¿La Gran Maquinaria Morada y Negra?

¿La Gran Maquinaria Morada y Negra?

CINCINNATI - Ya había sido un logro increíble para los Rockies cuando llegaron a la postemporada. Desde que llegaron allí, los jóvenes de Colorado atravesaron un puente que solo otro equipo había cruzado.

El récord de los Rockies en los playoffs 2007, 7-0, iguala la marca de los Rojos del 1976 como los únicos equipos de hacer eso desde que las series divisionales comenzaron en 1969. El equipo de los Rojos del 1976 dominó en la postemporada y se convirtieron en campeones de la Serie Mundial por segundo año consecutivo.

La participación de los equipos del comodín ha añadido una ronda extra a los playoffs desde el 1995, que quiere decir que todavía le falta otra ronda a los Rockies para obtener el titulo de la Serie Mundial - y quizás ser el único equipo con marca de 11-0 en la postemporada.

"No es lo mismo. Ellos están jugando más juegos," dijo el ex jardinero de los Rojos Ken Griffey Sr. "Para nosotros, tu ganabas la serie de en un 5-3 y ya estabas en la Serie Mundial."

Colorado, ganadores de 90 juegos durante la temporada regular, ganó 14 de sus últimos 15 juegos. Durante ese periodo épico, ahora 21 de 22, tuvieron que jugar un juego para el desempate del comodín contra los Padres para poder jugar en la postemporada y luego barrieron a los campeones del Este los Filis en tres juegos en la serie divisional y a los campeones del Oeste Arizona en la serie de campeonato.

Sparky Anderson, el piloto de los Rojos en la década de los 70 y miembro del Salón de Fama, está impresionado con la forma que los Rockies han estado jugando. El no ignora el éxito de Colorado por la forma que llegó a los playoff.

"Las reglas están hechas para que si tu llegas, tu tendrás la oportunidad de ganar," dijo Anderson a través de una llamada desde su hogar en California. "Admiro la forma que nosotros pudimos ganar siete en fila. Tu miras cada partido, y no ha habido ningún tipo de suerte involucrado. Ellos lo ganaron. Ellos no tuvieron suerte. Para mí, eso es más importante. Seguro, no eres el mejor equipo por tu récord, pero estás ganando."

"Es especial poder hacer eso," dijo el ex segunda base Joe Morgan, trabajando en Cleveland con ESPN durante la Serie de Campeonato de la LA. "Eso es lo que hace que béisbol sea un gran deporte. Es difícil ganar cada día en béisbol. Es más fácil hacer eso en el baloncesto, donde el mejor equipo nunca siempre gana. Le tienes que dar crédito por poder mantener la confianza y primeramente poder llegar a los playoffs."

La temporada 1976 fue el momento cumbre de la 'Gran Maquinaria Roja', que permanece siendo el panteón de las dinastías de béisbol. Los 'grandes ocho' regulares de Cincinnati incluía los futuros miembros del Salón de Fama Johnny Bench, Tony Pérez y Morgan; el futuro líder de imparables de todos los tiempos Pete Rose; y Dave Concepción, George Foster, Cesar Gerónimo y Griffey. Ellos dominaron la División Oeste con una marca de 102-60 durante la temporada regular, y jugaron sin problemas durante los playoffs.

"Sabíamos antes de empezar que íbamos a ganar," dijo Anderson.

¿Por qué fue eso?

"Los regulares jugaron en todos los siete juegos en la postemporada," dijo Anderson. "Ellos solo jugaron en 57 partidos juntos durante la temporada regular. Sí, el equipo ganó siete en línea, pero fue siete en línea por el equipo más dinámico en la historia."

En la serie de campeonato, los Filis tenían la ventaja en casa, pero Cincinnati ganó los Partidos 1 y 2 en el Estadio Veterano. La batalla más dramática fue en el Partido 3 en el Estadio Riverfront. Perdiendo 6-4 en la parte baja de la novena, los Rojos pegaron jonrones consecutivos por Foster y Bench para anotar tres carreras y avanzar a la Serie Mundial.

Los Yankees, que estaban jugando en su primera postemporada en 12 años, también fueron barridos en la Serie Mundial. Después de ganar el Partido 1, 5-1, Anderson no podía esconder su confianza al reportero del Dayton Daily News Si Burick en el túnel hacia el clubhouse.

"Ganaremos en cuatro," se recuerda Anderson.

Cincinnati solo tuvo la desventaja en tres entradas en la serie completa, y eso vino en el Partido 4. Los Rojos promediaron .313 mientras tuvieron una efectividad de 2.00 en los cuatro partidos.

"Cuando jugamos contra los Yankees, sabíamos que teníamos un mejor equipo, "dijo Griffey. "Nuestra forma de jugar era diferente que casi todos. Éramos muy formales en el terreno, pero también disfrutábamos. Nadie habla de eso, pero teníamos lanzadores excelentes. Nuestra ofensiva y defensiva estaba ahí cada noche. No hicimos errores. Pero nuestros lanzadores nos daban la oportunidad de ganar cada noche.

"Nadie pensaba que íbamos a barrer siete partidos en línea. Pensábamos que íbamos a perder uno contra los Filis y uno contra los Yankees. Había mucho orgullo personales en lo que hicimos para ganar y como lo hicimos."

Con todo el respeto para el logro especial este año de Matt Holliday, Troy Tulowitzki, Todd Helton y los Rockies Cenicientas, los Rojos del 1976 siempre permanecerán siendo el equipo más elite en su clase, a pesar de los que los Rockies hagan.

"Para mí, el equipo del 76 fue el mejor equipo de todos los tiempos," dijo Morgan. "Ese es solo mi opinión. Tampoco es porque yo jugué en el equipo. Eran tan buenos. Todos sabían cuales eran sus papeles, y juntos eso lo convirtió en un equipo muy especial. Estábamos caliente en el tiempo correcto, de la misma forma que están los Rockies ahora."

"Los Rockies merecen todo lo que logren, sin importar lo que pase en la Serie Mundial," dijo Anderson. "Algún día el piloto Clint Hurdle, los instructores y jugadores, estarán mirando a sus hijos y nietos y ellos dirán, 'Mira lo que abuelito hizo.' ¿Puedes imaginarte eso?"