Atacaron sin piedad

Otra avalancha ofensiva

BOSTON -- Josh Beckett no necesitó otra blanqueada para superar a los Indios de Cleveland. Los dominicanos David Ortiz y Manny Ramírez le dieron ayuda suficiente.

Beckett lanzó seis innings de pelota de cuatro hits el viernes y el Big Papi y Ramírez se embasaron las 10 veces que acudieron a la caja de bateo para llevar a los Medias Rojas de Boston a un triunfo de 10-3 sobre los Indios en el primer partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Ramírez bateó de 2-2 con un sencillo productor y tres pasaportes --incluidos dos con la casa llena--, mientras que Ortiz también se fue de 2-2 con dos bases por bolas y un pelotazo.

"Si no le lanzan a uno una pelota buena para batear, hay que aceptar el boleto", dijo Ortiz.

Ramírez lució también en los jardines con dos atrapadas espectaculares, una corriendo hacia la barda y otra al atacar un elevado corto.

Ese apoyo fue más que suficiente para Beckett, quien había recetado blanqueadas en sus dos aperturas anteriores en los playoffs.

El serpentinero estelar de los Medias Rojas permitió un jonrón de Travis Hafner en la primera entrada, antes de retirar a 10 bateadores en fila. Cuando los Indios lograron al fin otra carrera, Boston ya ganaba por 8-2, C.C. Sabathia había abandonado el montículo y los Medias Rojas estaban en camino a tomar la ventaja en la serie, que ganará el primer equipo que consiga cuatro triunfos.

"Hemos hecho esto todo el año", dijo el puertorriqueño Mike Lowell, quien remolcó tres carreras, incluido un par con un doble de terreno. "Hemos hecho que los pitchers trabajen, con algunos muy buenos turnos al bate".

Beckett, el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial del 2003 y el único lanzador con 20 triunfos en las Grandes Ligas en las últimas dos temporadas, ponchó a siete enemigos y permitió una carrera. Golpeó a un bateador e hizo un lanzamiento descontrolado.

Tiene una foja de 4-2 de por vida en la postemporada y una efectividad de 1.87. El lanzador del siguiente partido se ha mostrado también temible en los playoffs.

Curt Schilling, quien también tiene un premio al Jugador Más Valioso de la Serie Mundial en su currículum, enfrentará al dominicano Fausto Carmona en el segundo duelo de la serie el sábado por la noche.

Sabathia y Carmona cosecharon 19 triunfos durante la temporada, la segunda mejor cifra en la Liga Americana, y serían los principales rivales de Beckett en pos del trofeo Cy Young de este año. Pero en la postemporada, Sabathia no ha respondido.

Ocho días después de pasar problemas pese a llevarse el triunfo en el primer encuentro de la serie divisional contra los Yanquis de Nueva York, Sabathia recibió ocho carreras y siete hits, además de regalar cinco pasaportes, en cuatro entradas y un tercio. El as monticular de Cleveland aceptó tres sencillos seguidos en el primer inning, y permitió que la casa se llenara en la tercera entrada --cuando Boston anotó cuatro veces-- y en la quinta --cuando entraron otras tres carreras--.

"El estuvo un poco descontrolado esta noche, y nosotros teníamos que aprovechar eso", dijo Ortiz.

El Big Papi se ha embasado 16 veces en 18 turnos durante la postemporada, y ha bateado de 9-7, con ocho pasaportes y un golpe. Ramírez se ha colocado en los senderos en 11 de sus últimos 12 turnos desde el segundo compromiso de la serie divisional contra los Angelinos de Los Angeles.

Por los Indios, los venezolanos Asdrúbal Cabrera de 3-1 con dos impulsadas, Víctor Martínez de 4-0, Franklin Gutiérrez de 4-0. El dominicano Jhonny Peralta de 4-1.

Por los Medias Rojas, los dominicanos Ortiz de 2-2 con dos anotadas, Ramírez de 2-2 con dos anotadas y tres producidas, Julio Lugo de 4-1 con una anotada. El boricua Lowell de 3-1 con tres empujadas.