Se divierte, pero no pierde su enfoque

Se divierte, pero no pierde su enfoque

SAN LUIS -- Para Johan Santana, el cuarto Juego de Estrellas de su carrera es como una tregua.

Si bien acaba de imponer el récord de más victorias para lanzadores venezolanos en las Grandes Ligas y que por segunda vez en su trayectoria de una década llega al punto medio de una campaña con 10 triunfos, el trajín de su campaña con los Mets de Nueva York ha estado marcado por dificultades.

"Una buena razón para estar aquí es que puedo tomar un respiro", dijo Santana el lunes.

Los Mets se fueron a la pausa del Juego de Estrellas con un par de victorias sobre Cincinnati, pero igual quedaron por debajo de la marca de .500 (42-45) por primera vez desde 2003.

Un equipo que inició el año con expectativas de ir a la postemporada con un nuevo estadio se vio golpeado por una epidemia de lesiones que remeció los pilares de su ofensiva, al perder a José Reyes, Carlos Delgado y Carlos Beltrán.

De tener un récord de 27-20 y liderar la división a fines de mayo, los Mets redondearon marca de 15-125 en sus siguientes 40 juegos y ahora están a seis juegos y medio de los líderes Filis de Filadelfia.

"Ha sido una temporada de altos y bajos, en el que las cosas no han salido tan bien", dijo Santana, quien cumple su segunda campaña con Nueva York. "Pero no estamos acabados. Creo que podemos recuperarnos con la adición de los muchachos cuando estén sanos".

"Lo más importante es haber ganado la última serie. Nos permitió tomar la pausa con más tranquilidad, recuperar la confianza para lo que se viene. En esta división las cosas todavía no están claras", añadió.

Individualmente, Santana ha cumplido con creces su papel de as de la rotación de los Mets.

Salvo un par de flojas aperturas en junio, el zurdo de 30 años y dos veces ganador del Cy Young ha estado magistral.

Al 11 de mayo, Santana contaba con una promedio de carreras limpias admitidas que era un ínfimo 0.78. Su cambio era indescifrable, pero su recta mermó a las 89 y 91 millas por hora, lo cual no es bueno pues es un pitcheo clave para tener en ascuas al bateador. Además, empezó a tener problemas de localización.

La primera alarma en serio de algo que andaba mal se dio el 9 de junio cuando permitió cuatro jonrones en un triunfo ante los Filis y cinco días después se produjo la desastrosa actuación en el Yankee Stadium en la que fue zarandeado con nueve anotaciones en tres innings, la peor apertura de su carrera.

Sus últimas dos aperturas, incluyendo una victoria y sólida actuación, reflejaron un repunte para el zurdo de Tovar.

La última tuvo un significado especial al alcanzar el triunfo número 119 para superar a Freddy García y quedar como el serpentinero venezolano más exitoso en las mayores.

"Es un honor bastante grande, pero yo no conformo con eso. Quiero alcanzar más peldaños", indicó. "Sigo trabajando para llegar más, no sé hasta dónde podrá llegar".

Santana se ganó la convocatoria al Juego de Estrellas, su primero en la Liga Nacional, con su registro de 10-7 y 3.09 de efectividad. Es el segundo de la liga en triunfos y décimo en efectividad.

Se trata de números que podrían ser mejores de no haber mediado situaciones como el elevado que Daniel Murphy dejó caer para costarle una derrota ante los Marlins en abril o la tunda que le propinaron los Yankees.

"Yo diría que la consistencia está siempre ahí. Para mí, son números reales, es la segunda vez que llega a este punto con 10 triunfos y tengo mejores números que en años anteriores".

Santana, sin embargo, ni piensa tanto en logros individuales al recordar el por qué se encuentra con los Mets: "Para mí el objetivo es ganar la Serie mundial ... la razón principal".