Paliza para los Mulos en el Jacobs

No dieron tregua en Cleveland

CLEVELAND -- Olvide las penurias de Alex Rodríguez en la postemporada. Toda la alineación de los Yanquis cargó con la culpa en esta ocasión.

Chien-Ming Wang volteaba una y otra vez para ver cómo llegaba la pelota a los jardines, en una jornada en que igualó el máximo número de anotaciones que ha permitido en un partido en su carrera.

El puertorriqueño Jorge Posada y Hideki Matsui no lograron pegar batazos importantes.

Los Yanquis comenzaron los playoffs del 2007 de forma tan lamentable como terminaron la postemporada del 2006. Su derrota por 12-3 ante los Indios de Cleveland el jueves fue su tropiezo más abultado en un partido de playoffs en seis años.

Nueva York ha perdido cuatro partidos consecutivos en postemporada, racha que se remonta a su eliminación en la primera ronda el año pasado a manos de Detroit. Pero al menos los aficionados de los Yanquis pueden consolarse con este dato: en sus últimas siete series por el gallardete de la división, han ganado en las cuatro ocasiones en que perdieron el primer partido y han sucumbido en las tres veces que comenzaron ganando.

Wang fue una coladera desde el principio, en una labor en que permitió dos jonrones en un partido apenas por segunda ocasión en este año. Había descansado siete días, pero su sinker no se hundía, y sólo sacó cinco outs por rolas.

"Creo que por el número de pelotas que le batearon al aire, (sus lanzamientos) no bajaban. Necesitan bajar", dijo Joe Torre, mánager de los Yanquis. "Si no baja, ante este club (los Indios) está jugando con fuego".

"No tengo miedo de que Wang lance otra vez ante Cleveland", agregó el timonel. "Esta noche no lanzó como sabe hacerlo. Si triunfas en 19 partidos en esta liga, ciertamente que te ganas un lugar (para lanzar en la postemporada). Así que definitivamente no voy a descartarlo".

A-Rod no fue un factor de mucho peso, yéndose de 2-0 con dos bases por bolas y dos elevados al cuadro. En sus últimos 13 encuentros de playoffs tiene foja de 43-4 (.093) sin ninguna carrera producida.

A pesar de todo, los Yanquis tuvieron ciertas oportunidades ante C.C. Sabathia. Enfrentando al hábil zurdo por primera vez en tres años, obtuvieron un controversial cuadrangular de Johnny Damon al comenzar el partido, y luego colocaron corredores en primera y segunda con un solo out.

Entonces Posada se ponchó y Matsui bateó una rola de out.