Regresa Willson Contreras en un momento clave para los Cachorros

Regresa Willson Contreras en un momento clave para los Cachorros

¿Cuál es el venezolano que ha dado más jonrones en sus primeros 175 juegos en las Grandes Ligas?

La lógica induce a pensar inmediatamente en Miguel Cabrera. Es el único entre sus compatriotas sobre 450 cuadrangulares en las Mayores, tiene una Triple Corona y es la gran figura ofensiva en el país suramericano. Pero no, no es él. Tampoco lo es alguno de los otros sospechosos habituales, como Tony Armas, Andrés Galarraga o Magglio Ordóñez.

Cabrera, en efecto, disparó 32 vuelacercas en sus primeros 175 compromisos con los Marlins de Florida, entre 2003 y 2004. Era la cifra más elevada para los nacidos en la tierra de Luis Aparicio hasta el mes pasado. Desde el 6 de agosto, la respuesta a la trivia tiene un nuevo nombre: Willson Contreras. El toletero derecho de los Cachorros de Chicago no ha dejado de batear desde que el 17 de junio de 2016, en su primer turno en la MLB, envió la pelota fuera del parque ante el primer lanzamiento que vio en la gran carpa.

Contreras estaba de moda, antes de que una lesión le enviara a la lista de incapacitados. El manager Joe Maddon lo había acomodado en el centro del lineup y él le devolvió esa confianza con tablazos de todos los tamaños. El lunes siguiente a ese 6 de agosto, tras botarla dos veces y superar el registro de Cabrera, recibió el premio al Jugador de la Semana en la Liga Nacional.

Exactamente 30 días después de lastimarse una corva, ahora está de vuelta. Y llega en el momento perfecto, en plena recta final, con su divisa defendiendo el primer lugar en la División Central.

El nativo de Puerto Cabello responde a una nueva generación de peloteros salidos de Venezuela. Así como su paisano Salvador Pérez le pelea al dominicano Gary Sánchez el privilegio de ser el catcher con más bambinazos esta zafra en la Americana, él lo es en el viejo circuito, a pesar del tiempo que pasó inactivo.

El receptor de los oseznos es una mina para hallar datos así. Al ordenar, por ejemplo, todos los promedios ofensivos que han puesto los bateadores de su país después de completar sus primeros 175 choques arriba, el carabobeño vuelve a aparecer en lo más alto del motor de búsqueda de Baseball Reference.

¿Quién logró el mejor slugging? Pablo Sandoval con .529 y después él con .513, de nuevo por arriba de Cabrera, que le escolta con .503.

¿Quién puso el mejor OPS? Otra vez Sandoval con .902, seguido de Contreras con .865 y Cabrera con .850.

En empujadas es tercero con 105, únicamente a la zaga de las 121 de Cabrera y las 115 de Víctor Martínez. En promedio de embasado es décimo con .352 puntos. Y sus 33 batazos para la calle no tienen contrincante.

Todo esto lo consiguió en sus primeros 175 cotejos un pelotero que hasta llegar a Doble-A no aparecía en el radar de prospectos, y que apenas aprendió a defender su actual posición en 2012, pues hasta entonces había crecido como jugador del cuadro y jardinero. Lo que nos lleva a otros datos: su aporte ofensivo como careta.

Ningún receptor venezolano ha dado tantas conexiones de vuelta completa como Contreras en esa suma de choques, eso está claro. Es el segundo catcher de los Cachorros que supera la veintena en una temporada en lo que va de siglo y está a punto de rebasar a su predecesor, el boricua Geovanny Soto, quien largó 23 en 2008. De los 21 del porteño, 20 han sido al actuar en esa posición este año.

Su proyección era de 30 cuadrangulares. Es una lástima que se lesionara, porque estaba en ruta hacia un objetivo que en la zona norte de Chicago apenas han conseguido el legendario Gabby Hartnett, miembro del Salón de la Fama, con 37 en 1930, y Rick Wilkins con 30 en 1993, con el detalle de que un par de los vuelacercas de Wilkins fueron en rol de bateador emergente.

Quizás logre su membresía en ese club el año entrante.

"No estoy buscando dar jonrones", subrayó Contreras en medio de su buena racha, entrevistado por MLB.com y otros medios de comunicación, antes que la dolencia física interrumpiera la explosiva racha que volvió a poner su nombre en las marquesinas. "La pelota simplemente está saliendo del parque".

Y la bola sale a un ritmo tal, que cuesta encontrar precedentes en América Latina. De hecho, sólo dos caretas del área sumaron más bambinazos que él en sus primeros 175 duelos, ambos dominicanos: Wilín Rosario con 40 y Sánchez con 37.

Tampoco son muchos, abarcando las demás posiciones. Apenas se agregan a la lista los quisqueyanos Albert Pujols, Miguel Sanó, Alex Rodríguez y Manny Ramírez; los cubanos José Abreu, José Canseco y Yoenis Céspedes; los boricuas Carlos Correa y José Cruz Jr. Nadie más.

Esos 11 toleteros son los únicos en la región que, como Contreras, pudieron poner en órbita por lo menos 33 lanzamientos rivales en sus primeros 175 juegos en las Mayores, una faena que, entre sus compatriotas, le pone por encima del triple-coronado Cabrera.

Vaya forma de empezar su carrera en las Grandes Ligas. Y ahora está de vuelta, justo a tiempo para ayudar a los suyos a meterse en los playoffs.