50 y 60", dijo Sam Mellinger, del Kansas City Star, votante por primera vez que respaldó a Bonds y Clemens. "Quizás hay algo que no vemos -- no soy una de esas personas que piensa: 'Tengo razón y los otros no'. Simplemente son puntos de vista diferentes".

    Un periodista puede recibir un voto para el Salón de la Fama si ha sido miembro de la Asociación de Cronistas por 10 o más años. En el 2015, el Salón de la Fama eliminó a votantes que habían estado inactivos por más de 10 años -- una decisión para fortalecer la influencia de nuevos votantes.

    Lo más cercano a un sondeo a boca de urna para el Salón de la Fama es el seguidor de votos de Ryan Thobodaux, que registró más de la mitad de los votos de este año. De los 14 votantes debutantes identificados en el sitio para el miércoles por la noche, 13 dieron su respaldo a Clemens y Bonds.

    Uno de esos votantes debutantes fue Mike Harrington, The Buffalo News, quien dijo que votó por Bonds luego que el ex comisionado de las mayores Bud Selig fue elegido al Salón de la Fama por el comité de veteranos. Selig fue comisionado en la era en la que las sospechas de esteroides abundaron.

    "En los últimos años en mi columna en The Buffalo News me negué a usar el nombre de Barry Bonds. Se volvió algo distintivo en la columna. Solamente me refería a él como número 25", dijo Harrington. "Así que ahora mucha gente ve mi artículo en The Buffalo News y dice: 'Un momento, ¿cómo votaste por Bonds y Clemens?' Yo expliqué en mi columna hace un par de semanas que la inclusión de Bud Selig fue el punto de inflexión".

    Bonds y Clemens estarán de nuevo en las boletas el año próximo, junto con recién llegados como Chipper Jones, Jim Thome, Andruw Jones, Scott Rolen y los venezolanos Johan Santana y Omar Vizquel. Seguidamente otros puntos importantes:

    ATOLLADERO

    Casi la mitad de los 442 votantes de este año usaron los 10 espacios disponibles en sus boletas y aunque tres personas fueron elegidas, jugadores como Trevor Hoffman (74 y Vladimir Guerrero (71,7%) estuvieron cerca, lo que significa que regresarán el año próximo. Con varios nuevos candidatos con credibilidad el año próximo, eso significa que el límite de 10 jugadores por boleta pudiera agotarse para varios votantes.

    Lynn Henning, de The Detroit News, se ha abstenido de votar cuando siente que hay más de 10 jugadores que merecen estar en el Salón. No tuvo problemas este año, pero pudiera suceder de nuevo.

    "La restricción de 10 jugadores es tonta. Es perversa, es injusta, es enrevesada. Es una afrenta total a jugadores que merecen reconocimiento, cuando se han ganado el reconocimiento y quedan fuera simplemente por una adherencia arbitraria a ese número 10", dijo Henning.

    ESPECIALISTAS

    Un reto que los votantes enfrentan ahora es evaluar a jugadores con un papel más especializado -- como bateadores designados y taponeros.

    "Es fácil encontrar un contexto para Vladimir Guerrero o Mike Mussina, porque hay montones de jardineros y abridores en el Salón de la Fama", dijo Ryan Fagan, del Sporting News. "Definir el contexto para un designado o un relevista es más difícil, porque no hay muchos como ellos ahí".

    Fagan dio su voto al puertorriqueño Edgar Martinez, bateador designado, pero no a los taponeros Hoffman, Billy Wagner y Lee Smith. Ninguno de los cuatro ingresó. Pero Smith regresa a las boletas en el 2018.

    Más »
  • Bagwell, Raines y Rodríguez elegidos al Salón de la Fama

    NUEVA YORK -- Los últimos días habían sido angustiosos para Iván Rodríguez, ávido de querer entrar al Salón de la Fama del béisbol en su primer intento.

    No tendrá que esperar más: Rodríguez se convirtió el miércoles en el cuarto pelotero de Puerto Rico en ser inmortalizado en Cooperstown.

    El líder histórico de juegos como receptor será exaltado junto a Jeff Bagwell y Tim Raines. Trevor Hoffman y Vladimir Guerrero se quedaron cortos por muy poco del 75% necesario.

    "Me costó poder dormir los tres últimos días. La espera me tenía muy ansioso", reconoció Rodríguez en una teleconferencia.

    Rodríguez, quien fijó un récord con 13 Guantes de Oro a lo largo de una carrera en la que estableció como uno de los mejores cátchers de todos los tiempos, se une a sus compatriotas Roberto Clemente, Orlando Cepeda y Roberto Alomar.

    Bagwell y Raines también se vieron abrumados ante la expectativa por conocer los resultados de la votación de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA).

    Ambos llevaban mucho tiempo aguardando, Bagwell estaba en su séptimo año de elegibilidad y Raines en su décimo y último.

    "La de anoche fue la peor noche que he tenido en 10 años", señaló Raines. "Sabía que estaba cerca, pero no me sentía seguro.

    "La ansiedad estaba a tope", dijo Bagwell, quien el año pasado se quedó corto por 15 votos.

    Bagwell acabó al frente de la votación tras ser mencionado en 381 de las 442 papeletas para 86.2%. Se necesitaban 332 votos para alcanzar el porcentaje mínimo.

    Raines, quien en 2008, comenzó con un apoyo de 24.3%, quedó segundo con 380 votos para 86%.

    El tercero fue Rodríguez con un 76%, sacando apenas cuatro votos más de los necesarios para el mínimo de 75%.

    Más significativo fue aumentar el contingente de boricuas con placas en Cooperstown y hacerlo con la distinción de hacerlo en el primer intento.

    "Ahora somos cuatro de Puerto Rico", afirmó Rodríguez. "Es un orgullo poder decir eso, más porque venimos de una isla tan pequeña".

    Se convirtió en el jugador número 52 que logra ser elegido en el primer año. Emula a Clemente, quien fue elevado en una elección especial en 1973, tres meses después de su fallecimiento en un accidente aéreo. Emuló a Johnny Bench como los únicos receptores en ser elegidos en el primer año.

    "Johnny Bench era mi jugador favorito de niño. Siempre quise que fuera en el primer año", indicó Rodríguez, quien ganó un campeonato de la Serie Mundial con los Marlins de Florida en 2003 y fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1999 con los Rangers de Texas.

    Con 45 años, "Pudge" Rodríguez desplazó al dominicano Pedro Martínez como el más joven de los 74 miembros vivientes en el Salón de la Fama.

    Hoffman, el segundo en la lista histórica de rescates, el dominicano Guerrero, un dinámico jardinero que bateó para .318 con 449 jonrones en su carrera, quedaron fuera por un suspiro. Hoffman le faltaron cinco votos y a Guerrero, quien debutaba en el papeleta, 15.

    Aunque volvieron a quedar fuera, Barry Bonds y Roger Clemens registraron un aumento significativo de votos que indica que podrían alcanzar la cifra necesaria en los próximos cinco años en los que podrán estar en consideración.

    En su trayectoria de 21 años, principalmente identificado con los Rangers, Rodríguez fue seleccionado 14 veces al Juego de Estrellas, retirándose como el receptor con más juegos (2.427) y con más hits (2.749 de su total de 2.844 fueron en la posición).

    Aunque nunca dio positivo por sustancias dopantes y su nombre no fue mencionado en el Informe Mitchell, Rodríguez quedó salpicado cuando José Canseco, su ex compañero en los Rangers, aseveró en un libro publicado en 2005 que inyectó esteroides al boricua.

    Cuando a Rodríguez le preguntaron en 2009 sobre si estaba en la lista de jugadores que supuestamente dieron positivo por esteroides cuando el deporte realizó un sondeo en 2003, su respuesta fue: "Eso solo lo sabe Dios".

    En una rueda de prensa en el estadio de los Rangers, Rodríguez no se inmutó con que su suma de votos fuera apenas el justo, algo que se atribuyó a los rumores.

    "Voy a estar en Cooperstown en julio. Eso es lo único que importa. Estoy feliz por eso", afirmó Rodríguez.

    Bagwell fue un primera base que cumplió toda su carrera con los Astros de Houston, acumulando un promedio al bate de .297, con 401 jonrones y 1.401 impulsadas. Fue al Juego de Estrellas en cuatro oportunidades.

    A la sombra de Rickey Henderson en la discusión del mejor primer bate de su generación, Raines figura quinto en la lista histórica de robos y ganó el campeonato de bateo de la Liga Nacional en 1986. Trece de sus 23 campañas en las mayores fueron con los Expos de Montreal, que se mudaron a Washington para la temporada de 2005. Se suma a Andre Dawson y Gary Carter como los únicos jugadores representantes de los Expos en Cooperstown.

    Rodríguez, Bagwell y Raines serán exaltados el 30 de julio de Cooperstown junto al ex comisionado Bud Selig y el retirado ejecutivo John Schuerholz, que fueron elegidos el mes pasado por un comité de veteranos.

    Fue la tercera vez en la historia de la elección de la BBWAA en la que cinco jugadores superaron el 70%, y la novena ocasión en la que se elevan a tres jugadores a Cooperstown en un mismo año.

    Doce jugadores han sido elegidos en los últimos cuatro años, la mayor cantidad en tal lapso desde los 13 que fueron consagrados en los primeros cuatro años de las votaciones, entre 1936-39.

    El sexto más votado fue el puertorriqueño Edgar Martínez con un 58.6%, seguido por Clemens (54.1) y Bonds (53.8). Es la primera vez en cinco años que tanto Clemens como Bonds, los emblemas de la llamada Era de los Esteroides, rebasan el 50%.

    Solo tres candidatos en la historia de la votación no lograron ser elegidos tras haber alcanzado el 50%: Gil Hodges, Jack Morris y Lee Smith.

    Mike Mussina (51.8) y Curt Schilling (45) redondearon los 10 más votados en 2017, seguidos por Smith (34.2), el dominicano Manny Ramírez (23.8), Larry Walker (21.9), Fred McGriff (21.7), Jeff Kent (16.7), Gary Sheffield (13.3) y Billy Wagner (10.2). Smith quedó eliminado para futuras votaciones tras 15 intentos.

    El dominicano Sammy Sosa (8.6) logró mantenerse para una sexta votación al conseguir el mínimo necesario de 5%.

    Pero el puertorriqueño Jorge Posada (3.8) no pudo conseguir las adhesiones suficientes para sobrevivir su primer año. El venezolano Magglio Ordóñez y el colombiano Edgar Rentería recibieron tres y dos votos, respectivamente, en su primer año en la papeleta.

    Pete Rose, el líder histórico en imparables, que nunca ha sido elegible debido a que se le marginó del béisbol de por vida por apuestas, recibió un voto que alguien apuntó en su papeleta.

    Chipper Jones, Jim Thome y los venezolanos Omar Vizquel y Johan Santana se destacan en los nombres que aparecerán en la próxima votación. El panameño Mariano Rivera y Roy Halladay lo harán en 2019, y Derek Jeter en 2020.

    Más »
  • Cinco "repuntes" notables en la historia la boleta del Salón de la Fama

    Hoy a las 6 p.m. ET se revelará quiénes serán exaltados al Salón de la Fama este año. Entre los temas a seguir de cara al anuncio está el impulso que podrían cobrar el bateador designado boricua Edgar Martínez y el abridor Mike Mussina, quienes han recibido votos en aproximadamente 60% de las boletas de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés) que han sido divulgadas públicamente.

    Cuando fueron anunciados los resultados de las votaciones del 2014, Martínez - quien recibió el 36.2% de los votos en su primer año en la boleta en el 2010 - vio su porcentaje caer a 25.2. De su parte, Mussina recibió apenas el 20.3% de los votos su primer año de elegibilidad.

    Si los resultados preliminares son acertados, el 2017 representaría un paso importante para ambos candidatos, aun si no son elegidos. Mejor noticia aun para los dos es que varios exaltados al Salón han demostrado que semejantes "saltos" son posibles.

    MLB.com ha recopilado una lista de cinco repuntes llamativos en la era moderna de las votaciones para el Salón de la Fama. Dichos jugadores podrían servirles de inspiración a los candidatos actuales, ya que sus casos demuestran que es posible pasar de desapercibido a inmortal.

    5. Bruce Sutter

    Porcentaje de votos recibidos en su primera oportunidad: 23.9 en 1994

    Años en la boleta antes de ser elegido por la BBWAA: 13

    Sutter se encontraba en el tercer lugar en la historia con 300 rescates cuando se retiró como ligamayorista en 1998. No obstante, cumplió cinco años en la papeleta antes de recibir más del 30% de los votos y tuvo menos apoyo al año siguiente cuando fue nombrado en apenas 24.3% de las papeletas. Cuando finalmente fue elegido en el 2006, Sutter llevaba 13 años en la boleta - más que cualquier otro candidato elegido por la BBWAA desde Ralph Kiner (también exaltado en su 13er año) en 1975.

    4. Don Drysdale

    Porcentaje de votos recibidos en su primera oportunidad: 21.0 en 1975

    Años en la boleta antes de ser elegido por la BBWAA: 10

    Drysdale fue compañero de equipo de Sandy Koufax en los equipos de los Dodgers que se coronaron en los años 60, ganó un Premio Cy Young, estableció un nuevo récord de innings en blanco consecutivos y se convirtió en narrador de béisbol a nivel nacional en los Estados Unidos al poco tiempo de retirarse como lanzador de Grandes Ligas. En diestro recibió un poco más del 50% de los votos para el Salón por siete años consecutivos antes de ser elegido en 1984.

    3. Bert Blyleven

    Porcentaje de votos recibidos en su primera oportunidad: 17.5 en 1998

    Años en la boleta antes de ser elegido por la BBWAA: 14

    Blyleven ocupaba el tercer lugar en la lista de ponches de todos los tiempos cuando se retiró como lanzador de Grandes Ligas en el 2002, pero sus 287 victorias de por vida - 13 triunfos corto del total "mágico" de 300 - lo mantuvieron fuera de Cooperstown por más de una década. Blyleven se quedó cinco votos corto de ser elegido en el 2010 antes de finalmente recibir la llamada el siguiente invierno, su penúltimo año de elegibilidad.

    2. Duke Snider

    Porcentaje de votos recibidos en su primera oportunidad: 17.0 en 1970

    Años en la boleta antes de ser elegido por la BBWAA: 11

    Es difícil concebir ahora que Snider - junto con Mickey Mantle y Willie Mays, uno de tres jardineros centrales famosos que jugaron en Nueva York en los años 50 - recibió apenas 51 votos para terminar en el 20mo lugar en la papeleta en 1970. Snider no recibió más del 50% de los votos hasta 1977 y posteriormente tuvo que esperar tres años más para ser elegido.

    1. Bob Lemon

    Porcentaje de votos recibidos en su primera oportunidad: 11.9 en 1964

    Años en la boleta antes de ser elegido por la BBWAA: 12

    Solamente 24 votantes consideraron a Lemon digno del Salón de la Fama cuando su nombre apareció en la boleta por primera vez en 1964. Lemon era un candidato poco convencional, ya que comenzó su carrera como ligamayorista como jardinero y no se estableció como lanzador abridor de tiempo completo hasta su tercera temporada en Grandes Ligas. Pero terminó encabezando la Liga Americana en juegos completos cinco veces, en innings lanzados cuatro veces, en victorias tres veces y en ponches en una ocasión.

    De hecho, el porcentaje de votos de Lemon cayó al siete por ciento en su segundo año en la papeleta y no fue hasta su 10ma año de elegibilidad que recibió apoyo de la mitad de los votantes.

    Más »
  • Llegó el día para saber los elegidos al Salón de la Fama para el 2017

    NUEVA YORK - El miércoles es el gran día. El Salón de la Fama anunciará quiénes ingresarán en el 2017, tras la votación realizada durante el mes pasado por los miembros de la Asociación de Cronistas del Béisbol de Norteamérica.

    Al menos cinco candidatos, y quizás seis, podrían ser elegidos si nos guiamos por las papeletas que se han hecho públicas. Tim Raines y Jeff Bagwell parecen tener un puesto casi asegurado, mientras que el puertorriqueño Iván Rodríguez, el dominicano Vladimir Guerrero y Trevor Hoffman están revoloteando alrededor del 75% exigido para ingresar. Incluso, el también boricua Edgar Martínez ha recuperado mucho terreno comparado con el año pasado y aún mantiene posibilidades.

    Los resultados de la 73ra votación del Salón de la Fama se darán a conocer a partir de las 6 p.m., Hora del Este de los Estados Unidos.

    Los elegidos en el 2017, junto al comisionado emérito Bud Selig y el vicepresidente de los Bravos, John Schuerholz, serán exaltados durante una ceremonia que se realizará el 30 de julio en el Clark Sports Center de Cooperstown, Nueva York. Ambos ejecutivos fueron elegidos el mes pasado por el Comité de la Era de Hoy (Today's Era).v "Supongo que estoy ansioso", dijo Bagwell, otrora primera base de los Astros, quien está por séptimo año en la papeleta. "Sólo quiero terminar con esto. Este es el primer año en el que he estado siguiendo las noticias, mirando. Estoy emocionado".

    En esta época, el Salón llama a los nuevos elegidos lo más cerca posible del anuncio público, para evitar que se filtre la noticia antes de que su presidente Jeff Idelson abra el sobre blanco frente a las cámaras. Los votos se contarán el miércoles y un solo contador, un representante del Salón y Jack O'Connell-- secretario y tesorero de la BBWAA--estarán presentes. O'Connell hace las llamadas, lo que considera un gran honor.

    Este año, Ryan Thibodaux -quien ha ganado protagonismo por llevar una cuenta de las papeletas que se hacen públicas- ha recogido más de 200 de ellas, casi el 50% de las 435-440 boletas que se cree fueron enviadas antes de la fecha límite del 31 de diciembre. El año pasado, cuando se eligió a Ken Griffey Jr. y Mike Piazza, se contaron 440. Bagwell quedó 15 por debajo de los 330 que se necesitaban para conseguir el 75%. A Raines le faltaron 21 y a Hoffman 34.

    Las 200 boletas que ya se han contabilizado este año no se pueden considerar una muestra pequeña. Raines y Bagwell, que tienen alrededor del 90%, tienen que sentirse optimistas. Rodríguez, Guerrero y Hoffman se mantienen cercanos al 75% entre las votaciones conocidas y parecen destinados a entrar pronto, si es que no lo logran este año.

    Martínez, el notable bateador designado de los Marineros, aparece por detrás de ellos. Barry Bonds y Roger Clemens, ambos manchados por la sombra de las sustancias para mejorar el rendimiento, han recibido alrededor del 60% de apoyo, casi 30% de más de lo logrado por ambos hace apenas dos años.

    En años recientes, los porcentajes de los jugadores de posición han bajado y los de los cerradores han subido hasta casi un 5% cuando se contabilizan todas las papeletas. Eso es buena noticia para Hoffman, el líder de salvados de todos los tiempos de la Liga Nacional con 601 y quien está en su segundo año de elegibilidad. El próximo año todas las boletas de los electores de la BBWAA se harán públicas una semana después de la elección.

    "Vi una columna en la que tenía alrededor del 60% de los votos entre los periodistas jóvenes", dijo Hoffman. "No era un gran respaldo de su parte. Entonces, espero que (la tendencia reciente de votación) se mantenga igual".

    Para Raines, las noticias son muy prometedoras. El jardinero izquierdo, uno de los mejores robadores de bases y primeros bates en la historia del béisbol, está en su 10mo y último año en la boleta de los periodistas.

    Guerrero y Rodríguez, éste último uno de los mejores receptores en la historia, están haciendo su debut en las elecciones. Guerrero, un destacado jardinero derecho y cañonero, sería el primer bateador dominicano en ser elegido. Los lanzadores Juan Marichal y Pedro Martínez son los únicos dominicanos con una placa en el museo de ladrillos rojos ubicado en la Main Street de Cooperstown.

    Tanto Raines como Guerrero comenzaron sus carreras con los Expos de Montreal, el equipo con el que más se les recuerda. El fallecido Gary Carter y Andre Dawson aparecen con la gorra de los Expos en sus respectivas placas. Guerrero también jugó seis temporadas con los Angelinos, uno de los cinco equipos que siguen sin ser representados por jugador alguno en Cooperstown.

    Raines, quien jugó para seis novenas--incluidos los Yankees que ganaron la Serie Mundial en 1996 y 1998--ha dicho que su corazón pertenece a los Expos, equipo con el que jugó sus primeras 13 temporadas. Si es elegido, entrará vistiendo esa gorra.

    "Montreal significa todo para mí", dijo Raines. "Los fanáticos me recibieron como a un hijo. Amo a Montreal. Valoraban mi forma de jugar y me lo hacían saber. Siento que eso me ayudó mucho siendo un joven. Significó mucho contar con el apoyo de la gente desde el primer día. Eso vale mucho para un pelotero. Como jugador, uno quiere sentirse bienvenido, quieres que la gente vaya a verte. Como jugador, quieres escuchar lo que dice el público de ti".

    Hoffman, quien logró 552 de sus salvados en 16 años con los Padres, sería el tercer jugador de San Diego en el Salón, siguiendo los pasos de Dave Winfield y el ocho veces campeón bate de la Liga Nacional, Tony Gwynn.

    Bagwell, quien pasó toda su carrera de 15 años en Houston, sería el segundo pelotero de los Astros en Cooperstown. Su compañero de equipo, Craig Biggio, fue exaltado en el 2015.

    Biggio dijo que seguirá la elección por televisión la tarde del miércoles.

    "Cuando estás así de cerca, tocando la puerta, lo que pasa es que la ansiedad y la emoción suben a un nivel distinto", dijo Biggio, quien no fue electo por dos votos en el 2014, un año antes de su eventual exaltación.

    "Es la cosa más loca del mundo. No tienes control sobre ello. Uno presenta su currículum y después sólo toca esperar que a la gente le guste. Es como decir, 'Aquí está lo que hice, aquí están los sitios donde jugué'. Por eso es que es tan difícil, porque si te pones a pensar, 75% es un número bien grande".

    Más »
  • Nombres sonoros en peligro de salir de la boleta del Salón de la Fama

    Mientras muchos están esperando para ver si se empatará el récord de cinco elegidos por la Asociación de Cronistas del Béisbol de Norteamérica en un mismo año en esta elección del Salón de la Fama, el número cinco significa algo completamente distinto para otros candidatos. Es el porcentaje de la votación que se quiere para permanecer en la papeleta al menos un año más. El puertorriqueño y leyenda de los Yankees, Jorge Posada, es parte del puñado de jugadores que están en ese limbo.

    Los resultados de la 73ra elección de la BBWAA para el Salón de Fama se conocerán este miércoles a partir de las 6 p.m. ET. Un jugador puede permanecer hasta un máximo de 10 años en la boleta siempre y cuando supera ese 5%. Aquí les echamos un vistazo a algunos de esos jugadores que no esperan entrar este año, sino simplemente seguir en carrera.

    Jorge Posada
    Los únicos receptores que tuvieron un OPS+ mejor que el 121 del puertorriqueño son todos miembros del Salón de la Fama: Mike Piazza, Mickey Cochrane, Bill Dickey, Johnny Bench, Ernie Lombardi, Gabby Hartnett y Yogi Berra. Eso parecía importar mucho hace cinco años, cuando Peter Gammons escribió lo siguiente en MLB.com:

    "Dentro de varios años, dependiendo de los caprichos de los votantes cada diciembre, Posada entrará al Salón de la Fama en ese uniforme, como Berra y como Bill Dickey. Los votantes quedarán maravillados con esos cinco anillos y siete campeonatos de la Liga Americana, y pensarán en todos esos grandiosos pitchers a los cuales les recibió".

    Ahora no está ni claro si Posada seguirá en la boleta. El receptor, quien pasó sus 17 temporadas con los Yankees y fue pieza fundamental en cuatro de esas Series Mundiales-además de ser 10mo en WAR entre los receptores del último medio siglo--está batallando para seguir en carrera en su primer año de elegibilidad. Posada tenía el 4.4% de apoyo según las boletas recopilados por Ryan Thibodaux. Sólo 10 periodistas habían votado por él.

    Si estimamos que se entregarán unas 435 boletas, eso significa que Posada necesitará otros 12 votos para lograr el 5%, así que prepárense para algo de drama. Thibodaux dijo que "muchísimos votos del área de Nueva York aún no se han contado" y apuntó que en el 2015 Nomar Garciaparra tenía ocho votos públicos (2.4%) y terminó con 30 (5.5%) para mantenerse en la boleta.

    Sammy Sosa
    El toletero dominicano promedió 58.4 jonrones por año durante un lapso de cinco temporadas entre 1998 y 2002, convirtiéndose en el único jugador de la historia en batear 60 jonrones tres veces y retirándose con 609 bambinazos. Pero dados los rumores sobre su uso de sustancias para mejorar el rendimiento, parece que nada de lo que hizo les importa a los electores de la BBWAA y Sosa siempre termina rodeado por el suspenso. ¿Alcanzará el 5% este año?

    Sosa debutó apoyado por el 12.5% de los votantes en el 2013, cuando apareció entre los elegibles por primera vez junto a Barry Bonds, Roger Clemens y Piazza. Desde entonces, sus porcentajes son 7.2, 6.6 y 7.0. Hasta el martes, su apoyo estaba en 9.2% y el quisqueyano necesitaba otro voto para garantizar el ansiado 5%, basados en un estimado de 435 participantes en la elección.

    Billy Wagner
    Cuando debutó en la papeleta el año pasado, Wagner dijo que debería ser "seriamente considerado" y citó varios números "importantes" que en su opinión eran más valiosos que los salvados. Por ejemplo, la efectividad: la suya fue de 2.31 en 903 innings, la segunda mejor (Mariano Rivera) en la era modera para los lanzadores con al menos 903 entradas lanzadas. También, los ponches: 1,196, más un promedio de 11.92 ponches por cada nueve innings, el mejor entre todos aquellos pitchers con al menos 900 episodios desde 1900. Además, el WHIP (1.00) y el promedio al bate de sus oponentes (.187).

    Wagner sentía que ésas son el tipo de cosas que un pitcher puede controlar y que son más relevantes que los salvados, que tienen mucho que ver con las oportunidades de rescate que pueda darle su equipo a un determinado lanzador. De hecho, eso cuadra perfectamente con lo devaluado que está el salvamento como estadística ahora mismo. De cualquier forma, Wagner salvó 422 encuentros, quinto de todos tiempos y segundo detrás de John Franco entre los lanzadores zurdos.

    Con Lee Smith camino a salir de la boleta y Trevor Hoffman rumbo al Salón de la Fama, Wagner podría ser el mejor cerrador en la boleta el próximo año. Incluso, hay quienes piensan que es el mejor taponero de esta boleta, mejor que Hoffman una vez que se analizan las estadísticas modernas. Sin embargo, por ahora su realidad es la batalla por el 5%.

    Jeff Kent
    Ningún segunda base ha dado más jonrones (351), ha empujado más carreras (1,389), ha bateado más dobles (508) ni ha conseguido un slugging (.509) más elevado, y eso que esas estadísticas son sólo tomando en cuenta los juegos que disputó Kent en la intermedia.

    Sin embargo, la defensa de Kent (-0.6 dWAR) no se compara bien con el 12.8 de Ryne Sandberg o el 3.3 de Joe Morgan, otros camareros que también tenían poder al bate. Quizás por esa percepción de que era un defensor mediocre, quizás debido a su mala relación con la prensa, o por sus juntas con Bonds, pero lo cierto es que sea cuál sea la razón, ésta es la cuarta elección en la que participa Kent y sus porcentajes han sido de 15.2 en el 2014, 14.0 en el 2015, 16.6 en el 2016 y 15.4 este año hasta el martes.

    "He tratado de eliminar buena parte del drama de mi vida", dijo Kent. "No sé por qué (sus votos no son más). No entiendo. Ahora salieron con estos números, el WAR, que no entiendo cómo funciona y no existía antes. Me deja rascándome la cabeza. No lo sé. Yo me estoy divirtiendo, entrenando a mis hijos. Estoy construyendo una academia para niños aquí en Texas".

    Fred McGriff
    En 1995, McGriff era el primera base de los Bravos y fue pieza clave en la única Serie Mundial que han ganado en Atlanta. Pase lo que pase, McGriff siempre tendrá eso. ¿Pero recibirá suficiente apoyo en la votación del Salón?

    Entre los defensores de la primera base, el cubano y miembro del Salón de la Fama Tany Pérez se ubica 27mo con un WAR de 53.9, y McGriff aparece por detrás con 52.4. El cinco veces convocado al Juego de Estrellas dio al menos 30 jonrones en 10 temporadas distintas y se retiró con 493 cuadrangulares en una época en la que ser miembro del club de los 500 jonrones empezó a ser cosa común. Pero a diferencia de varios de sus contemporáneos, sobre McGriff nunca ha habido dudas ni suspicacias de que su poder no era natural.

    Sin embargo, la aguja no se ha movido. McGriff debutó con un 21.5% en el 2010 y alcanzó un tope personal de apoyo con 23.9% en el 2012. El año pasado superó el 20% por primera vez, pero hasta el martes había recibido un 17.1%.

    Más »
  • Estigma de los esteroides acucia voto al Salón de la Fama

    NUEVA YORK -- El estigma de los esteroides acucia la votación del Salón de la Fama, de la misma forma como atormentó al béisbol de Grandes Ligas en los 90 y al inicio de la década posterior.

    Tim Raines, en su décimo y último año de elegibilidad, se perfila con buenas opciones para conseguir los votos suficientes, junto a Jeff Bagwell, cuando la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica, anuncie sus resultados la noche del miércoles.

    Iván Rodríguez, en la lista de candidatos por primera vez, y Trevor Hoffman también podrían ser electos.

    Pero además de enfocarse en los elegidos, mucha gente analizará los votos que recibirán Barry Bonds y Roger Clemens, cuyas aureolas quedaron mancilladas.

    Bonds, el siete veces ganador del premio al Jugador Más Valioso que ostenta los récords de más jonrones en una temporada y de por vida, recibió 36.2% en su primer año en 2013, y 44.3 el año pasado. Clemens, siete veces laureado con el premio Cy Young, subió del 37.6% en 2013 a 45.2% el año pasado.

    Este año, Bonds ha conseguido el 62.8% en 219 papeletas recopiladas por Ryan Thibodaux y que publicó en un registro diario. Clemens cuenta con un 61.9%. Se calcula que esa es la mitad de votos correspondientes a este año, así que los dos podrían quedarse del 75% necesario.

    Pero están ganando terreno.

    Peter Gammons, el comentarista de MLB Network que ha sido miembro de BBWAA desde 1972, votó por Bonds y Clemens por primera ocasión. Su criterio es diferenciar entre los jugadores bajo sospecha de esteroides previo al inicio de los controles con sanciones en 2004 y los que fueron suspendidos por infracciones por consumo de sustancias para mejorar el rendimiento.

    "Juzgo a los jugadores en base a la era que les tocó y sus contemporáneos", dijo Gammons el miércoles. "Clemens y Bonds, ellos fueron el mejor lanzador y el mejor pelotero de sus eras. Y si bien fue algo arduo, llegue a la conclusión de no podía saber quién lo hizo y quién no... Al final decidí, sabes qué, ellos fueron extraordinarios y deben estar en el Salón de la Fama porque ese es un museo de la historia del béisbol".

    La elección del ex comisionado Bud Selig por un comité de veteranos en noviembre, influyó en las decisiones de varios debido a que le tocó gobernar las Grandes Ligas durante la era.

    Bruce Miles, del periódico Daily Herald de los suburbios de Chicago, también votó por ellos por primera vez.

    "Confiaba en que, sobre Bonds y Clemens, quizás íbamos a tener una mayor discusión, hablar sobre lo que hicieron, porqué lo hicieron, sus consideraciones sobre la probidad del deporte, lo que opinan del Salón de la Fama", dijo Miles el martes. "Con el comité de veteranos eligiendo a Bud Selig al Salón de la Fama, me parece que llegó la hora que los rostros principales de la llama Era de los Esteroides le acompañen en el estrado este julio".

    Bonds fue acusado de mentir a un jurado investigador en 2003 al negarle que uso sustancias dopantes, pero un jurado no pudo alcanzar un veredictos en tres cargos de que hizo declaraciones falas y lo declaró culpable por un cargo de obstrucción de la justicia al determinar que dio una respuesta evasiva. Ese fallo fue revertido tras una apelación en 2015.

    Clemens fue declarado inocente el año pasado por un cargo de obstrucción ante el Congreso, de tres por dar declaraciones falsas al Congreso y dos casos de perjurio, todos por negar haber consumido drogas para mejorar el rendimiento.

    John Smoltz, un pitcher exaltado al Salón de la Fama, piensa que el paso del tiempo y cambios en la masa de votantes ha propiciado una perspectiva distinta.

    "Los periodistas van y vienen. Nuevos periodistas reciben la oportunidad de votar y pudieron no haber cubierto algo que pasó hace 20 años", señaló Smoltz. "Cuando se trata de puras circunstancias y de evidencia que no tienes a la mano, entonces te estás dejando llevar por rumores, y ahí pones al periodista en una situación muy difícil, que sea el juez y el jurado".

    Manny Ramírez, sin embargo, es visto con otra lupa. El dominicano fue suspendido dos veces por infracciones de dopaje tras el inicio de los controles con sanciones en 2004, y recibía un 23.5% de apoyo en su primer año en la papeleta. El dominicano Sammy Sosa, otro señalado por supuesto uso de sustancias dopantes, sumaba un 9.3%.

    Raines, quinto en la tabla histórica de bases robadas, recibió el 24.3% en su primer año de elegibilidad en 2008. Saltó del 55% en 2015 a 69.8% el año pasado, y ahora mismo registraba 89.8% en los votos de este año. Pinta bien para unirse a Andre Dawson y Gary Carter como los únicos miembros del Salón de la Fama en representación de Montreal. Trece de sus 23 campañas en las mayores fueron con los Expos, que se fueron de Canadá para convertirse en los Nacionales de Washington a partir de la temporada de 2005.

    "Si me eligen, ese es el equipo con el que merezco entrar, sin importar que (la ciudad) se quedó sin equipo", dijo Raines la semana pasada. "Ese fue el equipo con el que me tocó jugar y estoy muy a gusto con ello".

    Más »
  • Salón de la Fama: Cómo votaron los de MLB.com en esta oportunidad

    Catorce reporteros de MLB.com tienen derecho al voto para el Salón de la Fama 2017, como parte de las elecciones de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica.

    Los resultados de las votaciones se anunciarán el miércoles a las 6 p.m. ET por MLB Network, con la programación disponible por MLB.com desde las 5 p.m. ET.

    Entre cinco y seis candidatos podrían ser elegidos este año, según algunos avances de las boletas públicas.

    A continuación, cómo votaron los reporteros de MLB.com:

    Michael Bauman, columnista
    Jeff Bagwell, Vladimir Guerrero, Trevor Hoffman, Iván Rodríguez, Lee Smith

    "No creo que exista ningún argumento contundente en contra de estos candidatos. La candidatura de Bagwell pudo haber sido entorpecido por algunos rumores sin pruebas, pero éste debe ser el año para él en Cooperstown. Rodríguez debe ser elegido en su primera oportunidad, ya que el puertorriqueño ganó 13 Guantes de Oro y siete Bates de Plata como receptor".

    Barry Bloom, reportero nacional
    Bagwell, Barry Bonds, Roger Clemens, Guerrero, Hoffman, Mike Mussina, Jorge Posada, Tim Raines, Rodríguez, Smith.

    "Este año, por primera vez, pedí sugerencias de parte de los lectores para el último puesto. Ya me inclinaba por Smith, a quien elegí en el último año de su elegibilidad en la boleta. Smith salvó 478 juegos, un récord superado por Hoffman y el panameño Mariano Rivera. Nunca entendí por qué él no recibió tanto apoyo de parte de los votantes cuando fueron elegidos Rich "El Ganso" Gossage y Bruce Sutter. El boricua Edgar Martínez y Larry Walker fueron muy buenos candidatos también. Si pudiera votar por 12 candidatos, hubiera votado por ellos también".

    Hal Bodley, corresponsal
    Bagwell, Hoffman, Martínez, Fred McGriff, Raines, Rodríguez, Curt Schilling

    "A Bagwell le faltaron apenas 15 votos el año pasado y ahora debe de ser elegido fácilmente. Es digno del Salón por sus 449 jonrones y promedio de por vida de .297. Hoffman cuenta con mi voto porque sus 601 salvamentos son la segunda mayor cantidad en la historia, detrás de los 652 de Rivera. Rodríguez fue el mejor receptor de su era, y por mucho. Schilling fue un pitcher dominante, sobre todo en juegos importantes. Martínez definió el rol de bateador designado, a la vez que llevo años pensando que McGriff debe ser elegido".

    Richard Justice, columnista
    Bagwell, Bonds, Clemens, Hoffman, Martínez, Mussina, Raines, Rodríguez, Schilling, Billy Wagner

    "Catorce jugadores con argumentos para el Salón estuvieron en la boleta este año, así que el reto fue decidir los mejores 10. Es una ciencia imperfecta. Bagwell, Bonds, Clemens, Mussina, Schilling, Rodríguez y Raines son fáciles de elegir. Los cerradores (Hoffman y Wagner) y designados (Martínez) son relativamente nuevos elementos del juego y esto debe reflejarse en las votaciones. Para mí fue difícil no votar por Guerrero, pero el dominicano será elegido sin duda en algún momento".

    Jeffrey Flanagan, reportero de los Reales
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, Martínez, Raines, Manny Ramírez, Rodríguez, Smith

    "Fue difícil no votar por Mussina, pero hey, sólo tengo 10 votos. Pensé mucho en Walker, pero me preocupa cómo el ambiente de Colorado pudo haber inflado sus números. Su producción en la ruta no estuvo cerca de la que tuvo en el Coors Field. El próximo año volverá a analizar su candidatura, al igual que la de Mussina".

    Paul Hagen, reportero nacional
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, McGriff, Raines, Rodríguez, Smith, Wagner

    "La filosofía aquí ha sido consistente durante años. Los votos para el Salón de la Fama son demasiado importantes como para adivinar quién consumió sustancias para aumentar el rendimiento y quién no. Los votantes deben votar por los mejores jugadores o no votar por nadie. También debo decir que tengo escepticismo con los designados, pero creo que los cerradores no han recibido el apoyo que merecen".

    Chris Haft, reportero de los Gigantes
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, Jeff Kent, Raines, Ramírez, Rodríguez, Smith

    "Por primera vez, voté por Bonds y Clemens. Vacilé con Rodríguez y Ramírez antes de decidir que merecían mi voto por su pura calidad-Manny en la caja de bateo y Pudge detrás del plato. Guerrero merece ser elegido en su primera oportunidad; ningún lanzador quería enfrentarlo. He apoyado a Bagwell, Hoffman, Kent y Smith todo el tiempo".

    Jon Paul Morosi, reportero nacional
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, Martínez, Mussina, Raines, Rodríguez, Schilling

    "Raines es el único jugador en la historia de Grandes Ligas con más de 800 bases robadas, más de 1,300 bases por bolas y más de 100 triples. Pertenece al Salón de la Fama, tal como otros dos candidatos merecedores-Martínez y Hoffman-por quienes premios de la actualidad han sido nombrados. Walker es digno de Cooperstown también, pero fue el nombre más difícil que omití".

    Carrie Muskat, reportera de los Cachorros
    Bagwell, Bonds, Clemens, Raines, Rodríguez

    "Agregué a Bagwell este año luego de más conversaciones y análisis sobre su carrera. Rodríguez fue impresionante tanto a la defensa (13 Guantes de Oro) como al bate. Bonds, Raines y Clemens son candidatos que apoyo desde el año pasado".

    Terence Moore, columnista
    Bagwell, Guerrero, Hoffman, McGriff, Raines, Rodríguez, Gary Sheffield, Smith

    "Si McGriff debe ser elegido al Salón, lo mismo se puede decir sobre Bagwell. Tienen números similares al bate. En muchos casos, terminaron con mejores números como inicialistas como el cubano Tany Pérez. Sí, ese mismo Tany Pérez que está en Cooperstown".

    Mark Newman, editor
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, Martínez, Mussina, Raines, Rodríguez, Schilling

    "Dependiendo más de números avanzados y estando consciente de una generación de fanáticos no representados suficientemente. Por primera vez, voté por 10 candidatos, incluyendo cinco nombres nuevos para mí: Bagwell, Martínez, Mussina, Raines y Schilling. Guerrero merece ser el primer jugador de posición dominicano en ser elegido, lo cual abre una puerta importante. Agregaría a Walker y Wagner si se permitiera más votos".

    Tracy Ringolsby, columnista
    Bagwell, Bonds, Clemens, Hoffman, McGriff, Mussina, Raines, Rodríguez, Smith, Walker

    "Walker tiene que representar la mayor injusticia entre los votantes. Ellos se fijan en el Coors Field, pero si ves las estadísticas avanzadas de sus partidos en la ruta, encontrarán que en ese sentido se encuentra entre el primer tercio de los jugadores ya pertenecientes al Salón".

    Phil Rogers, columnista
    Bagwell, Mussina, Raines, Rodríguez, Schilling, Walker

    "Me encantaría ver a Rodríguez elegido en su primera oportunidad. Es el mejor receptor que he visto y por mucho. Me gustaría que más votantes analizaran más a Walker. Fue un jugador completo. El jugar en el Coors Field le ayudó en los números, pero su juego se trataba más que su promedio de bateo".

    T.R. Sullivan, reportero de los Rangers
    Bagwell, Bonds, Clemens, Guerrero, Hoffman, McGriff, Mussina, Raines, Ramírez, Rodríguez

    "Rodríguez debe ser elegido en su primera oportunidad. Es uno de los cinco mejores receptores en la historia del béisbol, junto a Johnny Bench, Roy Campanella, Yogi Berra y Josh Gibson. Mussina ha sido subestimado y ya debería estar en Cooperstown".

    Totales de los 14 votantes de MLB.com
    Los candidatos necesitan el 75% de los votos para ser elegidos. Basándonos en los votos de los de MLB.com, Bagwell, Rodríguez, Raines y Hoffman serían los señalados en esta oportunidad. Estarían cerca Bonds, Clemens y Guerrero.

    1E. Bagwell -- 14 votos
    1E. Rodríguez -- 14 votos
    3. Raines -- 13 votos
    4. Hoffman -- 12 votos
    5E. Bonds -- 10 votos
    5E. Clemens -- 10 votos
    7. Guerrero -- 9 votos
    8E. Mussina -- 7 votos
    8E. Smith -- 7 votos
    10E. Martinez -- 5 votos
    10E. McGriff -- 5 votos
    10E. Schilling -- 5 votos
    13. Ramírez -- 3 votos
    14E. Wagner -- 2 votos
    14E. Walker -- 2 votos
    16E. Kent -- 1 voto
    16E. Posada -- 1 voto
    16E. Sheffield -- 1 voto

    Más »
  • Vladimir Guerrero e Iván Rodríguez en expectativa para el Salón de la Fama

    NUEVA YORK -- Hay dos jugadas singulares que marcan las carreras de Iván Rodríguez y Vladimir Guerrero, los dos nombres nuevos en la lista de candidatos al Salón de la Fama del béisbol con mejores posibilidades y credenciales para ser exaltados en una primera votación.

    En el caso del puertorriqueño Rodríguez, la acción fue defendiendo detrás del plato. En cuanto al dominicano Guerrero, se trató de batear un lanzamiento imposible.

    Lo que hizo Rodríguez fue retener la pelota para asegurar el último out y que los Marlins de Florida vencieran a los Gigantes de San Francisco en la serie de división de la Liga Nacional de 2003. J.T. Snow, de los Gigantes, le embistió con ferocidad, pero el receptor no dejó caer la pelota. Los Marlins se encaminaron a la conquista de su segundo campeonato de Serie Mundial, el único en la trayectoria de 21 campañas del boricua en las mayores.

    Rodríguez también ganó un premio al Jugador Más Valioso (1999), fue seleccionado 14 veces al Juego de Estrellas y fijó un récord con sus 13 Guantes de Oro. Jugó con siete equipos, pero su principal vínculo se asocia con los Rangers de Texas, el conjunto en el que militó en sus primeras 12 campañas.

    "El Mudo". Guerrero recibió ese apodo por su timidez, acentuada porque no hablaba inglés.

    Pero habló muy fuerte con el bate a lo largo de una carrera de 16 años, principalmente con los Expos de Montreal y los Angelinos de Los Ángeles. El jardinero le bateaba a todo y con una fuerza colosal.

    Tanto así que en un juego ante los Orioles de Baltimore en 2009 consiguió un sencillo al extender el bate para conectarle a un lanzamiento que ya había rebotado en el suelo frente al plato, un swing más propio de un jugador de cricket.

    Ambos sabrán el miércoles son exaltados en su primer intento en la elección de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica. Ese es el día en que se anunciarán los resultados.

    Este es el tercer año que, como periodista de The Associated Press, participo en la votación, y es el tercero en el que llené el máximo de 10 nombres que se pueden someter en la papeleta que incluye a 34 jugadores.

    Jeff Bagwell, Barry Bonds, Roger Clemens, Edgar Martínez, Mike Mussina, Tim Raines y Curt Schilling repiten de la lista del año pasado. Guerrero y Rodríguez entran dentro del grupo de aspirantes en su primer año. Y Larry Walker es la novedad.

    El año pasado, cuando Ken Griffey Jr. y Mike Piazza fueron elegidos, se contaron 440 votos.

    ¿Quiénes alcanzarán el mínimo del 75% del respaldo necesario para ingresar a Cooperstown?

    De acuerdo con los votos que han trascendido hasta ahora, existe una buena posibilidad que hasta cinco nombres puedan ingresar este año. Esos votos se pueden consultar gracias a la iniciativa de Ryan Thibodaux, un fanático del b??isbol en Oakland, al consignarlos en una base de datos: http://bit.ly/tracker17.

    Al amanecer del domingo, había logrado compilar más un poco de 200, muy cerca de la mitad del estimado previsto este año. Bagwell --en su séptimo intento-- y Raines --en su décimo y último-- parecen bien encaminados al situarse por encima del 90%.

    Rodríguez (80.1), Guerrero (74.1) y Trevor Hoffman (73.1) merodean el porcentaje mágico.

    Hay un patrón establecido, pero no se puede determinar cuánto podrán cambiar los números con los votos que no se han dado a conocer.

    Pero en el caso particular de Guerrero y Rodríguez, en caso que no consigan la adhesión suficiente en esta ocasión, quedarán bien perfilados para intentos posteriores.

    Rodríguez debería ser un fijo, pero el mínimo rumor que implique a un jugador con el consumo de sustancias dopantes acaba costándole votos. Rodríguez nunca dio positivo y su nombre no aparece en el Informe Mitchell, pero José Canseco --su ex colega con los Rangers-- aseveró en su libro que publicó en 2005 que le inyectó esteroides. Sería el cuarto puertorriqueño en ser elevado tras los pasos de Roberto Clemente, Orlando Cepeda y Roberto Alomar.

    Quizás con Guerrero se percibe una falta de una impronta que fácilmente le señale como "Salón de la Fama", un jugador medio condenado al anonimato al jugar sus primeras ocho temporadas en Montreal y que no fue hasta los 35 años --con Texas-- cuando alcanzó su única Serie Mundial. Pero acabó con un promedio al bate de .318 y 449 jonrones de por vida, algo que solo otros cinco han logrado en la historia y todos ellos están en Cooperstown: Babe Ruth, Ted Williams, Stan Musial, Lou Gehrig y Jimmie Foxx. Sería el primer jugador dominicano de posición en ser elevado, después de los pitchers Juan Marichal y Pedro Martínez.

    Los resultados parciales también dan para destacar otros puntos:

    BONDS Y CLEMENS: Este es el quinto año en la votación para los dos jugadores más identificados con la Era de los Esteroides y que parecían que estaban en un purgatorio, al no poder pasar sobre el 50%. Pero cuando un comité de veteranos eligió a Bud Selig para ingresar este año al Salón de la Fama se azuzó un debate sobre si era correcto homenajear al directivo que estuvo al frente del deporte en la peor etapa de los escándalos, mientras que se deja fuera a los jugadores. El efecto podría ser un incremento de los votos para el mejor bateador (Bonds) y el mejor lanzador (Clemens) de su generación. Ambos superan el 60% en lo que se ha revelado. Tienen cinco años más para llegar al 75% y la percepción que los futuros nuevos votantes son más adeptos a apoyarles.

    MARTÍNEZ, EL DESIGNADO: ¿Será que el impacto de David Ortiz en el ocaso de su carrera sirva para romper el estigma para los bateadores designado? El boricua Martínez podría beneficiarse en su octavo intento. Apenas sumó 25% hace dos años y ahora mismo anda en 67.2%. Tendrá dos años más para llegar a la meta.

    RELEVISTAS: Otro estigma. ¿Cuál es la verdadera valía de la estadística de salvamento? Abridores como Mussina y Schilling lanzaron más innings que relevistas como Hoffman, Lee Smith y Billy Wagner. Hoffman tiene 601 salvados, la segunda cantidad en la historia. Pero afronta resistencia, algo que no le pasará a Mariano Rivera cuando se elegible para 2019 debido su legado de postemporada. Mientras el WAR de Hoffman es de 28.4, el de Rivera es de 57.1

    MANNY RAMÍREZ: ¿Cómo descartar a alguien con 555 jonrones, 1.831 impulsadas? Un Salón de la Fama sin duda, pero fue suspendido por dopaje tanto en 2009 como en 2011. Para entonces, las reglas eran meridianamente claras y sabía a lo que se exponía. Su respaldo parcial oscila en el 25%, más que suficiente para sobrevivir el primer año.

    Más »
  • Último año de Tim Raines en la boleta del Salón: ¿Tendrá suficiente?

    A medida que los periodistas han ido haciendo públicas las boletas con sus respectivas selecciones para el Salón de la Fama, las cosas se ven mejores para Tim Raines, quien está en su 10mo y último año de elegibilidad.

    Raines ha visto cómo su apoyo ha subido de forma constante a lo largo del tiempo. El año pasado su nombre apareció en el 69,8% de las papeletas de la Asociación de Cronistas el Béisbol de Norteamérica (BBWAA), un salto importante tras haber obtenido 55% el año anterior.

    Pero muchas cosas pueden cambiar antes de que se anuncien los resultados finales el 18 de enero, lo que podría convertir esta semana en un manojo de nervios para Raines y sus simpatizantes.

    De esta manera, y como anticipo al anuncio de aquellos que integrarán el grupo de los elegidos al Salón de la Fama en el 2017, en MLB.com le damos un vistazo a los argumentos de Raines y otros jugadores que se mantienen con posibilidades auténticas de ser elegidos.

    Tim Raines, LF, 1979-2002
    Estadísticas de por vida: .294/.385/.425, 2,605 H, 170 HR, 980 CI, 1,571 C, 808 BR, 123 OPS+, 69.1 WAR

    Argumentos con estadísticas tradicionales:
    • Raines fue uno de los mejores y más eficientes ladrones de bases de todos los tiempos. Sus 808 bases robadas lo colocan en el quinto puesto en la historia de las Grandes Ligas, sólo por detrás de Rickey Henderson, Lou Brock, Billy Hamilton y Ty Cobb, todos miembros del Salón de la Fama. Pero el 84,7% de éxitos robando de Raines no sólo es el mejor de dicho grupo, sino el mejor de todos los tiempos entre los jugadores con al menos 400 intentos. Y él tuvo 954.

    • El porcentaje de embarsarse de Raines (.385) lo colocaría en el puesto 56 entre los miembros del Salón de la Fama, por delante de Willie Mays y por encima del promedio de los integrantes de Cooperstown (.376) y de otros patrulleros como Duke Snider, Carl Yastrzemski, Hank Aaron, Ken Griffey Jr. y el puertorriqueño Roberto Clemente. Raines se embasó 3,977 veces en su carrera, más que su contemporáneo Tony Gwynn, quien entró directo al Salón de la Fama con el 97,6% de apoyo en su primer intento.

    • Los 2,605 hits de Raines lo igualarían en el escaño 58 entre los integrantes del Salón: son más que el promedio de hits de los miembros de Cooperstown (2,402) y también están por encima de jugadores como Ozzie Smith, Barry Larkin, Willie Stargell y Willie McCovey. Sus 1,330 boletos lo ubicarían en el sitial 24, por delante de Griffey.

    • El promedio de bateo de Raines (.294) lo empataría con Frank Robinson y Jimmy Collins en el puesto 101 entre los exaltados a Cooperstown, ligeramente por debajo del promedio de los miembros del Salón (.302), pero por delante de otros como Craig Biggio, Henderson y Joe Morgan.

    Argumentos con estadísticas avanzadas:
    • Raines acumuló un WAR de 69.1, lo que lo colocaría en el puesto 54 entre los jugadores de posición del Salón de la Fama, apenas por encima del WAR promedio de los miembros del Salón (69) y un puesto arriba de Gwynn. Su WAR es mejor que otros patrulleros como Andre Dawson, Dave Winfield, Rice y Brock.

    • De acuerdo con la versión del WAR de Jay Jaffe, que combina el WAR de por vida y el de los mejores años de un jugador para luego compararlo con aquellos ya exaltados a Cooperstown que cubrieron la misma posición, Raines aparece mejor colocado que el jardinero izquierdo promedio del Salón, 55.6 a 53.3. De hecho, tanto su WAR de por vida como el de sus mejores años están por encima del promedio.

    • Raines dejó un OPS+ de 123 que lo pondría 96to entre los socios de Cooperstown, por delante de jugadores de la talla de Ernie Banks, Paul Molitor, Ryne Sandberg y Cal Ripken Jr. El OPS no ajustado de Raines (.810) lo pondría en el lugar 99, delante de Dawson, Biggio, Sandberg, Ripken, Brock y otros.

    Jugador más similar en el Salón de la Fama: Brock. De acuerdo con Baseball Reference, que usa una medición para comparar a jugadores utilizando estadísticas tradicionales, Brock tiene la carrera más comparable con la de Raines. Como Raines, Brock fue un veloz jardinero izquierdo y primer bate que tuvo promedio de .293 con 776 extrabases, 1,571 carreras y 938 robos. Raines bateó .294 con 713 extrabases, 1,571 anotadas y 808 robos (pero fue mucho más eficiente). Las estadísticas avanzadas le dan una ventaja considerable a Raines gracias a su capacidad para embasarse: su WAR de 69.1 eclipsa el 45.2 de Brock y su OPS+ de 123 supera el 109 de Brock.

    Jugador más similar que no está en el Salón de la Fama: Kenny Lofton. Se puede argumentar que Lofton tuvo una carrera más similar a la de Raines que Brock. La trayectoria de Lofton se pareció a la de Raines: alcanzó sus mejores años al principio, cuando encabezó cinco veces seguidas su liga en bases robadas (Raines lo hizo en cuatro ocasiones) y fue convocado en seis oportunidades consecutivas al Juego de Estrellas (Raines en siete). Lofton tuvo 68.2 de WAR, 107 de OPS+, una línea de bateo de .299/.372/.423, 2,428 hits, 1,528 carreras anotadas y 622 robos. Raines tuvo 69.1 de WAR, 123 de OPS+, una línea de bateo de .294/.385/.425, 2,605 hits, 1,610 carreras anotadas y 808 robos. Pero Lofton sufrió un desaire en la votación y quedó fuera tras su primer año de elegibilidad.

    Más »
  • La candidatura de Edgar Martínez al Salón depende de puro bateo

    El puertorriqueño Edgar Martínez aparece en la boleta de elegibles al Salón de la Fama por octava ocasión, lo que significa que sus oportunidades para ser electo son cada vez menos. Sin embargo, sus números han venido subiendo de forma consistente, y esta elección del 2017 luce como su mejor oportunidad hasta ahora para llegar a Cooperstown.

    Después de subir hasta el 43,4% de los votos de la Asociación de Cronistas del Béisbol de Estados Unidos (BBWAA) en el 2016, la leyenda de los Marineros parece estar mejor ubicado este año, de acuerdo con los resultados de las boletas que ya algunos periodistas han hecho públicas.

    Con Martínez en la pelea por la inmortalidad, en MLB.com examinamos su candidatura antes de que se conozcan los resultados oficiales de la votación de la 73ra elección al Salón de la Fama, que serán anunciados el 18 de enero.

    Los jugadores pueden permanecer en la boleta por un máximo de 10 años después de ser elegibles cinco años después de retirarse.

    Edgar Martínez, BD/3B, 1987-2004

    Estadísticas de por vida: .312/.418/.515, 2,247 H, 514 2B, 309 HR, 1,261 CI, 1,219 C, .933 OPS, 147 OPS+, 147 wRC+, 68.3 WAR (de acuerdo con Baseball-Reference.com)

    Argumentos con estadísticas tradicionales

    • Martínez, quien bien podría ser considerado el mejor bateador designado de todos los tiempos, hizo su trabajo a la perfección: bateaba. Su OPS de .933 lo ubicaría 18vo entre los miembros del Salón de la Fama y lo igualarían con Albert Belle en el lugar 31 de todos los tiempos entre los jugadores con al menos 10 temporadas en Grandes Ligas.

    • Martínez era una máquina de embasarse. Su porcentaje de embasarse de .418 es el 19no entre los jugadores con al menos 10 temporadas en las Mayores y lo pondrían en el puesto 13 entre los miembros del Salón de la Fama, entre Frank Thomas y Stan Musial.

    • El promedio de bateo de Martínez (.312) es 10 puntos más alto que el average promedio de los miembros del Salón de la Fama, y lo empataría con Johnny Mize y otros jugadores en el lugar 54 entre los jugadores de posición de Cooperstown. Apenas 44 más en la era moderna del béisbol se retiraron con un promedio de bateo superior a .300 y al menos la misma cantidad de visitas al plato que Martínez (8,674). Treinta y cinco de ellos están en el Salón de la Fama, cinco aparecen en la boleta de este año o aparecerán en un futuro cercano (Derek Jeter, Todd Helton, Chipper Jones y los dominicanos Vladimir Guerrero y Manny Ramírez). El otro es Pete Rose.

    Argumentos con estadísticas avanzadas

    • Aunque Martínez pasó la mayor parte de su carrera como bateador designado, lo que afectó de forma negativa su WAR, fue tan buen bateador que se colocó en territorio del Salón de la Fama. Su WAR de 68.3 lo coloca por encima del promedio de todos los miembros de Cooperstown (69), lo iguala con Eddie Murray y Carlton Fisk y lo coloca por delante de Ryne Sandberg y Ernie Banks.

    • Las 147 wRC+ de Martínez (lo que significa que su producción ofensiva fue 47% mejor que el promedio) lo empatan en el escaño 28 de todos los tiempos entre los jugadores con al menos 5,000 visitas al plato. Es el mismo wRC+ de Honus Wagner y Mike Schmidt.

    • Martínez también tuvo 147 de OPS, lo que lo ubicaría 25to entre los Salón de la Fama. Está empatado en el escaño 39 de todos los tiempos (mínimo de 10 temporadas) junto a Schmidt, Willie McCovey, Willie Stargell y Jim Thome.

    Jugador más similar en el Salón de la Fama: Mike Piazza. Piazza no tenía una fama defensiva estelar (aunque quizás ha debido ser mejor) y llegó al Salón de la Fama porque fue uno de los receptores más dominantes de la historia en cuanto a bateo se refiere. Martínez, quien también depende de su bate para entrar a Cooperstown, fue un poco mejor que Piazza en el plato. Su WAR de 68.3 supera el 59.4 de Piazza y sus 147 wRC+ y 147 de OPS+ superan los 140 y 142 de Piazza, respectivamente. Piazza tenía más poder (427 jonrones a 309), pero Martínez dio más extrabases (838 a 779) y su ventaja de más de 500 boletos le da el mejor OPS (.933 a .922).

    Jugador más similar que no está en el Salón de la Fama: Wil Clark. Clark fue otro gran toletero, pero a diferencia de Martínez apareció una sola vez en la boleta y quedó fuera. Este año, además, no fue elegido por el Comité de Veteranos. Martínez fue mejor jugador, como se refleja en su WAR (68.3 a 56.2). Pero al igual que Martínez, Clark bateó .300 en más de 8,000 visitas al plato y negoció una buena cantidad de boletos. Su línea ofensiva de por vida fue .303/.384/.497 con 2,176 hits, 284 jonrones y 1,205 empujadas, números similares pero inferiores a los de Martínez. Lo mismo pasa con sus estadísticas avanzadas: Clark tuvo 136 wRC+ y 137 de OPS+, por debajo de los 147 de Martínez en ambas categorías.

     

    Más »
  • Iván Rodríguez reunió muchos argumentos para el Salón de la Fama

    ¿Rápido para aprender? Sin ninguna duda.

    En la década en que estuvo en la cúspide de su carrera, todo sobre el receptor puertorriqueño Iván Rodríguez fue rápido.

    Pies rápidos. Manos ágiles. Diligente al bate. Llegó a Grandes Ligas de manera apresurada.

    Rodríguez, a quien se le puso de apodo "Pudge" luego de su firma con los Rangers, tenía tan sólo 19 años de edad cuando fue subido a las Mayores.

    El cátcher puertorriqueño se unió a una franquicia que había jugado 30 temporadas divididas en dos ciudades sin avanzar ni una sola vez a la postemporada. El oriundo de Manatí militó por 13 campañas en Texas y llevó a los Rangers a ganar tres títulos del Oeste de la Liga Americana.

    Eso no fue pura coincidencia.

    Mientras la firma de Nolan Ryan y los canjes por el cubano Rafael Palmeiro y el dominicano Julio Franco pusieron la bola a correr, Rodríguez fue el hombre líder a cargo de transformar a los Rangers de una de las franquicias menos exitosas en Grandes Ligas a una que actualmente se encuentra entre las mejores clasificadas anualmente.

    Considera esto: Los Rangers promediaban asistencia de 1.5 millones de fanáticos por temporada en la década antes de la llegada de Rodríguez en el 1991, y desde entonces, han registrado casi 2.6 millones de asistencia por campaña.

    "Pudge" le demostró al área del Norte de Texas, cuya base de fanáticos se desvive por el fútbol americano, que podían ser apasionados tanto de los Rangers como de los Cowboys.

    Rodríguez lo hizo en un parpadear de ojos y con un apetito insaciable para atrapar a los corredores en intento de robo. El 14 veces convocado al Juego de Estrellas fue un bateador de por vida de .296, pero fue su influencia en el frenar el correr de bases del oponente - incomparable en la era moderna - que define la excelencia que lo ha llevado hasta la boleta del Salón de la Fama.

    Los resultados de la 73ra elección de la Asociación de Escritores de Béisbol (BBWAA, por sus siglas en inglés) al Salón de la Fama serán anunciados el miércoles, 18 de enero a las 6 p.m. ET en vivo por MLB Network con transmisión simultánea por MLB.com a partir de las 5 p.m ET.

    ¿Qué tal esto? Durante la temporada del 1999 cuando Rodríguez ganó el premio al Jugador Más Valioso del Joven Circuito, el receptor se robó sólo nueve bases menos (25) que los equipos que robaban las almohadillas cuando él estaba en la receptoría (34). Y sacó en out a 41 corredores. Eso es de locos.

    Rodríguez, quien mide unos 5 pies con 9 pulgadas pero pesaba más de 200 libras, puso fuera al 46% de los corredores que intentaron robarle bases - porcentaje similar al de leyendas como Roy Campanella, Gabby Hartnett y Yogi Berra, y además fue superior al "Pudge" original, Carlton Fisk (34%).

    El testimonio real a la presencia de Rodríguez detrás del plato era que pocos equipos se atrevían a retarlo. El boricua estuvo en la receptoría para 836.1 innings en el 2002 y enfrentó sólo 41 intentos de bases robadas - una por cada 20.1 innings.

    No sólo eso, sino la reputación de "Pudge" para tirar detrás de corredores fue bien establecida luego de sus primeros años, ya que los corredores se despegaban de manera mínimas cuando él estaba detrás del plato.

    Un manager de la Liga Americana estimó que Rodríguez les salvó a los Rangers una carrera por partido, porque los corredores eran muy asustadizos con él en la receptoría. A eso llamamos impacto.

    Cuando Rodríguez dejó a los Rangers para firmar un contrato de un año con los Marlins en el 2003 - cuando en aquel entonces había preocupación de que sus rodillas pudiesen no permitirle estar en la receptoría para más de 100 juegos por temporada - fue con esperanza que el veterano en aquel entonces condujo al equipo de la Florida a ganar la Serie Mundial.

    "Estábamos con una oportunidad grandiosa y especial de firmar a un jugador único", mencionó el propietario de los Marlins, Jeffrey Loria, sobre la firma, la cual fue oficializada a finales de enero. "Sentimos que para nuestro equipo, es un año especial, y una temporada especial, e Iván lo garantiza".

    Y así fue. Rodríguez corrió hacia la lomita para abrazar a Josh Beckett luego de que el as blanqueara a los Yankees en el Juego 6 de la Serie Mundial. A eso le llamamos impacto.

    Los Cachorros entrevistaron a "Pudge" antes de la campaña del 2003, pero decidieron realizar un canje por Damian Miller en lugar de firmar al receptor puertorriqueño. Rodríguez hizo que la franquicia se arrepintiera de esa decisión al impulsar 10 carreras en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional vs. Chicago.

    Esta no fue la primera vez que una decisión con relación a Rodríguez conllevó mayores implicaciones en la postemporada.

    Luego de tratar sin éxito de firmar a Rodríguez a una extensión multianual, los Rangers por poco canjeaban al boricua a los Yankees en el 1997.

    El gerente general de los Rangers, Doug Melvin, sumó al cátcher Jim Leyritz mediante una negociación con los Angelinos el 29 de julio de 1997, lo cual pareció ser una versión previa del acuerdo con Rodríguez. Melvin y el GG de los Yankees Brian Cashman estuvieron en conversaciones que hubiesen enviado a Rodríguez a Nueva York a cambio del receptor novato Jorge Posada, quien en ese entonces era el suplente de Joe Girardi, antes de que Rodríguez decidiera tomar acción por sus propias manos.

    En el último día de la fecha límite de cambios, Rodríguez entró a la oficina del presidente del club Tom Schieffer solo, aparentemente mientras su agente, Jeff Moorad, se encontraba de camino a Texas.

    "Yo no quiero ser canjeado", le expresó "Pudge" a Schieffer. "Quiero quedarme aquí".

    De inmediato negociaron una extensión, y como resultado, el boricua Posada jugó en seis Series Mundiales por los Yankees.

    Rodríguez jugó con cuatro equipos luego de los Marlins, sin incluir un viaje de regreso a los Rangers en el 2009. Durante su estancia de cinco temporadas en Detroit, el veterano ayudó a los Tigres a alcanzar la Serie Mundial en el 2006.

    Rodríguez jugó hasta dos meses antes de su cumpleaños número 40, retirándose luego de fungir como mentor del venezolano Wilson Ramos con los Nacionales en el 2011. 'Pudge" estuvo detrás del plato para más de 100 juegos en 17 de sus 21 temporadas en las Mayores, conectando 311 jonrones y remolcando 1,332 carreras.

    Rodríguez nunca dio positivo a sustancias controladas ni fue relacionado con el uso de esteroides - al menos no fuera de la mención en el libro de José Canseco, "Juiced'. Aunque sí, su legado está un poco nublado en algunos lugares por interrogantes sobre qué habrá hecho.

    Que así sea. Ese es el precio que todos los jugadores de la era de los esteroides tienen que pagar por no instar a los líderes de la Asociación de Jugadores a llegar a un acuerdo para ser sometidos a pruebas antes de que lo hicieran.

    Algo que no puede ser cuestionado es que Rodríguez fue el primer gran jugador de cosecha propia de los Rangers que luchó por quedarse en la organización.

    Rodríguez estaba terminando su carrera en otro lugar cuando Texas llegó a la Serie Mundial en el 2010 y el 2011. Pero la franquicia que Pugde dejó atrás nunca más será la misma que era antes de que él llegara.

    Para mí, eso suena a un legado del Salón de la Fama.

    Más »
  • Diez jugadores activos que podrían terminar en el Salón de la Fama

    Se acerca el anuncio de los nuevos elegidos al Salón de la Fama. Los nuevos inmortales serán revelados el 18 de enero y exaltados en Cooperstown el próximo 30 de julio. Pero, ¿qué tal los jugadores activos? ¿Cuáles tienen mejores posibilidades de tener una placa en el futuro? Hay un promedio de 31 jugadores cada temporada que terminarán en Cooperstown. Los fáciles de nombrar son figuras como el japonés Ichiro Suzuki, el dominicano Albert Pujols y el venezolano Miguel Cabrera. También lucen como buenas apuestas Clayton Kershaw y Mike Trout.

    Aparte de ellos, hay muchos que podrían estar camino a una elección al Salón. A continuación, 10 jugadores activos que pertenecen a ese grupo.

    Madison Bumgarner, LZ, 27 años de edad
    100-67, EFE de 2.99, 1,381 K, 25 de WAR
    Todo tiene que darse de la manera indicada, pero tanto Bumgarner como Kershaw podría llegar a las 300 victorias, algo prácticamente descartado para la mayoría de los lanzadores de esta época. Mientras Kershaw tiene sus argumentos ya afianzados, Bumgarner tendría que duplicar lo logrado durante los últimos seis años. Los éxitos del zurdo en postemporada también fortalecen su candidatura.
    Comparación histórica: Frank Tanana

    Robinson Canó, 2B, 34 años de edad
    .307/.355/.498, 278 HR, 1,086 CE, 62 de WAR
    Siete veces convocado al Juego de Estrellas, Canó está dentro de los primeros 10 intermedistas en dobles (479), jonrones (278), promedio (.307) y slugging (.498). Ya se encuentra en la misma categoría en términos de WAR de por vida con los Salón de la Fama Jackie Robinson, Craig Biggio y el puertorriqueño Roberto Alomar.

    Dado que Canó estará bajo contrato para siete campañas más, lo más probable es que el dominicano termine en el primer lugar entre los intermedistas en varios departamentos. A esta altura, necesitaría sólo 113 hits por año para las últimas siete temporadas de su contrato con los Marineros para llegar a los 3,000.
    Comparación histórica: Ryne Sandberg

    Aroldis Chapman, LZ, 28 años de edad
    383 juegos, EFE de 2.08, 182 salvados, 13 de WAR
    Los relevistas necesitan algo que llame la atención para impresionar a los votantes del Salón. Pero a Chapman se le podría recordar como el que más duro ha tirado en la historia. El cubano también podría retirarse como el líder en ponches por cada 9.0 entradas. Hablando en términos de porcentaje, Chapman ha salvado más juegos que el panameño Mariano Rivera después de siete campañas.
    Comparación histórica: Ninguna

    Zack Greinke, LD, 33 años de edad
    155-100, EFE de 3.42, 2,021 K, 51 de WAR
    Greinke representa un caso complicado. Es un buen lanzador de manera consistente, con algunos momentos de dominio total. Es autor de dos de las mejores temporada de un pitcher derecho (2009 y 2015) desde 1990. Está segundo en porcentaje de ganados y perdidos (.664), tercero en efectividad (3.15) y noveno en proporción de bases por bolas (2.20) en Grandes Ligas en los últimos 10 años.

    El diestro tendrá que terminar su carrera con más campañas similares a su trecho entre el 2011 y el 2015, diferente a su 2016 con los Diamondbacks, para fortalecer su candidatura.
    Comparación histórica: Bret Saberhagen

    Félix Hernández, LD, 30 años de edad
    154-109, EFE de 3.16 2,264 K, 51 de WAR
    Hernández tiene en su haber un Premio Cy Young de la Americana, otros dos años en que terminó segundo en las votaciones, un título de victorias en el Joven Circuito, dos títulos de efectividad, seis convocaciones al Juego de Estrellas, ocho temporadas de 200 ponches o más y la tercera mejor efectividad (3.17) entre los abridores activos de las últimas 10 campañas. El venezolano también tiró un juego perfecto en el 2012, el primero en la historia de los Marineros.

    Después de un 2016 por debajo, hay preocupaciones acerca del brazo de Hernández, quien ha tirado casi 2,500 innings a nivel de Grandes Ligas. Sin importar cómo sea la segunda parte de su carrera, el "Rey Félix" tiene un historial que sólo puede compararse con el de Kershaw.
    Comparación histórica: Don Sutton

    Dustin Pedroia, 2B, 33 años de edad
    .301/.366/.445, 1,683 hits, 133 HR, 51 de WAR
    La candidatura de Pedroia probablemente llegue a depender de dos factores: Su habilidad de llegar o no a los tradicionales hitos y cuánto los votantes tomarán en cuenta lo logrado por Pedroia al principio de su carrera.

    El segunda base de los Medias Rojas fue apenas el tercer jugador de la historia en ganar el premio al Novato del Año (2007) y Jugador Más Valioso (2008) en sus primeras dos temporadas. También tiene dos anillos de campeón, lo cual vale bastante.

    Pero sin mucho bateo de poder, el camino realista hacia Cooperstown sería alcanzar los 3,000 hits, como lo hizo Biggio. Pedroia necesitaría nueve campañas más con 153 hits por año para llegar a dicha cifra. Es difícil, pero no imposible.
    Comparación histórica: Biggio

    Buster Posey, C, 29 años de edad
    .307/.373/.476, 116 HR, 34 de WAR
    Posey tiene en su haber un premio a Novato del Año, Jugador Más Valioso, tres anillos de Serie Mundial, un título de bateo, el segundo mejor OPS+ de un receptor en la historia de Grandes Ligas y la fama como uno de los mejores jugadores defensivos de las Mayores.

    Sin embargo, sólo cuenta con 1,005 hits y 116 jonrones de por vida y acaba de pasar por uno de los mayores bajones de poder en su carrera. Si Posey jugara otra década como lo ha hecho desde el 2016, podría ser considerado uno de los tres mejores cátchers de todos los tiempos. ¿Pero podrá hacerlo?

    Hay que ver cómo un traslado a otra posición afectaría su candidatura.
    Comparación histórica: Gabby Hartnett

    Giancarlo Stanton, RF, 27 años de edad
    .266/.357/.539, 208 HR, 28 de WAR
    Stanton lleva 208 cuadrangulares en siete temporadas, la mayoría de ellas acortadas por lesiones. El toletero está firmado por 11 años más (si no decide ejercer su opción de salir del pacto en el 2020). Tendrá que promediar 26.5 bambinazos por campaña en ese lapso para llegar a los 500, 35.6 por año para alcanzar los 600 y 44 por temporada para lograr 700.

    Todos hemos vista la forma en que Stanton saca la bola del parque. Podría ocurrir.
    Comparación histórica: Darryl Strawberry

    Justin Verlander, LD, 33 años de edad
    173-106, 3.47, 2,197, 51 de WAR
    Verlander es uno de apenas 10 abridores derechos que han ganado un premio a Jugador Más Valioso, y uno de sólo dos desde 1969. Está dentro de los primeros cinco entre los lanzadores activos en victorias, aperturas, entradas lanzadas, ponches y juegos completos.
    Comparación histórica: John Smoltz

    Joey Votto, 1B, 33 años de edad
    .313/.425/.536, 221 HR, 47 de WAR
    Votto representará otro caso interesante. Lleva un premio al JMV, cuatro convocaciones al Juego de Estrellas y cinco títulos de porcentaje de embasarse. Es el 10mo mejor bateador en la historia en cuanto a embasarse, pero son pocos los que han hecho tantas visitas al plato con tan poca producción.

    Nadie tiene mejor porcentaje de embasarse que Votto desde el 2007, pero el primera base de los Rojos lleva apenas 221 jonrones y 730 empujadas en sus 10 campañas de Grandes Ligas. ¿Cómo se le comparará con Frank Thomas, quien tuvo una proeza similar a la hora de embasarse pero dio 521 cuadrangulares con 1,704 impulsadas?

    Votto no se acercará a esos números ni de los otros inicialistas en Cooperstown. Su mejor argumento será el porcentaje de embasarse como parte de su slash line. Ahora mismo se parece mucho al del boricua Edgar Martínez, quien hasta ahora ha recibido un apoyo discreto para el Salón. Sin embargo, Martínez ha tenido la desventaja de ser designado para los años más productivos de su carrera.
    Comparación histórica: Jason Giambi

    Más »
  • El Salón de la Fama revelará votaciones individuales desde el 2018

    OXON HILL, Maryland -- Las boletas individuales de los votantes para elegir a los nuevos miembros del Salón de la Fama se revelarán públicamente desde los resultados de enero del 2018.

    La Asociación de Cronistas de los Estados Unidos (BBWAA por sus siglas en inglés) votó 80-9 a favor de la decisión durante una sesión en las Reuniones Invernales. Las boletas se darán a conocer públicamente siete días después de que se anuncien los resultados de las votaciones.

    Los votantes, quienes han sido miembros de la BBWAA por 10 años consecutivos, han tenido la libertad de anunciar sus votos por cuenta propia y casi la mitad lo han hecho en los últimos años.

    Más »
  • Fueron presentados Bud Selig y John Schuerholz como elegidos al Salón

    NATIONAL HARBOR, Maryland -- El Comisionado Emérito del Béisbol, Bud Selig, fue presentado el lunes en el Gaylord National Resort & Convention Center como nuevo miembro del Salón de la Fama, junto presidente de los Bravos de Atlanta, John Schuerholz.

    La elección de Selig--quien fuera Comisionado de 1992 al 2015 (de manera interina hasta 1998)-y la de Schuerholz fueron anunciadas el domingo por el Comité de la Era de Hoy. Bajo su mando, MLB expandió de 26 a 30 equipos, amplió su sistema de playoffs para incluir dos y luego cuatro Comodines en la postemporada y experimentó un crecimiento sin precedente en ingresos generados.

    Selig, de 82 años de edad, había sido dueño de los Cerveceros de Milwaukee, llevando el béisbol de Grandes Ligas en 1970 a dicha ciudad desde Seattle, donde la franquicia jugó como los Pilotos durante la temporada de 1969.

    "Es mi mayor honor en este deporte", dijo Selig. "Me ha dejado sin palabras, y raras veces me quedo sin palabras". 

    De su parte, Schuerholz condujo como gerente general al título de la Serie Mundial en 1985. Pero el actual presidente de la franquicia de Atlanta es más conocido por los éxitos que tuvo como ejecutivo de los Bravos en los años 90 y la primera década del presente milenio. De 1991 al 2005, el equipo dirigido por Bobby Cox ganó 14 títulos divisionales en forma consecutiva, asistió a cinco Series Mundiales y ganó el título del Clásico de Otoño en 1995.

    "Para mí fue un enorme honor trabajar con la gente de la organización de los Bravos, y en particular Bobby Cox, durante 17 años", dijo Schuerholz, de 76 años. "Estoy bien emocionado de unirme a Bobby (en Cooperstown) debido a lo que hicimos (en Atlanta). Si no fuera por él, no estaría sentado yo aquí".

    Además de Schuerholz y Cox, también han sido elegidos al Salón de la Fama integrantes de los Bravos de los 90 y principio de la década pasada Tom Glavine, Greg Maddux y John Smoltz, quienes formaran una de las rotaciones abridores más formidables en la historia de Grandes Ligas. 

    Selig y Schuerholz serán exaltados al Salón de la Fama el próximo 30 de julio en Cooperstown, Nueva York. Los elegidos por la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA) serán dados a conocer el 18 de enero.

    Más »
  • Bud Selig y John Schuerholz elegidos al Salón por el Comité de la Era de Hoy

    OXON HILL, Maryland -- El ex comisionado Bud Selig, quien supervisó el enorme crecimiento del béisbol y estuvo al frente en algunos de los momentos más aciagos, y el ejecutivo John Schuerholz fueron elegidos el domingo al Salón de la Fama del béisbol.

    Schuerholz, ex gerente general de los Bravos de Atlanta, recibió el apoyo de todos los 16 votantes en la elección del comité de veteranos en el marco de las reuniones de invierno de Grandes Ligas. Selig obtuvo 15 votos.

    Se requieren 12 votos por elección para ser elegido. El ex jugador y manager Lou Piniella fue tercero con siete votos.

    Selig se convirtió en el quinto de los 10 comisionados de ligas mayores en ser exaltado a Cooperstown.

    Bajo el mando de Selig a lo largo de más de 22 años, la postemporada fue ampliada de cuatro equipos a ocho y luego a 10 con los choques entre comodines y las ligas fueron divididas en tres divisiones. Se estrenó el uso de la repetición por video para revisar las decisiones de los umpires, el reparto de ganancias fue creado y 20 nuevos estadios abrieron sus puertas en las mayores.

    Selig también tomó la decisión de cancelar la Serie Mundial de 1994 durante el paro de jugadores, y estuvo a cargo cuando el uso de esteroides prohibidos se proliferó, dejando una mancha que aún permanece.

    "Hablemos sobre todos los grandes momentos. Esos fueron momentos duros", indicó Selig en una conferencia vía telefónica.

    Schuerholz fue el cerebro de los Bravos cuando ganaron una cifra récord de 14 títulos de división. Fue el primer gerente general en armar equipos que se consagraron campeones de la Serie Mundial en ambas ligas, coronándose con Kansas City en 1985 y luego con Atlanta en 1995.

    Schuerholz, de 76 años, se convirtió luego en el presidente de los Bravos y ahora es vicepresidente del equipo, que ayuda en los preparativos para mudarse al SunTrust Park la próxima temporada. En 26 años como gerente general, sus equipos sumaron 16 títulos divisionales, seis banderines y un par de campeonatos de Serie Mundial.

    Harold Baines, Albert Belle, Will Clark, Orel Hershiser, Davey Johnson, Mark McGwire y George Steinbrenner también estuvieron en la lista de candidatos que fueron considerados por un grupo de expertos del béisbol contemporáneo. Ninguno de ellos recibió más de cinco votos

    Selig y Schuerholz serán elevados en la ceremonia que se realizará el 30 de julio en Cooperstown, Nueva York. Ese es el día en que Selig cumplirá 83 años.

    Más »
  • El puertorriqueño Jorge Posada se destacó entre receptores de G.L.

    NUEVA YORK - El puertorriqueño Jorge Posada catalogó como "uno de los días más felices de mi vida" el momento en que fue develada una placa con su foto y nombre que colgará por siempre en el Parque de Monumentos del Yankee Stadium, acompañada por el retiro de su uniforme No. 20.

    Si existe algo que podría causarle más felicidad al nativo de Santurce que aquella ceremonia de agosto del 2015 en el Bronx sería la posible exaltación de Posada al Salón de la Fama del Béisbol, y los votantes de la Asociación de Cronistas Béisbol de Norteamérica (BBWAA,por sus siglas en inglés) considerarán de manera oficial el caso del boricua por primera vez este año.

    El nombre de un jugador debe aparecer en al menos el 75% de las boletas para ser exaltado al Salón, y los votantes pueden incluir hasta 10 nombres en sus boletas. El anuncio de los resultados del grupo del 2017 se realizará el 18 de enero a las 6 p.m. ET. La ceremonia será el 30 de julio en Cooperstown, Nueva York.

    Tras jugar toda su carrera de 17 años en Grandes Ligas con los Yankees, el bateador ambidiestro Posada fue un orgulloso miembro del Core Four o "Núcleo de los Cuatro" junto a sus compañeros Derek Jeter, Andy Pettitte y el panameño Mariano Rivera, guiando a Nueva York a cinco anillos de Serie Mundial y ganando el banderín de la Liga Americana en siete ocasiones.

    "No podría haber vestido un uniforme diferente", exclamó Posada. "Haber sido parte de siete Series Mundiales y haber ganado cinco de ellas fue algo que jamás imaginé, y el simple hecho de haber sido parte de ellas es invaluable. Seré un Yankee por siempre".

    Cinco veces convocado al Juego de Estrellas y cinco veces ganador del Bate de Plata en la Liga Americana, Posada finalizó su carrera con promedio de .273, con un porcentaje de embasarse de.374 y .474 de slugging. El toletero zurdo conectó 275 cuadrangulares y produjo 1,065 carreras en 1,829 juegos, 1,574 de ellos como receptor.

    Posada posee el récord de más juegos de postemporada detrás del plato (119) y compiló 103 imparables en octubre, siendo el batazo más importante aquel doblete de dos carreras para empatar el juego en contra del dominicano Pedro Martínez en el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana en 2003.

    En la historia de la franquicia, Posada luce como un digno candidato a ser incluido en el grupo de receptores de élite de los Yankees, el cual incluye a Yogi Berra, Bill Dickey, Elston Howard y Thurman Munson. Ese es un grupo del que Posada nunca se ha considerado parte, pero muchos expertos opinan lo contrario.

    "Los aficionados lo apreciaban tanto porque siempre se preocupó por ganar; siempre se empeñó en hacer bien su trabajo", destacó Jeter.

    Los votantes al Salón ponderarán varios argumentos convincentes en torno a los números en la carrera de Posada. De los receptores que ya están en el Salón de la Fama, sólo Berra y Mike Piazza tuvieron mejores números en las tres categorías de la Triple Corona de Bateo, que incluye promedio de bateo, cuadrangulares y carreras producidas.

    "Creo que es digno del Salón de la Fama", dijo el timonel de los Yankees Joe Girardi, quien ayudó a Posada en su desarrollo como receptor a mediados de la década de los 90. "Cuando miras sus estadísticas y las comparas con las de los catchers que han llegado al Salón, cuando observas lo que ha significado para su club y los campeonatos que ganó con éste, sus números son increíbles".

    Brian Kenny de MLB Network expuso un caso que beneficia a Posada utilizando la estadística OPS+, la cual ajusta el porcentaje de embasarse más slugging de cada bateador a los factores de cada estadio y era en los que jugó. De 1998 a 2009, el OPS+ de 125 de Posada ocupó el segundo lugar sólo detrás del 132 de Piazza, y por encima del venezolano Víctor Martínez (OPS+ de 121) y su compatriota Iván Rodríguez (OPS+ de 113).

    Además, en los 10 años cúspide en la carrera de Posada del 2000 al 2009, su OPS+ de 129 se puede comparar con el de los receptores actualmente miembros del Salón de la Fama Johnny Bench (OPS+ de 132, de 1970 a 1979) y Berra (OPS+ de 130, de 1950 a 1959), mientras que superó en esa estadística a Gary Carter (OPS+ de 128, de 1977 a 1986) y Carlton Fisk (OPS+ de 125, de 1972 a 1981).

    Aunque Posada nunca fue un receptor con calibre de Guante de Oro, su valor para los Yankees fue inmenso después de hacer la transición de su posición original, la segunda base, a la receptoría y convertirse en una amenaza de poder desde ambos lados del plato. Rivera dijo que el impacto de Posada durante esos cinco campeonatos pudo haber sido subestimado.

    "Cuando escucho el nombre de Jorge Posada, me hace recordar todos esos grandes partidos que tuvimos", recordó Rivera. "La pasión y determinación que siempre tuvo para ganar, la dedicación, aguantar juegos difíciles y superar las adversidades, además de problemas familiares. Pero siempre estuvo ahí. Siempre dio todo de sí. Eso es lo que yo recuerdo: Él estando ahí siempre para nosotros. Era un jugador duro de reemplazar".

    Más »
  • Para Manny Ramírez sería complicado ser elegido al Salón de la Fama

    BOSTON -- El dominicano Manny Ramírez, una máquina de batear que con el tiempo se convertiría en uno de los personajes más inolvidables de su época, aparece por primera vez en la papeleta de votación del Salón de la Fama.

    Las estadísticas de Ramírez lo hacen claramente merecedor de una placa en Cooperstown. Se retiró con una línea ofensiva de .312/.411/.585 en 19 temporadas, en las que también dio 555 jonrones y empujó 1.831 carreras. Además, fue factor decisivo en la postemporada, ayudando a los Medias Rojas de Boston a ganar la Serie Mundial tanto del 2004 y como del 2007 antes de producir otros momentos heroicos en octubre con los Dodgers en el 2008 y el 2009.

    Pero el caso de Ramírez para llegar al Salón de la Fama no será juzgado sólo basado en los números.

    El patrullero fue suspendido en dos oportunidades por consumo de sustancias prohibidas. Las suspensiones ocurrieron en el 2009 (50 juegos) y el 2011 (100 juegos). Después de la segunda suspensión, Ramírez no volvió a jugar en las Mayores.

    Para ser electo al Salón de la Fama, un jugador debe aparecer en el 75% de las boletas de los periodistas de la Asociación de Cronistas del Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés) y cada votante puede elegir hasta 10 nombres. Ramírez podría mantenerse en las boletas hasta un máximo de 10 años si recibe al menos el 5% de los votos cada año. El anuncio de quiénes serán los elegidos en esta oportunidad se hará el 18 de enero y la ceremonia de exaltación se realizará el 30 de julio en Cooperstown.

    Si hay algo claro para muchos de los compañeros de Ramírez a lo largo de los años era su insaciable ética de trabajo, enfocada siempre en perfeccionar su bateo, además de una inteligencia que en muchas ocasiones ocultaba con su particular personalidad.

    "No hay alguien que me haya enseñado más sobre bateo que él", dijo el también dominicano David Ortiz, la icónica figura de los Medias Rojas que se retiró este año. "La forma en la que trabajaba y engañaba a los pitchers es algo que no le he visto hacer a nadie".

    Los compañeros de Ramírez recuerdan distintos episodios en los que, al principio de un juego, Manny dejaba pasar un strike de forma deliberada simplemente para que el pitcher le hiciese ese mismo lanzamiento más adelante y así poder devolvérselo entre los canales o sobre la pared.

    Tras convertirse en una estrella con los Indios de Cleveland en la primera parte de su carrera (1993-2000), Ramírez llamó la atención cuando firmó un contrato de ocho años y US$160 millones con los Medias Rojas.

    Poco tiempo después, cuando Ortiz llegó a Boston en el 2003, se formó uno de los dúos más temibles de la época.

    "Te digo algo, jamás he visto una pareja mejor balanceada que la que formaron esos dos", dijo el lanzador dominicano y miembro del Salón de la Fama, Pedro Martínez. "Uff, zurdo y derecho. Y los dos eran igual de peligrosos a la hora buena. Además, ambos jugaron un tremendo papel cuando ganamos en el 2004. Nadie tuvo un rol más importante que Manny y David. Manny fue el MVP de la Serie Mundial. David el de la Serie de Campeonato. Ahí los tienes, uno y dos.

    "Manny hacía una cantidad de cosas", recordó Martínez. "Me acuerdo el día que se metió dentro del Monstruo Verde y salió con una botella de agua en el bolsillo antes de que comenzase un inning. Manny siendo Manny".

    Aunque Curt Schilling se sintió frustrado en muchas ocasiones por el comportamiento de Ramírez, no podía evitar maravillarse ante esos detalles que hacían del jardinero izquierdo un genio en el plato.

    "Probablemente pasé más tiempo junto a Manny que cualquiera en el equipo, porque Manny, igual que yo, vivía en el cuarto de video", dijo Schilling. "Siempre conversábamos. Yo siempre estaba preguntando sobre pitcheo y aprendí muchísimo de él. Cuando hablabas con Manny de bateo, el hombre era un sabio".

    Más »
  • Edgar Rentería dejó huella en su carrera de Grandes Ligas

    En un equipo repleto de líderes veteranos, él era considerado el capitán no oficial. Y en una alineación que contaba con varias superestrellas, era él a quien el equipo anhelaba ver al bate en situaciones cruciales.

    Se trata de Edgar Rentería, quien pese a no haber recibido mucho reconocimiento ni atención se destacó durante gran parte de sus 16 temporadas como ligamayorista. Luego de haber sido convocado a cinco Juegos de Estrellas y ganado dos Series Mundiales, el colombiano aparece en la papeleta para el Salón de la Fama por primera vez.

    A Rentería se le recuerda principalmente por sus seis campañas en San Luis, donde fue una pieza clave de cuatro equipos que alcanzaron la postemporada. Pero a lo largo de su carrera, el oriundo de Barranquilla también ayudó a otros clubes a conseguir títulos de Serie Mundial.

    A los 21 años de edad, en su segunda campaña como ligamayorista, Rentería conectó el batazo decisivo por los Marlins en el Juego 7 del Clásico de Otoño de 1997. En el 2010, su penúltima temporada, fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial con los Gigantes.

    De por vida, Rentería bateó .286 con 2,327 imparables y anotó 1,200 carreras. También ganó dos Guantes de Oro y tres Bates de Plata y fue convocado a tres Juegos de Estrellas como campocorto titular. A la vez, con su estilo refinado en el terreno de juego y su cálida y juguetona actitud en el clubhouse, se ganó el aprecio de sus compañeros de equipo.

    "Edgar fue uno de mis compañeros de equipo favoritos", expresó el jardinero Aaron Rowand, quien jugó con Rentería en San Francisco. "Lo considero uno de los mejores compañeros. Todo el mundo debería tener la buena fortuna de jugar con alguien como él".

    Rentería, quien firmó con los Marlins a los 15 años, hizo su debut de Grandes Ligas cuatro años después, en 1996. De una vez demostró que merecía estar en la Gran Carpa, ya que terminó en el segundo lugar en las votaciones para el premio al Novato del Año en la Liga Nacional esa temporada.

    Durante tres campañas, Rentería fue un jugador titular sólido por los Marlins - incluso fue convocado al Clásico de Media Temporada por primera vez en 1998 - pero fue después de ser canjeado a los Cardenales en diciembre de ese año que más se destacó. Por San Luis, bateó .290 con porcentaje de embasarse de .347 y slugging de .420.

    Rentería incluso llegó a ser considerado el capitán no oficial de los Cardenales, a pesar de que el club contaba con la presencia de veteranos más establecidos. Y aun en un lineup que incluía al dominicano Albert Pujols, Scott Rolen y Jim Edmonds, era a Rentería a quien sus compañeros querían al bate en los momentos apremiantes.

    A Rentería no le fue bien cuando firmó con Boston como agente libre, pero recuperó la forma una vez que regresó al Viejo Circuito como integrante de los Bravos. El torpedero tuvo dos campañas sólidas por Atlanta antes de ser enviado en un canje a Detroit. Luego firmó con los Gigantes como agente libre y consiguió su segundo anillo de Serie Mundial. Su última temporada en Grandes Ligas fue con Cincinnati en el 2011.

    A lo largo de su carrera, Rentería fue un bateador fuerte, un corredor de bases excepcional, un defensor de calidad y un compañero valorado.

    Más »
  • Los números que llevarían a Miguel Cabrera a Cooperstown

    Tanto Stan Musial como Ken Griffey Jr. nacieron el 21 de noviembre. Miguel Cabrera no nació ese día, pero en honor a los dos cumpleañeros, examinemos el extraordinario lugar que ocupa el estelar de los Tigres de Detroit entre los mejores bateadores de todos los tiempos comparando lo que ha hecho el venezolano con los números que dejaron estos dos miembros del Salón de la Fama.

    · Tomando en cuenta lo hecho por cada jugador hasta sus temporadas con 33 años de edad, Cabrera está por delante de Musial en extrabases (986 a 952). Griffey tuvo 899. Los 986 de Cabrera lo colocan en el sexto puesto, mientras que Musial es séptimo y Griffey 13ro.

    · Tomando en cuenta lo hecho por cada jugador hasta sus temporadas con 33 años de edad, Cabrera está por delante Musial y Griffey en total de bases alcanzadas. Sus 4.414 lo colocan en el quinto lugar de ese listado, mientras que Musial (4.105) y Griffey (3.977) son 11mo y 12do, respectivamente.

    · Tomando en cuenta lo hecho por cada jugador hasta sus temporadas con 33 años de edad, Musial (1.396 anotadas) supera a Cabrera (1.321) y a Griffey (1.271). El trío marcha 19no, 28vo y 38vo, respectivamente.

    · Tomando en cuenta lo hecho por cada jugador hasta sus temporadas con 33 años de edad, Cabrera (2.159) está delante de Musial (2.418) y Griffey (2.080) en hits. Cabrera marcha 7mo, Musial 12mo y Griffey está empatado en el puesto 68.

    · Tomando en cuenta lo hecho por cada jugador hasta sus temporadas con 33 años de edad, Cabrera está tercero con 523 dobles y Musial cuarto con 509. Griffey está en el puesto 73 con 382.

    · Tomando en cuenta lo hecho por cada jugador hasta sus temporadas con 33 años de edad, Cabrera se encuentra entre Griffey y Musial en jonrones. Griffey tenía 481 (empatado en el quinto), Cabrea tiene 466 (empatado en el 12do) y Musial 292 (empato en el 80vo)

    · Tomando en cuenta lo hecho por cada jugador hasta sus temporadas con 33 años de edad, Cabrera está delante de Musial y Griffey en empujadas. Las 1.552 del venezolano lo ponen quinto, Griffey está 13ro con 1.384 y Musial está empatado en el 33ro lugar con 1.253.

    · Tomando en cuenta lo hecho por cada jugador hasta sus temporadas con 33 años de edad, Cabrera está entre Musial y Griffey en WAR ofensivo (versión de Baseball Reference). Musial, con 93.1, está 10mo, Cabrera 21ro con 77.6 y Griffey 23ro con 73.3.

    · Tomando en cuenta los números acumulados por cada jugador con al menos 5.000 visitas al plato hasta la temporada que jugaron con 33 años, el OPS+ de Cabrera (155) lo ubica entre Musial (octavo con 171) y Griffey (empatado en el escaño 51 con 145). Cabrera marcha en el 30mo lugar de todos los tiempos.

    · Tomando en cuenta lo hecho por cada jugador hasta sus temporadas con 33 años de edad, entre nueve categorías compuestas por anotadas, hits, extrabases, total de bases alcanzadas, dobles, jonrones, empujadas, WAR ofensivo y OPS+, Musial aparece cuatro veces entre los 10 mejores, Griffey una y Cabrera cinco.

    · Utilizando el promedio de lo que hicieron Musial y Griffey a partir de la temporada que jugaron con 34 años hacia adelante, y aplicando luego ese promedio a los números actuales de Cabrera, el venezolano terminaría con estas estadísticas (el número entre paréntesis es el lugar que ocuparía en la lista de actual de todos los tiempos en cada una de esas categorías): 1.793 anotadas (19no), 3.476 hits (sexto), 702 dobles (quinto), 612 jonrones (empatado en el 7mo), 1.345 extrabases (quinto), 2.128 empujadas (tercero) y 98.7 WAR ofensivo (19no).

     

    Más »
  • Vladimir Guerrero tuvo un talento único en el béisbol

    El primer jonrón de Vladimir Guerrero en Grandes Ligas fue una gran muestra de las capacidades del dominicano -- cuyo talento en el terreno era ilimitado y difícil de explicar. Ahora el ex jardinero se encuentra en la boleta del Salón de la Fama por primera vez.

    Fue el 21 de septiembre de 1996 en el Estadio Olímpico de Montreal. Guerrero era un novato de 21 años de edad con los Expos en su tercer partido con el equipo grande. Ascendió rápidamente a la Gran Carpa desde Doble-A Harrisburg, donde había castigado a los lanzadores mientras surgían varias historias sobre su potente swing, velocidad y devastador brazo desde el bosque derecho.

    No fue una tarea fácil en aquel partido. Los Expos se medían a los Bravos, los campeones reinantes de la Serie Mundial, abajo en el marcador 5-3 con un out en la novena entrada. Guerrero estaba listo para enfrentar al cerrador de Atlanta, Mark Wohlers, un derecho con una recta por encima de las 100 millas por hora y en medio de una temporada en que al final recetó 100 ponches y tuvo 39 salvamentos en 77 1/3 episodios.

    Guerrero no perdió mucho tiempo para demostrar lo que tenía y darle comienzo a una larga carrera que sería definida por hazañas espectaculares, relaciones inolvidables y una elegancia reservada. Ahora enfrentará el mayor reto del béisbol: ser señalado para ser inmortalizado en Cooperstown, Nueva York.

    El quisqueyano le dio al primer lanzamiento de Wohlers, una recta que con un batazo se voló la cerca del bosque derecho.

    Y en el 2004, su primera campaña después de unirse a los Angelinos como agente libre, Guerrero ganó el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana tras batear .337/.391/.598 con 39 jonrones, 126 remolcadas, 124 anotadas, 39 dobles y 15 estafadas.

    "Con Vlad, se trataba más que de los números", explicó su compañero en los Angelinos, Darin Erstad. "Era la manera en que lo hacía. Era un talento puro, la mejor coordinación que hayas visto. Cada día que llegabas al estadio eras testigo de algo que no habías visto nunca".

    Guerrero se ganó una fama de ignorar por completo las reglas del bateo que muchos seguían al tirarle a cualquier pitcheo, desde la altura de la nariz hasta los pies. Un hombre con largos brazos y unas de las muñecas más veloces, el dominicano podía pegarle a cualquier lanzamiento. Y a muchos de ellos los podía enviar sobre la barda.

    "Existe la historia que en Doble-A pegó un jonrón ante un pitcheo que rebotó en el suelo", señaló el autor y oriundo de Monteral, Jonah Keri, quien escribió un libro sobre la historia de la franquicia de los Expos.

    "Nunca logré ver aquel cuadrangular, pero definitivamente lo vi conectar un imparable en las Grandes Ligas luego de que la pelota picara".

    Erstad recordó cuando Guerrero llegó por primera vez a los Entrenamientos de Primavera de los Angelinos y todos sus compañeros se concentraron para ver -- y escuchar -- sus prácticas de bateo.

    "Nos contaban que era algo diferente cuando le pegaba a la bola -- y no defraudó", dijo Erstad.

    Después de su tiempo con los Angelinos que concluyó tras la temporada del 2009, Guerrero tuvo un estelar 2010 con los Rangers antes de retirarse tras jugar el 2011 con los Orioles.

    Ahora es uno de los candidatos para ser inmortalizado. Pero es posible que no sea elegido en su primer año en la boleta.

    El primer motivo sería porque entre los jugadores también en la boleta por primera vez en el 2017 se encuentran su compatriota Manny Ramírez y el puertorriqueño Iván Rodríguez, quienes cuentan con estadísticas que presentan fuertes argumentos.

    Luego está el hecho de que Guerrero -- junto a Ramírez y Rodríguez -- están en la lista con otros tres jugadores que podrían ser elegidos tras los resultados de las votaciones del 2016. Se necesita el 75% de los votos de los miembros de la Asociación de Cronistas Béisbol de Norteamérica (BBWAA). Jeff Bagwell apareció en el 71.6% de las boletas, mientras que Tim Raines recibió el 69.8% de los votos y Trevor Hoffman tuvo un 67.3%. Cabe una gran posibilidad de que este año esos tres candidatos reciban el apoyo necesario, lo que presentaría un obstáculo para Guerrero.

    De cualquier manera, si no logra entrar en el 2017, a Guerrero le quedarían otros nueve años en la boleta -- bastante tiempo para que los reporteros analicen la carrera del toletero y se den cuenta de que tenía un talento único.

    Los votantes pueden incluir hasta 10 nombres en sus boletas. El anuncio de los resultados del grupo del 2017 se realizará el 18 de enero a las 6 p.m. ET. La ceremonia será el 30 de julio en Cooperstown.

    "Fue un gran compañero, una gran persona y un jugador extraordinario", agregó Erstad. "En mi opinión no cabe duda de que merece estar en el Salón de la Fama".

    Más »
  • Pudge, Vladimir y Manny entre los nuevos candidatos al Salón de la Fama

    NUEVA YORK -- Manny Ramírez e Iván Rodríguez, dos jugadores marcados por los esteroides, aparecen por primera vez en la lista de candidatos al Salón de la Fama del béisbol, junto a Vladimir Guerrero.

    Jeff Bagwell es el jugador con más votos de la elección previa que repite dentro de la papeleta de 34 jugadores de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica, divulgada el lunes. Bagwell se quedó corto por 15 votos de conseguir el mínimo de 75 por ciento necesario para ser exaltado a Cooperstown.

    El dominicano Ramírez cumplió una suspensión de 50 juegos, cuando formaba para de los Dodgers de Los Ángeles, por el uso de una sustancia prohibida y recetada para estimular la fertilidad en mujeres. Se retiró en 2011 en vez de purgar una suspensión de 100 juegos tras dar positivo por una sustancia para mejorar el rendimiento. El jardinero pidió que se le readmitiera en diciembre de ese año, y su suspensión por el segundo positivo fue reducida de 100 juegos a 50 tras perderse casi toda la campaña de 2011.

    Ramírez no volvió a jugar en las Grandes Ligas, aunque tuvo acción en Triple-A entre 2012 y 2014.

    Roger Clemens y Barry Bonds, también señalados por denuncias de consume de esteroides, aparecen en la papeleta de candidatos por quinta oportunidad. Luego de un cambio de los requisitos para votos, que dejaron fuera a varios cronistas que se habían jubilado, Clemens logró repuntar a 45.2 por ciento y Bonds a 44.3 por ciento en la última votación.

    Un jugador puede ser considerado hasta 10 años mientras puedan recibir un mínimo de 5 por ciento en la votación. Los resultados serán anunciados el 18 de enero.

    El puertorriqueño Rodríguez nunca fue sancionado por quebrantar el reglamento antidopaje. Pero José Canseco, ex compañero suyo con los Rangers de Texas, sostuvo en un libro publicado en 2005 que inyectó esteroides al receptor.

    Cuando se le preguntó si estaba en la lista de jugadores que presuntamente dieron positivo por esteroides en estudio hecho en 2003, Rodríguez respondió en 2009: "Sólo Dios sabe".

    Con 12 selecciones al Juego de Estrellas en su carrera, Ramírez fue pieza clave para que los Medias Rojas de Boston ganasen los títulos de la Serie Mundial en 2004 y '07, los primeros de la franquicia desde 1918. Bateó para .312 con 555 jonrones y 1.831 impulsadas en 19 temporadas en las mayores, y fue consagrado como el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2004.

    Rodríguez acumuló 14 convocatorias al Juego de Estrellas y recibió el Guante de Oro como catcher en 13 ocasiones. Fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2008 con Texas, su equipo en las primeras 12 de sus 21 temporadas en las mayores. Bateó para .296 con 311 jonrones y 1.332 impulsadas, saliendo campeón de la Serie Mundial de la Serie Mundial de 2003 con los Marlins de Florida tras llevarse el premio Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

    El dominicano Guerrero fue convocado nueve veces al Juego de Estrellas y fue el Más Valioso de la Americana en 2004 con los Angelinos de Anaheim. Bateó para .318 con 449 jonrones y 1.496 impulsadas en 16 temporadas en las mayores.

    Además, dentro de los otros 19 debutantes en la papeleta, aparecen el puertorriqueño Jorge Posada; los colombianos Orlando Cabrera y Edgar Rentería; y los venezolanos Carlos Guillén, Melvin Mora y Magglio Ordóñez.

    Casey Blake, Pat Burrell, Mike Cameron, J.D. Drew, Derrek Lee, Arthur Rhodes, Freddy Sánchez, Matt Stairs, Jason Varitek y Tim Wakefield completan el grupo de 19.

    Ken Griffey Jr. y Mike Piazza fueron elegidos el año pasado, cuando Bagwell fue mencionado en 315 de las 440 papeletas (71.6 por ciento).

    Otros que repiten son Tim Raines (69.8), Trevor Hoffman (67.3), Curt Schilling (52.3), Edgar Martínez (43.4), Mike Mussina (43), Lee Smith (34.1), Fred McGriff (20.9), Jeff Kent (16.6), Larry Walker (15.5), Billy Wagner (10.5) y Sammy Sosa (7).

    Más »
  • Ken Griffey Jr. y Mike Piazza fueron exaltados al Salón de la Fama

    COOPERSTOWN, Nueva York -- Dos peloteros que comenzaron sus respectivas carreras en circunstancias muy distintas hace tres décadas coincidieron el domingo en el mismo lugar. Sus nombres quedaron grabados en placas que los acreditan como miembros del Salón de la Fama.

    Y los dos coincidieron en algo más: derramaron lágrimas durante sus discursos.

    Ken Griffey Jr y Mike Piazza fueron exaltados formalmente como nuevos miembros del recinto, tras cumplir trayectorias tan destacadas como contrastantes en las Grandes Ligas.

    Griffey es el único pelotero seleccionado como primero en el draft que ha terminado en el recinto de los inmortales. En contraste, Piazza fue reclutado en la 62da ronda de 1988, en el puesto 1.390, el menos destacado entre todos los inmortales de Cooperstown.

    "Al estar aquí me siento humilde y abrumado", expresó Griffey, ante sus familiares y unos 50.000 espectadores. "No puedo describir cómo se siente esto".

    Piazza llega al Salón de la Fama en su cuarto intento. Griffey, quien jugó 22 campañas con los Marineros, los Rojos y los Medias Blancas, fue elegido con un récord de 99,32% de los votos, una ratificación de su limpio desempeño durante la llamada "Era de los Esteroides".

    Votado en 13 ocasiones para el Juego de Estrellas y ganador de 10 Guantes de Oro, Griffey sacudió 630 jonrones, la sexta mayor cifra de la historia, y produjo 1.836 carreras.

    Asimismo, fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1997, remolcó al menos 100 carreras en ocho temporadas y conquistó siete veces el Bate de Plata.

    Griffey, quien se quedó a tres votos de ser el primer pelotero elegido por unanimidad para el Salón de la Fama, conectó 417 de sus jonrones con Seattle. Jugó las primeras 11 campañas de su carrera con los Marineros, y permitió que ese equipo disputara las dos primeras postemporadas en su historia.

    En una serie divisional de la Liga Americana, disputada en 1995, disparó cinco vuelacercas. Es apenas el segundo jugador de la historia que ha conseguido esa proeza en una serie de postemporada.

    "Trece años con los Marineros de Seattle, desde el día en que me reclutaron. El estado de Washington ha sido una parte importante de mi vida", comentó Griffey, quien culminó su discurso volteando hacia atrás la visera de su gorra, como lo hizo durante su carrera. "Voy a dejarlos con algo: En 22 años aprendí que un equipo te dará el mejor trato, y ése es tu primer equipo. Estoy tremendamente orgulloso de ser un Marinero de Seattle".

    Durante su destacada carrera, Griffey jamás quiso entrar al Salón de la Fama. Quería que la primera vez que pasara por la entrada fuera con sus hijos y como nuevo miembro.

    "Hay dos conceptos erróneos sobre mí: que no trabajé duro y que todo lo que conseguí fue fácil", dijo Griffey. "Sólo porque hice que pareciera fácil, eso no significa que lo fue. No llegas al Salón de la Fama sin trabajar todos los días".

    Piazza no tuvo que recordarle a nadie que su carrera fue difícil. Reclutado sólo antes que otros cinco peloteros en el draft, jugó 16 años para cinco clubes. Totalizó 427 cuadrangulares, incluidos 396 como cátcher, un récord de las Grandes Ligas.

    Nada mal para un jugador que sólo fue seleccionado porque Tommy Lasorda, amigo cercano de su padre y manager de los Dodgers de Los ??ngeles, lo recomendó.

    A diferencia del talento innato que todos veían en Griffey, Piazza debió convencer a muchos de su valía. Tuvo problemas en sus primeros años y estuvo a punto de renunciar al béisbol cuando militaba en las menores.

    Pero volvió y perseveró pese a la dura transición de primera base a cátcher y a las críticas de sus compañeros sobre su desempeño errático.

    "Mi papá siempre soñó con jugar en las mayores", dijo Piazza, apenas el segundo miembro del Salón de la Fama que usa la gorra de los Mets, junto con Tom Seaver, entronizado en 1992. "Él no pudo cumplir este sueño por las realidades de la vida. La fe de mi padre en mí solía ser más grande que la mía, y es el factor más importante por el que me exaltan al Salón de la Fama. Gracias, papá. Lo hicimos. La carrera ha concluido".

    Se le eligió 12 veces para el Juego de Estrellas, en una carrera que incluyó 10 Bates de Plata. En cuatro ocasiones figuró entre los cinco peloteros con más votos para el Jugador Más Valioso.

    Quizás lo más impresionante en la trayectoria de Piazza es que cumplió seis temporadas con al menos 30 jonrones, 100 remolcadas y promedio de .300. Todos los demás receptores en la historia del béisbol han tenido nueve campañas con esos números en forma combinada.

    Más »
  • Vladimir y Pudge aparecerán ahora en la boleta del Salón de la Fama

    COOPERSTOWN, Nueva York - En el 2015, Pedro Martínez se convirtió en el segundo dominicano exaltado al Salón de la Fama, después de Juan Marichal. Hace cinco años, Roberto Alomar se unió a Roberto Clemente y Orlando "Peruchín" Cepeda como los únicos puertorriqueños con una placa en Cooperstown.

    A partir del 2017, empezarán a aumentar las posibilidades de que dos leyendas más, una de Quisqueya la Bella y otra de la lsla del Encanto, sean exaltados al Salón.

    En diciembre de este año, aparecerán por primera vez en la boleta de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica el dominicano Vladimir Guerrero y el boricua Iván Rodríguez. Entre ambos hay muchos méritos, pero también existen algunos obstáculos.

    Cuando se habla de Guerrero, hay que ver sus 447 dobles, 449 jonrones, 1496 empujadas, OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .931 y su tremendo brazo en el jardín derecho durante una carrera de 16 temporadas en las Mayores con los Expos, Angelinos, Rangers y Orioles. El oriundo de Nizao fue el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2004 y ganador del Premio Edgar Martínez como mejor designado del Joven Circuito en el 2010. Fue convocado a nueve Juegos de Estrellas y ganó ocho Bates de Plata.

    El consenso es que Guerrero tiene lo suficiente para ser elegido al Salón. La interrogante es cuándo podría producirse dicho honor, ya que son muy pocos los que han sido elegidos en su primer año en la boleta.

    El caso de Rodríguez es un poco más complicado. Si fuera sólo por los números y lo hecho a la defensa detrás del plato, "Pudge" tendría muy buenas posibilidades de ser elegido en su primera oportunidad. Pero al ex receptor lo persiguen rumores de uso de sustancias para aumentar el rendimiento.

    Rodríguez fue citado por José Canseco en su famoso libre "Juiced", al hablar el cubano sobre los tiempos de ambos en los Rangers durante la década de los 90. Al preguntársele si su nombre fue incluido en la lista de los que dieron positivo por esteroides en el 2003, Rodríguez simplemente contestó, "Sólo Dios lo sabe". Y fue notable la diferencia en su cuerpo desde mediados de la primera década del nuevo milenio, cuando empezó de lleno el programa antidopaje de MLB.

    Ahora bien, lo hecho por Rodríguez en el terreno fue espectacular y sin precedente. El oriundo de Manatí conectó la mayor cantidad de hits de un cátcher con 2,844, incluyendo 572 dobles y 311 jonrones, además de impulsar 1,332 carreras. I-Rod estuvo en la receptoría para el mayor total de juegos en la historia de Grandes Ligas y terminó con una cifra récord del 45.7% de los corredores atrapados en intento de robo.

    Rodríguez fue Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 1999, ganó 13 Guantes de Oro (récord para la receptoría), ganó siete Bates de Plata y fue convocado a 14 Juegos de Estrellas.

    Uno de sus contemporáneos detrás del plato, Mike Piazza-quien también fue sospechado de uso de sustancias para aumentar el rendimiento, pero con rumores menos fuertes--tuvo que esperar hasta su cuarta oportunidad para ser elegido al Salón. Los resultados del 2016-17 dirán mucho sobre lo que le espera a Rodríguez en cuanto a Cooperstown se refiere.

    Otros candidatos al ser elegidos al Salón para la próxima oportunidad incluyen a Jeff Bagwell, quien parece tener buenas posibilidades al acercarse al 75% de los votos necesarios con un 71.6% en el 2015-16; Tim Raines, quien luego de sacar un 69.8% tendrá una última oportunidad en la boleta de los periodistas, antes de pasar al Comité de la Era de la Expansión en caso de no ser elegido; y Trevor Hoffman, quien viene de recibir el 67.3% de los votos en su primera oportunidad este año.

    El dominicano Manny Ramírez aparecerá por vez primera en la boleta en diciembre, pero dos pruebas positivas por dopaje parecen alejarlo de una elección, si se toma en cuenta lo que ha ocurrido con figuras como Barry Bonds, el quisqueyano Sammy Sosa, Mark McGwire y Roger Clemens.

    El boricua Jorge Posada, el venezolano Magglio Ordóñez, su compatriota Carlos Guillén, el colombiano Edgar Rentería, su compatriota Orlando Cabrera, el boricua Javier Vázquez y el dominicano Julio Lugo aparecerán también en la boleta por vez primera.

    Más »
  • Ken Griffey Jr.: Edgar Martínez "pertenece al Salón de la Fama"

    COOPERSTOWN, Nueva York - Uno de los momentos más emblemáticos de Ken Griffey Jr. en Seattle fue la carrera que anotó desde la primera base en el cierre del undécimo inning del decisivo Juego 5 de la Serie Divisional de 1995 entre los Marineros y los Yankees.

    En dicha jugada, Griffey Jr. corrió como una chita desde la inicial hasta la goma luego de un doble por la raya del jardín izquierdo de Edgar Martínez, lo que coronó la primera victoria en una serie de postemporada en la historia de la franquicia de Seattle.

    El domingo, en medio de su discurso de exaltación al Salón de la Fama, Griffey Jr. mencionó a muchos de sus ex compañeros en Seattle, incluyendo a Jay Buhner, Alvin Davis y Randy Johnson. Éste último ingresó al Salón en el 2015 y para Griffey Jr., el boricua Martínez también merece estar en Cooperstown.

    "Sí, pertenece al Salón de la Fama", dijo Griffey Jr. de manera enfática al señalar a Martínez, quien se encontraba presente entre los aproximadamente 50,000 espectadores, la segunda mayor asistencia en la historia de las ceremonias de exaltación.

    En su carrera de 18 años en Grandes Ligas, todas con los Marineros, Martínez bateó .312 con porcentaje de embasarse de .418, slugging de .515 (OPS de .933), 514 dobles, 309 jonrones y 1,261 empujadas. Dueño del 21ro mejor porcentaje de embasarse de todos los tiempos en las Mayores, el nacido en Nueva York y criado en Puerto Rico es considerado uno de los dos mejores bateadores derechos de su época, junto al dominicano Manny Ramírez.

    Actualmente coach de bateo de los Marineros, Martínez fue convocado a siete Juegos de Estrellas como jugador, ganó cinco Bates de Plata y fue campeón de bateo de la Liga Americana en dos ocasiones.

    Martínez recibió el 43.4% de los votos de parte de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés) en el 2015-16. Le quedan tres años más en la boleta de los periodistas para alcanzar el 75% necesario. De no ser elegido a través de dicha votación, pasaría al Comité de la Era de la Expansión.

    Uno de los mayores obstáculos para Martínez sería su condición de bateador designado a partir de 1993. En total, Martínez jugó el 68% de sus partidos en Grandes Ligas como designado.

    Más »
  • Los fans latinos de Seattle apoyan a Griffey Jr. y abogan por Edgar

    COOPERSTOWN, Nueva York - Tal vez por la cercanía de la ciudad de Nueva York a este pueblo del estado de Nueva York, más lo lejos que queda Seattle, Washington de aquí, la fanaticada de los Mets que vino a apoyar a Mike Piazza se ve mucho más presente que la de los Marineros para ver exaltado al Salón de la Fama a Ken Griffey Jr.

    Sin embargo, la distancia no impidió a Jesse Mata, su hermana y su primo a viajar de un extremo de los Estados Unidos a otro para el ingreso al Salón de Griffey Jr., el mejor jugador de posición en la historia de la franquicia de Seattle.

    "Por eso vinimos, para ver a Ken Griffey", dijo Mata, fanático de los Marineros de ascendencia mexicana que habló de sus mejores recuerdos del nuevo inmortal del béisbol en Seattle durante la década de los 90. "Jugando en el Kingdome, cuando pegaba los jonrones, cuando (chocaba) con las paredes y cuando le robaba los jonrones (a la oposición). Todo de Griffey".

    Mata, vistiendo un jersey de los Marineros con el número 24 de Griffey Jr., también abogó por la candidatura del puertorriqueño Edgar Martínez, quien brillara junto a Griffey Jr. en Seattle pero que hasta ahora no ha recibido el apoyo necesario de parte de la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica (BBWAA, por sus siglas en inglés).

    Martínez terminó en el 2004 una carrera de 18 años con dos títulos de bateo de la Liga Americana, OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .933, 514 dobles, 309 jonrones y 1,261 empujadas. El consenso es que por fungir mayormente como bateador designado después de 1992, los votantes les han dado menos valor a sus aportes generales en su equipo.

    Con un galardón otorgado a su nombre (el Premio Edgar Martínez que se le da al mejor bateador designado de la Liga Americana cada año), una exaltación al Salón de la Fama de la Herencia Hispana en San Francisco, el Salón de la Fama del Béisbol Latino y un lugar en el Salón los Marineros, falta Cooperstown.

    Mata y muchos fanáticos más de los Marineros anhelan eso.

    "Hasta tiene su award en MLB, en su nombre, ¿y que no esté aquí? Debería estar aquí.", dijo Mata, quien también cita al dominicano Robinson Canó y al venezolano Félix Hernández como futuros inmortales del béisbol que han vestido el uniforme de Seattle. Se destaca el caso del "Rey Félix", quien hasta ahora ha lanzado toda su carrera con los Marinero desde el 2015.

    "Como no. Ya tiene (un juego perfecto), con tantos (triunfos). Es uno de los (mejores). Ya, él es el próximo".

    Más »
  • Griffey Jr. y Piazza opinan sobre David Ortiz y el Salón de la Fama

    COOPERSTOWN, Nueva York - Ken Griffey Jr. tuvo la oportunidad de ver a David Ortiz en los inicios de la carrera profesional del dominicano, cuando el joven era un prospecto de los Marineros a mediados de los años 90.

    Los recuerdos de Griffey Jr., quien observó a Ortiz en las instalaciones de Seattle en Arizona en aquellos tiempos, fueron uno de los temas de la sesión de los medios tanto con Griffey Jr. y Mike Piazza en Cooperstown el sábado, de cara a la exaltación de ambos al Salón de la Fama el domingo.

    "No era Big Papi, sino Slim Papi (delgado)", bromeó Griffey Jr. sobre la diferencia entre el Ortiz joven y el corpulento toletero de hoy en día.v A Griffey Jr. y Piazza se les solicitó su opinión sobre los méritos para Cooperstown de Ortiz, quien a los 40 años de edad ha dejado saber que el 2016 será su última temporada como jugador activo.

    El quisqueyano llegó al sábado con promedio de .326 en la presente campaña por los Medias Rojas. Es el líder de Grandes Ligas en dobles con 34, slugging con .665 y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.083, entre otros números abrumadores.

    De por vida, Ortiz tiene 527 jonrones, 1720 empujadas y OPS de .931.

    Dichas estadísticas, más el impacto de haber ayudado a Boston a ganar sus primeros tres títulos de Serie Mundial desde 1918 y ser una figura carismática dentro y fuera del terreno en dicha comunidad, parecerían ameritarle un lugar seguro en el Salón.

    ¿Los argumentos en contra? Ser bateador designado a tiempo completo durante la mayoría de sus temporadas más productivas, más el hecho de su nombre aparecer en la lista de los jugadores que supuestamente dieron positivo por sustancias para aumentar el rendimiento en el 2003.

    Para Griffey Jr., no hay duda de que Ortiz merece una placa en el museo de los inmortales del béisbol. "¿Creo yo que es un Salón de la Fama? Definitivamente", dijo. "Los números que ha puesto, los tres títulos…ha hecho un trabajo increíble en esa ciudad y la lista de sus logros en el terreno sigue y sigue. No se le puede quitar eso.

    "Verlo hacer las cosas que ha hecho a través de los años…se ha convertido en uno de los bateadores más temidos en todo el béisbol", continuó Griffey Jr. "Él es el único en el lineup de un equipo sobre el que dices, 'OK, no queremos que ése nos gane'".

    De su parte, Piazza, quien tuvo que esperar hasta su cuarta oportunidad en la boleta debido en gran parte a algunas sospechas de sustancias para aumentar el rendimiento, fue un poco más cuidadoso a la hora de tocar el tema.

    "Creo que David Ortiz es uno de los jugadores más carismáticos que ha llegado al béisbol en mucho tiempo", comentó Piazza. "Aparte de los números, creo que es una gran persona, excelente para la ciudad, muy colorido y divertido de ver.

    "Estoy de acuerdo con Kenny, pero creo que hay un proceso que tiene que respetarse. Hablado por mí mismo, sé que va a haber debates sobre números y todo. No hay un modelo único. Es una decisión individual. Creo que hay que respetar el proceso y dejar que eso evolucione".

    Más »