Dio el batazo de oro

El panameño se vistió de héroe

FILADELFIA -- Un sencillo en el cuadro interior con las bases llenas del panameño Carlos Ruiz remolcó la carrera que le dio a los Filis de Filadelfia una victoria 5-4 sobre los Rays de Tampa Bay en el tercer juego de la Serie Mundial que comenzó demorado debido a la lluvia.

El triunfo puso a los Filis en ventaja 2-1 en el clásico, en un partido que comenzó a las 10.06 de la noche del sábado y acabó a las 1.47 de la madrugada.

Ruiz también conectó un jonrón solitario, al igual que sus compañeros Chase Utley y Ryan Howard. Pero el primer juego de una Serie Mundial en Filadelfia desde 1993 acabó de una forma dramática y sin que nadie conectase una pelota fuera del infield.

Chris Bruntlett abrió la parte baja del noveno inning, logrando embasarse con un pelotazo del relevista J.P. Howell. Bruntlett avanzó a segunda por un wild pitch de Grant Balfour y luego avanzó a tercera por un mal tiro del receptor Dioner Navarro.

Los Rays decidieron darle la base intencional a los dos siguientes bateadore para llenar las bases sin outs, prefiriendo enfrentar a Ruiz en procura de un doble play. En cuenta de 2-2, el catcher conectó un rola lenta por la raya de la antesala. Evan Longoria fildeó la pelota como pudo, pero su tiro bañó a Navarro, con lo que Bruntlett anotó la carrera del triunfo.

"No fue el mejor batazo, pero bastó para hacer el trabajo. Tenía que poner la pelota en juego", dijo Ruiz. "Creo que ha sido el momento más emocionante en mi vida jugando béisbol, nunca lo voy a olvidar".

"Fue un juego complicado ... El pelotazo y el mal tiro a tercera crearon una situación que nos dejó muy mal en un momento en el que no hay mucho margen de maniobra", declaró Joe Maddon, el piloto de los Rays. "Pero hicimos un gran partido y me siento orgulloso por el trabajo de mi equipo".

La victoria fue para el relevista puertorriqueño J.C. Romero tras lanzar una entrada y un tercio en relevo. Howell, el tercero de los cuatro pitchers de Tampa Bay, cargó con la derrota.

El cuarto juego será el domingo en la noche, con Joe Blanton como el abridor de los Filis ante Andy Sonnanstine. Esta vez no debe haber problema con el tiempo, ya que se prevé una noche despejada.

Filadelfia logró hilvanar una ventaja 4-1 por cuenta del jonrón Ruiz en el segundo, además de vuelacercas consecutivos de Chase Utley y Ryan Howard en el sexto.

Pero los Rays no bajaron los brazos y gracias a la velocidad en las bases y su oportunismo empataron el juego en la alta del octavo.

La reacción de Tampa Bay estropeó una buena apertura de Jamie Moyer, quien debutó en una Serie Mundial a sus 45 años. El zurdo neutralizó a los Rats con sus lanzamientos de cambio y lenta velocidad.

Lograron expulsar del montículo a Moyer en la alta del séptimo, cuando roletazos seguidos de Gabe Gross y Jason Bartlett remolcaron a Carl Crawford y Navarro, quienes habían abierto el episodio con infield hit y doble, respectivamente. El daño pudo haber sido evitado porque Crawford pareció que fue out al llegar a primero tras un toque por el montículo.

B.J. Upton abrió la alta del octavo con un sencillo y anotó gracias a su velocidad. El jardinero central se robó segunda y luego tercera, anotando debido al error en el tiro de Ruiz a la antesala, enviando la pelota por la zona de foul del bosque derecho.

En total, Upton se acreditó tres de las cuatro bases robadas de los Rays en el juego, con lo que llegaron a 22 en la postemporada y establecer un récord como equipo en ese renglón.

El partido comenzó con un atraso de 91 minutos debido a la lluvia. El inicio a las 10.06 de la noche fue el arranque más tarde en la historia de la serie.

Los Filis se adelantaron mediante un roletazo impulsor de Utley en la primera entrada, pero los Rays empataron inmediatamente con un elevado de sacrificio de Gross en el segundo.

Ruiz pegó su jonrón en la baja del segundo para poner la pizarra 2-1. El vuelacercas por el bosque izquierdo fue su primer desde el 16 de septiembre y su quinto en el año. Utley y Howard descargaron los suyos, uno detrás del otro, depositando sus batazos en las tribunas del derecho al abrir el sexto. El jonrón de Howard fue su primero esta postemporada después de 42 turnos.

Moyer cubrió seis entradas y un tercio, diseminando cinco hits y tres carreras. A sus 45 años, el zurdo fue el jugador de más edad en actuar en una Serie Mundial en casi ocho décadas.

Jack Quinn, un pitcher de los Atléticos de Filadelfia, fue el jugador más longevo en estar en una Serie Mundial, ya que tenía 46 años al abrir en el clásico de 1929 y relevar en el del año posterior.

Pero Moyer, quien había sido vapuleado en sus dos aperturas previas en los playoffs, se quedó con las ganas de convertirse en el pitcher más viejo en anotarse un triunfo en la serie. Ese logro sigue en manos del cubano Adolfo Luque, quien tenía 43 años cuando le dio la victoria a los Gigantes de Nueva York en el juego decisivo en 1933.

El abridor de Tampa Matt Garza toleró cuatro carreras y seits his en seis innings, con cinco ponches y dos boletos.

Los equipos dividieron los dos primeros juegos, con Filaldefia ganando el inicial por 3-2 y luego los Rays se llevaron el segundo por 4-2.

La primera carrera de los Filis se produjo cuando Jimmy Rollins conectó un sencillo y Jayson Werth recibió un boleto. Ambos avanzaron con un wild pitch y Rollins anotó gracias a una roleta de Utley a la inicial.

Tampa Bay respondió enseguida con un doble de Crawford al iniciar el segundo, después se robó tercera y anotó de pisa y corre con un elevado de sacrificio de Gross a lo profundo del central.

Por los Rays, los dominicanos Carlos Peña de 3-0 y Willy Aybar sin turno oficial. El venezolano Dioner Navarro de 4-2, una anotada.

Por los Filis, el panameño Carlos Ruiz de 3-1, una anotada y dos remolcadas. El dominicano Pedro Feliz de 3-0.