Carlos Ruiz regresa a su antigua casa con la serie Marineros-Filis

Carlos Ruiz regresa a su antigua casa con la serie Marineros-Filis

FILADELFIA -- Sin hacer demasiada alharaca, se desenvuelve con un profesionalismo que le ha ganado el respeto de sus compañeros. Y la mayoría de las veces, su historial habla más fuerte que sus tenues palabras.

Pero según el manager de los Marineros, Scott Servais, cuando el panameño Carlos Ruiz habla, todo el mundo escucha. Y en este día, en medio de todo el movimiento que hay en el clubhouse antes de un juego, sus ojos se enfocan en el interrogador y se le escapa una ligera sonrisa cuando empieza a pensar en la próxima parada de su equipo.

Ruiz se está acercando al final de su carrera. A los 38 años, está luchando para producir con el bate de la forma en la que siempre lo ha hecho en el pasado. Su promedio de bateo está anclado en .115 en 26 turnos. Su tiempo de juego ha sido bastante limitado en un equipo que ha comenzado con récord de 15-17. Pero su carrera de 12 temporadas en las Grandes Ligas ha estado llena de momentos mágicos y la mayoría de ellos fueron en Filadelfia, donde los Marineros disputarán dos encuentros interligas entre martes y miércoles.

"Tengo muchas recuerdos", dijo Ruiz. "Recuerdo mi primer día cuando me subiero. Ganar la Serie Mundial. Esa es la gran meta. Ser el receptor de todos esos equipos fueron momentos grandiosos, y no veo la hora de regresar y ver a todos mis amigos y compañeros. Será algo especial".

Ruiz recibió cuatro juegos sin hit ni carrera con los Filis. Participó en el Juego de Estrellas, decidió con un hit de oro el Juego 3 de la Serie Mundial del 2008 (el primer título de Filadelfia desde 1980) y bateó .341 en la postemporada del 2009, cuando los Filis llegaron nuevamente al Clásico de Otoño antes de perder con los Yankees.

Entonces sí, el hombre al que llaman "Chooch" tenía esta serie marcada en el calendario desde el día en el que llegó a Seattle en un cambio en noviembre desde los Dodgers, que a su vez lo habían recibido en agosto pasado tras 11 temporadas del istmeño en Filadelfia.

"Cuando me llamaron a decirme que me habían cambiado a Seattle, revisé el calendario y dije, 'Oh, hay dos juegos en Filadelfia'", recordó Ruiz. "No veo el momento. Estoy emocionado, aunque al mismo tiempo feliz de estar aquí y ser parte de este equipo".

El rol de Ruiz con los Marineros ha aumentado en los últimos días. El equipo envió al titular Mike Zunino a Triple-A Tacoma el viernes para ver si encuentra su ritmo en el plato tras un prolongado bache durante el primer mes de la campaña.

El centroamericano compartirá el tiempo con Tuffy Goswisch, quien fue subido desde Tacoma para tomar el lugar de Zunino en el roster. Seattle quiere darle a Zunino la oportunidad de empezar de cero, y nadie entiende eso mejor que Ruiz, quien estuvo siempre al lado de Zunino aconsejando al joven de 25 años desde los entrenamientos primaverales.

"Es un gran muchacho y hace un tremendo trabajo detrás del plato", dijo Ruiz. "Yo era igual cuando era joven. Hemos conversado sobre tratar de mantenerse relajado y simplemente jugar. Cuando te presionas mucho, te complicas las cosas a ti mismo. Creo que él va a estar bien. Arreglará su situación y estará bien. Es un muchacho que trabaja duro y espero que esté de vuelta pronto".

En su carrera, Ruiz tiene promedio de bateo de .265 con porcentaje de embasarse de .351 y .391 de slugging, aunque las cosas no siempre fueron tan fáciles.

"Claro que tuve mis problemas cuando subí por primera vez", afirmó Ruiz. "Ganamos la Serie Mundial en el 2008 y de verdad luchamos duro para acomodar la ofensiva. Bateé .219 en la temporada, pero .308 en la postemporada y ganamos el campeonato jugando juntos y trabajando duro".

Los Marineros valoran la veteranía de Ruiz, pero Servais piensa que el receptor tiene más que aportar. Aunque Ruiz está en un momento de su carrera en el que se le complica jugar encuentros en días sucesivos, tendrá un rol más importante hasta que vuelva Zunino.

"Pienso que todavía tiene cosas que ofrecer en el terreno", dijo Servais. "Ha sido un bateador bastante bueno a lo largo de su carrera y aquí ha tenido sus días decentes cuando lo hemos utilizado. Pero no ha tenido mucha suerte".

Tampoco los Marineros, que han tenido que lidiar con una serie de lesiones. Pero los jóvenes han sacado la cara y Seattle ha ganado siete de sus últimos 11 juegos. Y Ruiz ha cumplido su labor como mentor cada vez que ha sido posible.

"Yo confío 100% en estos muchachos", dijo Ruiz. "Ese es el proceso. Comunicarte con ellos, hacerlos sentir cómodos y simplemente dejar que su talento salga a relucir".