José Abreu sigue siendo el punto brillante del ataque de White Sox

José Abreu sigue siendo el punto brillante del ataque de White Sox

BALTIMORE -- Casi nada se le pasa a Rick Rentería. El dirigente de los White Sox ha dedicado su vida al béisbol, primero como jugador y luego como coach. Pero el sábado en el segundo juego de la serie de los Patipálidos contra los Orioles, Rentería no se dio cuenta de algo.

"Parpadeé y ya había salido", dijo el capataz sobre el cuadrangular del cubano José Abreu en la octava entrada.

El quinto jonrón de Abreu esta campaña salió de su bate a 111.9 millas por hora y con un ángulo de salida de 16 grados. Después de una temporada del 2016 en la que la producción del inicialista mejoró con el transcurso de la temporada, Rentería dijo que el toletero está "encendido".

"Simplemente ha entrado en un buen ritmo con su swing", indicó Rentería. "Obviamente, tiene la capacidad de poner el bate sobre la bola. En estos momentos parece estar en un buen lugar".

Abreu ha logrado esto en la parte gruesa de una alineación de Chicago que se encuentra entre las menos productivas en las Grandes Ligas. Antes de la acción del lunes, los Medias Blancas ocupaban el 17mo lugar en promedio (.238), el 23er en carreras anotadas (121) y el 25to en total de bases alcanzadas (378).

Será difícil señalar como uno de los culpables a Abreu, quien ha pegado al menos un imparable en 12 de sus últimos 16 partidos, incluyendo 10 encuentros con al menos dos hits. Ha conectado todos sus jonrones de la temporada en ese trecho y también ha empujado 11 carreras.

Mientras Chicago sigue buscando más producción de su ofensiva, el equipo puede ver en Abreu el ejemplo de lo que está funcionando.