Carlos Beltrán goza del respeto de todos en el clubhouse de los Astros

Carlos Beltrán goza del respeto de todos en el clubhouse de los Astros

NUEVA YORK - Hace 13 años se produjo la primera estancia de Carlos Beltrán con los Astros de Houston y, aunque fue breve, las hazañas del boricua en ese tiempo siguen siendo cosa de leyenda.

Beltrán era un guardabosque de 27 años de edad en la flor de su carrera cuando pasó de Kansas City a Houston en julio del 2004 como jugador "alquilado". Allí empalmó 23 cuadrangulares en 90 juegos para ayudar a los siderales a clasificar para los playoffs. Pero más extraordinario fue lo que hizo en aquella postemporada, en la que bateó .453 con ocho jonrones y 14 remolcadas en 12 compromisos. Posteriormente, firmó con los Mets de Nueva York como agente libre.

En los Astros del 2004, Beltrán estuvo rodeado de veteranos destacados como Craig Biggio, Jeff Bagwell, Lance Berkman, Roger Clemens, Andy Pettitte y Roy Oswalt, de quienes dice haber aprendido mucho.

Ahora, Beltrán se encuentra de nuevo con los Astros tras firmar un contrato de un año y US$16 millones durante el invierno. Para el boricua, ha sido "una bonita experiencia" regresar con la organización como veterano y poder compartir sus conocimientos en un equipo que cuenta con jóvenes como su compatriota, el campocorto Carlos Correa.

"Cuando tú ves un pelotero en edad que se prepara y sale todos los días a competir, tú siendo un chamaquito jovencito dices, 'Espérate, tengo que ponerme las pilas y tengo que salir con esa mentalidad de hacer algo positivo", dijo Beltrán, quien recién cumplió 40 años de edad. "Aprendí mucho. Ahora, siendo yo ese pelotero veterano, tengo que darle un buen ejemplo a estos muchachos".

Correa se encuentra entre los beneficiados en ese sentido ahora. "He aprendido mucho de [Beltrán] sobre el bateo, sobre el corrido de bases, sobre cómo ver el juego y sobre cómo analizar a los pitchers", afirmó el torpedero.

El manager de los Astros, A.J. Hinch, también elogió a Beltrán como un ejemplo a seguir.

"Su presencia es increíble - su preparación, la influencia que ejerce sobre los jóvenes y veteranos en nuestro equipo, tanto los lanzadores como los jugadores de posición", señaló el capataz. "Ha traído una calma a nuestro clubhouse que es producto de la experiencia. Ha hecho muchas cosas en este juego y comparte todas sus vivencias".

A la vez, Hinch recalca que Beltrán no solamente es valioso en el clubhouse, sino también en el terreno de juego. El oriundo de Manatí llegó a la acción del viernes con promedio de .248 con tres bambinazos y 11 remolcadas en 33 partidos esta temporada, en la que ha fungido mayormente como bateador designado.

"Está jugando bien", dijo Hinch con respecto a Beltrán. "Creo que tengo que tener cuidado de no usarlo demasiado y de darle días para reponerse y días de descanso. Cuando escribo su nombre en el lineup, primero es un jugador bueno, pero también es una buena influencia".

¿Será la vigésima la vencida?
Beltrán, quien se encuentra en su vigésima campaña de Grandes Ligas, reúne argumentos para el Salón de la Fama. De por vida, su promedio es de .281 con 424 jonrones y 1,547 carreras producidas. Como ligamayorista, ha sido convocado a nueve Juegos de Estrellas y ha ganado tres Guantes de Oro y dos Bates de Plata.

Entre los jugadores activos, Beltrán se encuentra en el tercer lugar con WAR (versión BaseballReference.com) de por vida de 70.1. Y es apenas el cuarto bateador ambidextro en la historia de Grandes Ligas que ha alcanzado los 400 jonrones. En ese sentido, les hace compañía a Mickey Mantle, Eddie Murray y Chipper Jones.

Pero pese a que ha disputado 55 juegos entre los playoffs y la Serie Mundial (jugó en el Clásico de Otoño del 2013 como integrante de los Cardenales) y lleva promedio de .323 con 16 vuelacercas y 41 carreras empujadas en la postemporada, a Beltrán le falta un anillo de campeón.

Aunque es temprano en la temporada, todo luce indicar que Beltrán tendrá otra oportunidad de lograr esta meta este año. Sus Astros, que amanecieron el viernes en el primer lugar en la División Oeste de la Liga Americana con marca de 24-11, gozan del mejor arranque en la historia de la franquicia.

No obstante, Beltrán asegura que no le da mente al asunto.

"Si es este año, bien. Si no, pues no puedo pensar que mi carrera no fue exitosa si no gano un campeonato", expresó Beltrán. "Creo que las cosas, Dios tiene el control de ellas. Yo soy más que bendecido de jugar este deporte y estar en Grandes Ligas por 20 años. He tenido la oportunidad de ir a los playoffs y a una Serie Mundial, así que estoy feliz con mi carrera".