El cañonero encabezó la ofensiva de Filadelfia

El cañonero encabezó la ofensiva de Filadelfia

FILADELFIA -- Con un imparable importante tras otro, Ryan Howard conectó muchos de los hits cruciales que permitieron a los Filis de Filadelfia regresar a la Serie Mundial.

Cobertura Completa de la Postemporada

Howard fue seleccionado como el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional después de ayudar a los campeones defensores a derrotar 10-4 a los Dodgers de Los Angeles en el quinto juego de la serie la noche del miércoles.

"Logramos un paso más", dijo Howard.

El toletero tuvo un promedio al bate de .333 (de 15-5) con dos cuadrangulares, un doble, un triple y ocho carreras remolcadas en la serie. Tuvo al menos una carrera impulsada en ocho juegos seguidos de postemporada, con lo que empató el récord de las mayores establecido por Lou Gehrig hace más de siete décadas. La cadena de Howard terminó cuando no logró producir en el último encuentro.

Durante toda la postemporada, las cámaras de televisión captaron a Howard como en estado de trance antes de sus turnos al bate. Acostumbrarse sentarse en la caseta con la cabeza agachada, los ojos cerrados, los brazos descansando en su bate y aparentemente visualizando lo que hará en la caja de bateo.

Lo que pasa por la mente del cañonero, sea lo que sea, está funcionando.

"Pienso que esa es la forma en que se concentra y básicamente se prepara", comentó el manager de los Filis, Charlie Manuel. "Pienso que está pensando en su oportunidad con el bate y cosas que le han funcionado y sobre cómo quiere sentir, y todo cuando se para allí".

"La visualización es parte del bateo. Uno puede hacerlo una vez que camina hacia el plato y uno puede salirse de la caja de bateo y mirar alrededor, cosas como esa, y de cierta manera enfocarte en tus pensamientos; o puedes sentarte en la caseta, también, y de alguna manera visualizar las cosas y concentrarte realmente en lo que quieres hacer. Depende de la persona y de cómo siente", dijo Manuel.

Howard conectó varios imparables cruciales en la postemporada, pero ninguno tan grande como su doblete de dos carreras con dos outs en la novena entrada del juego que ganó Filadelfia por 5-4 a Colorado para ganar la serie divisional.

Howard mantuvo su candente bateo contra los Dodgers. Conectó un doblete de dos anotaciones en el partido inaugural y produjo la única carrera de Filadelfia en el segundo juego con un cuadrangular solitario. En los dos encuentros siguientes, Howard bateó imparables clave en la primera entrada para dar a los Filis una ventaja temprana. En el tercer encuentro conectó un triple de dos carreras y un cuadrangular de dos anotaciones en el cuarto.

Un delgado Howard --bajó 18 kilogramos (40 libras) en el período entre temporadas-- mostró su nueva velocidad, recorriendo de prisa las bases en el triple mencionado y llegando de cabeza a la tercera almohadilla.

El Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en el 2006 terminó la temporada regular con promedio de bateo de .279 y con 45 batazos de vuelta entera. Sus 141 carreras producidas empataron la cifra de Prince Fielder, de Milwaukee, la mayor de las Grandes Ligas.

Se convirtió en el cuarto jugador con cuatro temporadas consecutivas con al menos 45 cuadrangulares y 130 carreras impulsadas, uniéndose a Babe Ruth (siete), Ken Griffey Jr. (cuatro) y el dominicano Sammy Sosa (cuatro).

Por alguna razón, los Dodgers no dieron la base por bolas intencional a Howard en la serie, después de haber otorgado al dominicano Albert Pujols tres pasaportes gratis a la inicial en su barrida a los Cardenales de San Luis en la serie divisional.