Batear muchos jonrones no es la panacea para los Orioles

Batear muchos jonrones no es la panacea para los Orioles

Manny Machado fue uno de los cinco jugadores de los Orioles de Baltimore que el año pasado alcanzaron los 25 jonrones, encaminándoles a liderar ese rubro en las Grandes Ligas.

Pero las estadísticas del tercera base dominicano dejaron un curioso detalle: no se robó una sola base, luego que en la temporada anterior acumuló 20.

Los Orioles tienen un idilio con los batazos de larga distancia, pero le tienen fobia al robo de base.

Y la tendencia no va a cambiar dentro de un club que diariamente puede salir con una alineación en la que aparecen Mark Trumbo (47 jonrones), Chris Davis (38), Machado (37), Adam Jones (29) y Jonathan Schoop (25).

Un integrante de los Orioles se ha coronado el jonronero mayor de la Liga Americana en las últimas cuatro campañas: Davis (dos veces), Trumbo y Nelson Cruz (ahora en Seattle).

"Así somos, (pero) nuestro fin es ensamblar el mejor equipo posible", señaló el vicepresidente ejecutivo Dan Duquette. "Desde luego que nos gusta el buen pitcheo, la defensa y los jonrones de tres carreras".

Pero el problema de los Orioles es que, pese a todos esos jonrones --253--, quedaron en el séptimo puesto en carreras anotadas en la Liga Americana y en el décimo en cuanto a bases por bolas recibidas. También fueron el quinto equipo con más ponches en el circuito.

Y no dejó de resultar irónico que su temporada de 2016 acabó con un palo de jonrón, el que Edwin Encarnación disparó ante Ubaldo Jiménez en el 11mo inning del juego de comodines contra los Azulejos de Toronto.

Fue la tercera postemporada de los Orioles en los últimos cinco años.

EL FUTURO DE MACHADO Y EL PASO DEFINITIVO

Machado tiene un mensaje: Baltimore no se puede conformar con meramente avanzar a la postemporada.

"Hemos tenido un sorbo de lo que se siente ganar y lo que se necesita para llegar ahí (a los playoffs). Quiero destacar que tenemos al mejor grupo de jugadores para ir al frente", declaró el antesalista de 24 años.

Machado aún no toca techo. Ha sido seleccionado para el Juego de Estrellas en tres de sus primeras cinco campañas y ha figurado entre los cinco más votados por el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en las últimas dos temporadas. Sus números de jonrones e impulsadas (96) fueron los más altos de su carrera.

Será agente libre tras 2018 y las estimaciones de su contrato apuntas a cifras astronómicas.

Cuando al manager Buck Showalter le preguntaron sobre el futuro de Machado en Baltimore, el dirigente bromeó al mencionar que su vínculo también vence dentro de dos años. "Este año y uno más... es el momento oportuno y Manny no va a estar aquí --ahí tienes tu respuesta -- Es lo más que puede decir".

REFUERZOS

Inesperadamente pudieron retener a Trumbo. Confiado en que recibiría mejores propuestas, el bateador designado rechazó la ofertada calificada de los Orioles, de 17,2 millones por una temporada. El toletero de 31 años no encontró lo que aspiraba y acabó de vuelta en Baltimore, aceptando un contrato de 37,5 millones por tres años.

Dejaron partir en la agencia libre a Matt Wieters, quien había sido su receptor de 2009. El reemplazo es el dominicano Welington Castillo, quien viene de una campaña con promedio de .264, 14 jonrones y 68 impulsadas con Arizona. También adquirieron al jardinero Seth Smith en un canje con Seattle.

LA EXCELENCIA DE BRITTON

El otro fuerte del equipo es su bullpen, liderado por Zach Britton. El cerrador estuvo perfecto en 2016 al convertir sus 47 oportunidades de salvamento. También estableció un récord de las mayores al hilvanar 43 apariciones consecutivas sin permitir carreras limpias y otra marca histórica al redondear una efectividad de 0.54 con al menos 50 inning lanzados, tras permitir apenas cuatro (¡CUATRO!) carreras limpias en todo el año.

Brad Brach (2.05 de efectividad y seleccionado para el Juego de Estrellas), Darren O'Day, Mychal Givens y Donnie Hart completan el grupo.

LAS PROMESAS

Hunter Harvey es el más reciente prospecto de los Orioles que se somete a una cirugía Tommy John. Dylan Bundy, la primera selección del club en el draft de 2011, se sometió al procedimiento en el codo en 2013 y luego se perdió la mayor parte de 2015 por una lesión en el hombre, pero tuvo marca de 10-6 con efectividad de 4.02 en 2016, incluyendo 14 aperturas.

El único prospecto de los Orioles que apareció en el más reciente Top 100 de Baseball America fue el receptor Chance Sisco.

LO QUE PUEDE SALIR MAL

Todo se puede ir por la borda con la rotación, que tuvo la tercera peor efectividad (4.72) de la Americana en 2016. Sus abridores fueron segundos en bases por boletos. Chris Tillman (16-6, 3.77) fue su abridor más confiable y ahora mismo apura su recuperación tras una cirugía en el hombro durante el invierno. Cruzan dedos por la consolidación de Kevin Gausman (9-12, 3.61) y Bundy, de 26 y 24 años, respectivamente. Mantienen al dominicano Jiménez y a Wade Miley, de pésimas campañas, pero es que sencillamente no tiene otras variantes.

Su defensa en los jardines deja mucho que desear. Fue la peor de las mayores en 2016, según FanGraphs (costándoles un total de 11 carreras). Y el titular del central Adam Jones (cuatro Guantes de Oro, el último en 2014) ha declinado en sus prestaciones.