Albert Almora Jr. ayudó a los Cachorros a hacer historia en el Juego 7

Albert Almora Jr. ayudó a los Cachorros a hacer historia en el Juego 7

CLEVELAND - En un Juego 7 de la Serie Mundial con tantas alternativas y que dio tantas vueltas, hubo un detalle de los Cachorros en el décimo inning digno de destacar.

Con el partido empatado a seis carreras por bando entre los Cachorros y los Indios, Kyle Schwarber abrió el décimo episodio con un sencillo y fue sustituido por Albert Almora Jr. como corredor emergente. Cuando el siguiente bateador, Kris Bryant, dio un elevado profundo al jardín central, Almora Jr. aprovechó para avanzar a la segunda base en pisa y corre.

Dicho atrevimiento puso en movimiento una serie de acontecimientos. Luego de una base por bolas intencional otorgada a Anthony Rizzo con la primera base desocupada, Ben Zobrist empujó a Almora Jr. con un doble para darles la ventaja definitiva a los Cachorros y abrirles el camino a su primera corona de Serie Mundial desde 1908.

"Me fui con mis instintos, que fue ir para la segunda", explicó el novato de 22 años, miamense de ascendencia cubana.

Almora Jr., con apenas 47 juegos en su haber a nivel de Grandes Ligas al arrancar esta postemporada, se destacó por su astucia en las bases para estar en medio de uno de los momentos más importantes en la historia de los Cachorros y uno de los sucesos más esperados en el béisbol durante muchas décadas.

Cuando Almora Jr. fue seleccionado por los Cachorros en el draft del 2012-el primero de Theo Epstein como presidente de operaciones de béisbol del equipo-el joven aspiraba a lo más alto vistiendo el uniforme del norte de Chicago.

"Le dije a Theo, 'Quiero estar en ese equipo que gane la Serie Mundial'", contó Almora Jr. "Que el desenlace sea así, que yo anote esa carrera, es un sueño hecho realidad. Es algo que no puedes imaginar, un guion que no puedes escribir".

Almora Jr., parte de una amplia juventud de talento en las filas de los Cachorros, celebró en grande lo que él espera sea el primero de varios campeonatos del equipo.

"Lo quería hacer para mis compañeros y la ciudad de Chicago, porque se lo merecen", expresó. "Este fue mi primer año y fui afortunado de ser parte de un gran equipo. Somos campeones y estoy emocionado. Me siento bendecido".