Edwin Encarnación dice sentirse como en familia en Indios

Edwin Encarnación dice sentirse como en familia en Indios

CLEVELAND - Hace dos temporadas durante el verano en el Rogers Centre, el dominicano Edwin Encarnación vio al shortstop de los Indios, Francisco Lindor, en el terreno en Toronto. El ex cañonero de los Azulejos caminó hacia la jaula de bateo y le hizo una pregunta al joven novato.

"¿Eres el hijo de Lindor?", dijo Encarnación.

Lindor quedó confundido con la repentina pregunta, pero Encarnación rápidamente aclaró las cosas. Cuando Encarnación era un niño, vivió en Puerto Rico por algunos años y el padre de Lindor, Miguel, era uno de los coaches que él recuerda. Después de casi dos décadas, Encarnación y Lindor son compañeros con los Indios, que firmaron al inicialista a un contrato por tres años y US$60 millones este invierno.

Este fin de semana, Encarnación se unió a Lindor y a otros jugadores del roster de los Indios en el Tribe Fest en el Hotel Intercontinental en Cleveland. Aunque ya estaba familiarizado con Lindor y su padre, Encarnación apenas está conociendo a su familia con los Indios. El Tribe Fest es el primer paso en ese proceso para Encarnación, quien pasó partes de las últimas siete campañas en Toronto.

"Voy a continuar haciendo todo lo posible por conocer a mis nuevos compañeros", dijo Encarnación el sábado. "Este es el primer paso. Seguiré haciendo lo mismo durante los entrenamientos, y trataré de ser como una familia, como lo han sido antes".

En octubre pasado, Encarnación vio cómo los Indios eliminaron a los Azulejos en cinco juegos en la Serie de Campeonato de la Liga Americana para avanzar a la Serie Mundial. El primera base dominicano de Cleveland, Carlos Santana, hizo el último out y se hincó en el terreno para celebrar en Toronto. Los dominicanos Encarnación y Santana asistieron a un juego de los Cavaliers, de la NBA, juntos en Cleveland el viernes por la noche.

En el Hotel Intercontinental, el jersey con el No. 10 de Encarnación se vendía como pan caliente en un puesto de mercancía ubicado en el pasillo principal. Los fanáticos posaban para tomarse fotografías con un recorte de cartón del nuevo cuarto bate del club y algunos tuvieron la oportunidad de conocerlo y pedirle un autógrafo mientras el pelotero caminaba por los pasillos de la arena. Encarnación sabe qué tan entusiasmados están los Indios por arrancar la campaña del 2017, pero este evento también le dio la oportunidad al cañonero de sentir el apoyo de sus aficionados.

"Esto es grandioso. Se siente bastante bien", expresó Encarnación. "La manera en que los fanáticos apoyan a este equipo es bien emocionante".

Para este momento, Encarnación ya se habría enterado de qué tan emocionados se encuentran sus compañeros de tenerlo en el equipo.

Cuando se reportó que Cleveland había llegado a un acuerdo con Encarnación el 22 de diciembre, los jugadores de la Tribu comenzaron a intercambiarse mensajes de texto y también contactaron a la directiva para asegurarse de que la noticia fuera real. Michael Brantley calcula que recibió entre seis y siete mensajes de texto en su teléfono celular después de que el reporte comenzó a circular. El receptor brasileño Yan Gomes, quien jugó brevemente junto a Encarnación en los Azulejos, dijo que fue una maniobra "sorprendente".  

"Era un bateador de quien temíamos cada vez que lo enfrentábamos", confesó Gomes. "Jugué con él en Toronto. Yo les dije a los muchachos, 'Hombre, este muchacho es uno de mis jugadores favoritos con los que he jugado'. Sabe cómo manejarse y estamos contentos de tenerlo de nuestro lado".

Por su parte, Lindor dijo que respetaba a Encarnación por haber recordado a su padre después de tantos años.

"Para mí, eso significó mucho", exclamó Lindor. "Un tipo que recuerda quién lo entrenó cuando era niño, eso dice mucho de él. Estoy ansioso por jugar las próximas dos temporadas junto a él. Será un viaje largo y divertido. Ya he hablado con él en par de ocasiones este invierno. Es sorprendente. Le va a dar una nueva cara al equipo".