Los Rockies batean más

Los Rockies batean más

BOSTON -- Cuando llegó a los Rockies a mediados de los años 90, Vinny Castilla se unió a Andrés Galarraga, Dante Bichette y Larry Walker para formar los Bombarderos de la Calle Blake que guiaron a los Rockies a su única aparición en la postemporada.

Ahora como Asistente al gerente general del equipo, Castilla entre otras cosas, trata de guiar a los muchachos nuevos, especialmente los latinos.

"Tenemos dos muchachos que prometen mucho. Franklin Morales impresiona con su presencia en la lomita con una recta de más de 95 millas y una buena curva. No tiene miedo y es agresivo. El otro, Ubaldo Jiménez tiene también una recta por encima de las 96 millas con curva y cambio por encima del promedio. No es muy común ver uno como ellos pero aún más difícil es tener dos en el mismo equipo. Los dos son trabajadores y serán parte importante del futuro de los Rockies", dice Castilla sobre los dos prospectos.

Colorado llega a su primera Serie Mundial con 21 triunfos en sus últimos 22 partidos incluyendo siete de ellos en la postemporada (segundo equipo junto a los Rojos del 1976 en hacerlo) pero con un descanso forzado de ocho días.

"Pudiera afectar al equipo pero trabajamos con juegos entre escuadras del equipo para ver lanzamientos. Hemos bateado mucho y estamos listos. No lo usaremos como una excusa", agregó durante la práctica de bateo del martes.

Castilla ha visto como un equipo con muchachos de las granjas ha llegado a la Serie Mundial y compara la versión de los Rockies 2007 con los Bombarderos. "Este equipo batea mucho más pero la gente no lo ha visto. Atkins (301, 25 Hr, 115 Rbi), Hawpe (282, 29, 116), Helton (332, 17, 91), Holliday (340, 36, 137), Taveras (320, 33 robos) y Tulowitzki (291, 24, 99) conforman una ofensiva que asusta y que produce muchas carreras. Además contamos con una excelente defensiva (68 errores, 15 menos que el segundo mejor equipo de la liga) que impuso marca de fildeo (989 récord de las mayores). Nuestro pitcheo ha ido mejorando y en la postemporada ha sido casi imbateable tanto los abridores como los relevistas", comenta.

Mientras conversa con nosotros detrás de la jaula de bateo, observa a sus jugadores como van tomando turnos en grupos y sonríe cuando ve algo bueno en ellos.

Su mirada y sus palabras muestran mucha seguridad y confianza en que los muchachos Colorado no han perdido nada de la pasión por el juego que los ha traído a la Serie Mundial.

Nadie creía en ellos ni siquiera para ir a la postemporada pero se encargaron de probar lo equivocados que estaban. Lo mismo pasó en la Serie Divisional contra los Filis y en la Serie de Campeonato contra los Diamondbacks.

¿Podrán seguir haciéndolo contra los Medias Rojas?

A partir de hoy se despejará esa incógnita.