Despacharon rápido al favorito

Desafiaron los pronósticos

SAN LUIS -- El dominicano Rafael Furcal encogió los hombros, tratando de cubrir con éstos las orejas, con la esperanza de quitarse un poco el frío. Sus compañeros le acababan de vaciar una cubeta de hielo en la cabeza.

Pese a los baños de champaña, cerveza, hielo e incluso leche, Furcal parecía feliz, aunque aún no entendía lo que recién le había ocurrido.

Lo mismo podría decirse de todo el equipo.

Los Dodgers, que no eran considerados favoritos en la serie, terminaron resolviéndola más rápido de lo esperado, barriendo a los Cardenales de San Luis para avanzar a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional por segundo año consecutivo.

Cobertura Completa de la Postemporada
Tras ganar 5-1 el último juego, el sábado, Los Angeles se convirtió apenas en el tercer equipo en la historia que barre a los Cardenales en los playoffs.

En la serie tuvieron un desempeño preciso, decisivo y, sí, un poco sorpresivo incluso para ellos mismos.

"No suele ocurrir que uno barra a los Cardenales", dijo el antesalista de los Dodgers, Casey Blake. "Yo nunca hubiera adivinado que lo lograríamos. Esto hace que la champaña sea un poco más dulce".

Y ahora, los Dodgers tienen tiempo para saborearla.

La Serie de Campeonato no comienza sino hasta el jueves, por lo que los Dodgers tendrán un bienvenido descanso. No habrá necesidad de hacer ajustes de última hora en la rotación o de preocuparse por quién está saludable. Sólo habrá tiempo para descansar y aguardar si los rivales serán los Filis y los Rockies, que seguían disputando su serie en la nevada ciudad de Denver.

"No nos conformamos sólo con esto", dijo el receptor Russell Martin. "Todos pensamos en el segundo triunfo y luego en la Serie Mundial".

Al menos el primer triunfo fue fácil.

San Luis fue el primer equipo en amarrar su lugar en la postemporada, coronándose en la División Central el 26 de septiembre. Los Cardenales tenían el pitcheo de renombre, en el que destacaban dos candidatos al premio Cy Young (Chris Carpenter y Adam Wainwright), y en el medio de su orden al bate contaban con los poderosos toletes del dominicano Albert Pujols y de Matt Holliday.

San Luis había vencido también a los Dodgers en cinco de siete partidos de la temporada regular, así como en 14 de los últimos 17 en San Luis.

En cuanto a los Dodgers, tuvieron que dejar guardada la champaña por seis partidos antes de ganar la División Oeste. Su cuerpo de pitcheo carecía de un as y en el plantel no había jugadores con mucha experiencia en la postemporada. Su mejor bateador, el dominicano Manny Ramírez, estaba metido en un bache al final de la campaña.

Incluso teniendo la mejor foja de la Nacional y la ventaja de locales, los Dodgers no eran favoritos.

Pero salieron adelante.

Furcal, el primer bate, conectó de 12-7 en la serie, con dos impulsadas. Andre Ethier, tras un mal final en la campaña, bateó de 12-6 con dos vuelacercas y tres producidas, quedándose a un sencillo del ciclo en el juego decisivo.

Y Manny está volviendo a ser Manny.

El enigmático toletero cumplió una suspensión de 50 partidos, por consumo de drogas, tuvo una buena racha cuando regresó pero se fue de 31-5 en el cierre de la temporada, sin jonrones después del 18 de septiembre. En los primeros dos encuentros, Ramírez no fue protagonista, al batear de 8-1, pero en el tercero estalló con tres imparables y dos producidas.

No está mal para un equipo que supuestamente no tenía mucha oportunidad.