El dominicano "se ha puesto las pilas"

El dominicano "se ha puesto las pilas"

ARLINGTON - Como novato de 22 años, Neftalí Feliz cerró lo que fue la victoria más importante en la historia de la franquicia de los Rangers de Texas, que vencieron a los Yankees de Nueva York en el Juego 6 de la Serie de Campeonato para coronarse campeones de la Liga Americana.


Y de qué manera.

El dominicano se enfrentó a tres bateadores de peso-Curtis Granderson, el quisqueyano Robinson Canó y Alex Rodríguez-y los sacó en orden para poner a celebrar a más de 50,000 aficionados en el Rangers Ballpark de Arlington.

"Fue uno de los momentos más felices de mi vida", dijo Feliz en medio de las celebraciones dentro del terreno. "No tengo muchas palabras para decir lo contento que me siento y lo feliz que me siento. Le doy gracias a mis compañeros por darme la oportunidad de estar aquí."

Puede que Feliz no tuviera muchas palabras para expresar su alegría, pero sobraron los comentarios sobre la preparación del dominicano de manejar la presión de playoffs, sobre todo midiéndose a los campeones Yankees. Inclusive, el manager de Texas, Ron Washington, se aseguró de colocar a Feliz en el Juego 3-de un solo lado a favor de los Rangers-para que el relevista agarrara experiencia en postemporada sin presión, después de par de tropiezos que sufrió el derecho en la Serie Divisional vs. Tampa Bay.

Pero después de cerrar tres de las cuatro victorias de Texas en la Serie de Campeonato-aunque ninguna de las tres presentaciones representó una oportunidad de salvamento-Feliz parece haber pasado la prueba. En tres innings, no permitió carreras limpias, y aunque dio dos bases por bolas en su primera salida vs. los Yankees, en sus últimas dos no permitió libertad alguna.

"Hizo lo que ha hecho durante todo el año", dijo el coach de pitcheo de los Rangers, Mike Maddux. "Tiene mucho aplomo. Es un tipo joven con mucho aplomo. Estamos contentos de tenerlo."

De su parte, Feliz había afirmado todo el tiempo que su confianza estaba "al 100%" y que nada lo alteraba en el montículo, sin importar la situación. Ahora, junto a sus padres que lo acompañan en este momento tan feliz, al dominicano le toca gozar la victoria.

"Es algo increíble", dijo Feliz. "A seguir disfrutando y ahora ganar la Serie Mundial, que es lo que queremos. Será algo bien emocionante, lo que hay que hacer es dar el 100% en cada juego."