Le tocó el turno a Carlos Correa en el Juego 2 de la Serie Divisional

Le tocó el turno a Carlos Correa en el Juego 2 de la Serie Divisional

HOUSTON -- La proeza de José Altuve en la caja de bateo ha sido tal en los primeros dos partidos de la Serie Divisional entre los Astros y los Medias Rojas que el manager de Boston, John Farrell, mandó a darle dos bases por bolas intencionales al venezolano en el Juego 2 el viernes.

Altuve, quien se ha embasado en siete de sus nueve visitas al plato en la serie, fue quien hizo más daño a los Patirrojos con el madero el jueves en el Juego 1 al conectar tres jonrones. Pero el viernes en el segundo choque, su compañero de la doble-matanza, el puertorriqueño Carlos Correa, se encargó de darle pesadillas al pitcheo de los Medias Rojas.

Después de disparar cuadrangular en el primer episodio tras un sencillo de Altuve, Correa conectó un doble empujador de dos vueltas en el sexto inning justo después del segundo boleto intencional otorgado al "Pequeño Gigante".

"Vine al parque mentalizado para esa situación", dijo Correa, quien se fue de 4-2 con cuatro empujadas y dos anotadas en el choque del viernes. "(Altuve) dio tres jonrones (el jueves). Es el mejor bateador del juego ahora mismo, así que yo esperaba que le dieran la base en una situación importante y con la primera desocupada. Vine preparado para eso y pude producir".

Con marcador global de 16-4, los Astros han tomado una ventaja de 2-0 en esta serie al mejor de cinco. En medio de un poderoso ataque ofensivo de Houston, el dúo de Altuve y Correa han impulsado la mitad de esas anotaciones.

"Muy contento con la manera en que estamos jugando", dijo Altuve, cuyos Astros tratarán de completar una barrida de los Medias Rojas el domingo en el Fenway Park de Boston. "Hemos estado esperando por los errores de los pitchers de ellos y así hemos podido salir adelante".

En el caso de las bases por bolas que recibió Altuve, quedó complacido el manager de los Astros, A.J. Hinch, al ver la profundidad de su lineup en acción.

"Uno de los peligros de nuestra alineación es que tienes que elegir a quién atacar. A veces aciertas, a veces no", expresó el piloto. "Eso pone al manager contrario en una situación difícil. Carlos le hizo pagar la segunda vez".

A Correa le tocó cargar con el mayor peso de la ofensiva el viernes. Al día siguiente, puede ser otro.

"Lo han visto durante toda la temporada, del 1 al 9 todo el mundo puede hacer daño y todo el mundo puede sacar la bola", dijo Correa. "Eso es lo bueno de nuestro lineup. No hay hoyos y sentimos confianza sin importar que nos haya ido de 4-0 o de 4-4 el día anterior".

Altuve ha visto eso también y, en el caso de Correa, sabe de lo que es capaz su amigo.

"Es un pelotero que tiene para eso y para más", dijo Altuve. "No sólo él, el equipo completo estamos trabajando duro".