Ya están a ley de una

D-backs con ventaja 2-0 sobre Cubs

PHOENIX -- Los Diamondbacks de Arizona demuestran que no son un espejismo en el desierto. Más bien, convierten a los Cubs de Chicago en una ilusión a punto de desaparecer, otra vez.

El novato Chris Young conectó un cuadrangular de tres carreras, Stephen Drew impulsó con un triplete dos anotaciones más y los Diamondbacks ganaron 8-4 la noche del jueves para ponerse al frente por 2-0 en la serie divisional de la Liga Nacional a ganar tres de cinco partidos.

A menos que cambien la situación en el estadio Wrigley Field, los Cubs llegarán a 99 años sin un título de Serie Mundial. Todo indica que la Maldición de Billy Goat sigue presente.

A tres años de una campaña con 111 derrotas, los jóvenes Diamondbacks están ahora a una victoria de conquistar la serie de campeonato en la Liga Nacional. Pueden terminar de arrasar en Chicago el sábado, cuando Arizona tendrá en la lomita al cubano Liván Hernández contra Rich Hill.

Eric Byrnes sonó un triple productor para los Diamondbacks, el primer equipo con el mejor registro de la liga y el peor promedio de bateo desde que los Medias Blancas tuvieron ese papel en 1906.

Arizona ganó una vez más con un bateo oportuno, una apertura firme y un bullpen consistente.

"Todos nos está saliendo bien ahora y esperamos seguir así", dijo Drew. "Tuvimos un bateo decisivo y también una defensiva decisiva".

Doug Davis toleró un jonrón de dos carreras al boricua Geovany Soto en la segunda entrada y luego se apuntó tres innings sin anotación. El zurdo de Arizona, adquirido en la transacción que envió a Johnny Estrada con los Cerveceros de Milwaukee en el receso pasado, permitió cuatro carreras y seis imparables en cinco entradas y dos tercios. Tuvo ocho ponches y dio cuatro boletos.

Davis aportó también un toque productor de sacrificio. Salió del partido en medio de una ovación de pie, al menos de los seguidores de los Diamondbacks entre los espectadores que incluyen un gran número de aficionados de Chicago.

"Tuve una curva decente", dijo Davis. "Comencé a lanzarla pronto para conseguir strikes".

Sin embargo, el relevista dominicano Juan Cruz cedió pronto un doble de dos carreras del bateador designado Daryle Ward, aunque ambas anotaciones fueron cargadas a Davis. Ese fue el único error de los relevistas de Arizona. El dominicano Tony Peña, Brandon Lyon y el también quisqueyano José Valverde lanzaron una entrada por cabeza sin anotación para bajar la cortina.

Valverde tuvo que lanzar amagado por un error del segunda base Augie Ojeda que puso dos corredores en base. Pero el derecho hizo abanicar a Derrek Lee y al dominicano Aramis Ramírez para salir bien librado con dos de los 23 ponches de Chicago en los dos primeros partidos de la serie.

El abridor zurdo Ted Lilly de los Cubs permaneció tres entradas y un tercio, en las que admitió seis carreras y siete imparables.

Y la estrategia arriesgada de Lou Piniella pudiera servir para nada.

El manager de los Cubs retiró pronto al astro venezolano Carlos Zambrano el miércoles con la pizarra empatada 1-1 en el primer partido porque pensó darle un descanso hasta el domingo para el cuarto encuentro. Ahora es posible que no haya un cuarto partido.

Soto puso adelante a Chicago con el batazo de dos carreras contra Davis en la parte alta del segundo capítulo. En la parte baja, sin embargo, Young volteó la pizarra a 3-2 en favor de los Diamondbacks al conectar un lanzamiento de Lilly con la cuenta completa.

Cuando la pelota llegó hasta las gradas del jardín izquierdo tras volar 421 yardas, Lilly arrojó molesto su guante al terreno. Drew siguió con un sencillo de cuadro y anotó con el triple de Byrnes hasta la barda del jardín izquierdo.

Cuatro de seis jugadores de los Diamondbacks que recibieron boleto terminaron anotando.

"Este es el tipo de equipo que debemos ser", dijo el manager Bob Melvin.

Por los Cubs, los dominicanos Alfonso Soriano de 5-2 y Ramírez de 5-0. El puertorriqueño Soto de 3-1 con una anotada y dos remolcadas.