Los Tigres necesitan definir los roles de Aníbal Sánchez y Mike Pelfrey

Los Tigres necesitan definir los roles de Aníbal Sánchez y Mike Pelfrey

DETROIT -- La temporada muerta presenta la posibilidad de cambios de impacto que no se han hecho realidad, lo que deja a J.D. Martínez, Ian Kinsler y otras estrellas todavía con los Tigres. Al menos de que algo sorprendente ocurra, lo mismo sucedería con el venezolano Aníbal Sánchez y Mike Pelfrey.

Está por verse cuáles serán los roles de Sánchez y Pelfrey. De cara al último año de sus contratos, los derechos no tienen asegurado un puesto en la rotación felina. Sin embargo, al menos uno de ellos arrancaría los entrenamientos primaverales como abridor.

"Creo que inicialmente, al menos uno de ellos definitivamente se estaría preparando como abridor -- posiblemente ambos, dependiendo de cómo resulten las cosas", explicó el dirigente de los Felinos, Brad Ausmus, durante las Reuniones Invernales a comienzos del mes. "Pero no hemos tomado una decisión final".

Sánchez y Pelfrey ganarán un total de US$24.8 millones de la nómina del conjunto de Detroit que pagó el impuesto de lujo este año y se perfila a pagarlo otra vez la próxima temporada. Sánchez, quien cumplirá 34 años de edad en febrero, ganará US$16.8 millones en la última campaña de su contrato que firmó después de la temporada del 2012. Pelfrey ganará US$8 millones al final de un pacto de dos años y US$16 millones que firmó la temporada muerta pasada.

Entre ambos consiguieron foja de 11-23 con 5.52 de efectividad en 59 presentaciones, 48 de ellas como abridores. Apenas una de aquellas aperturas fue después del 16 de septiembre debido a que durante la recta final Ausmus contó más con Justin Verlander, sus jóvenes abridores y un Jordan Zimmermann en recuperación.

Verlander, Zimmermann y Michael Fulmer ya están establecidos en la rotación, según Ausmus. Daniel Norris y Matt Boyd tienen una ventaja por los últimos dos puestos, al tener en cuenta lo bien que tiraron al final de la campaña.

El darle un alto volumen de trabajo a Sánchez y Pelfrey no se trata simplemente de darle competencia a Norris y Boyd. Es cuestión de darle una alternativa a los Tigres en caso de una lesión.

Salvo una lesión, los Felinos deberán tomar decisiones con Sánchez y Pelfrey. El club no pudo concretar un canje con un equipo en busca de un devorador de entradas al final de los entrenamientos, pero debido a sus problemas esta temporada, los Tigres deberán pagar una parte de los contratos para facilitar una transacción. Podrían dejar a uno de ellos en libertad y pagar el salario, pero esa sería una decisión difícil para un club que se perfila a pagar el impuesto de lujo otra vez.

La otra alternativa es que uno o ambos tiren como relevistas. Sánchez lo hizo por un buen tiempo la campaña pasada mientras hacía ajustes a su mecánica y también durante el breve paso de los Tigres en la postemporada en el 2014. Pelfrey lo hizo brevemente en la recta final.

De los dos, Sánchez sería más intrigante como relevista de tiempo completo. Su capacidad de dominar a las alineaciones oponentes en el primer -- y en ocasiones el segundo -- turno del orden en sus aperturas al comienzo del año confirmaron la idea de que es más eficaz antes que los bateadores lo vean por varios turnos. También al contar con la oportunidad de tirar fuerte sin tener que conservar energía -- promedió la mayor velocidad de su recta en junio, cuando realizó apenas una apertura -- lo haría un candidato perfecto para ser relevo medio.

Por su parte, las especulaciones del potencial de Pelfrey como relevista comenzaron casi al momento en que los Tigres lo firmaron, aunque los directivos lo mencionaron pocas veces.